«Sánchez Dragó: Maternidad subrogada, vientres todo a cien»

    Los vientres de alquiler les interesan a los que defienden el derecho a perpetrar el crimen más abyecto de la historia -el aborto.

    0
    El sistema de vientres de alquiler convierte a los ninos en mercancía, así como a las madres.
    El sistema de vientres de alquiler convierte a los ninos en mercancía, así como a las madres.

    Por su interés reproducimos este artículo de Sánchez Dragó en El Mundo

    Deberíamos llamarla de otro modo, pero valga el pudibundo eufemismo inventado por la corrección política. Alquilar un vientre es algo similar a lo que hacen las putas, aunque mucho más íntimo, más personal, más condicionante y, en consecuencia, también debería ser más degradante a los ojos de los puritanos que en nombre de la hipocresía y de la interpretación torticera de los derechos humanos demonizan no sólo la prostitución mafiosa, sino también la ejercida a título individual.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    «¿Quiénes están a favor de que se cosifique el útero de la mujer como un contenedor de mercancías?»

    Pero volvamos a esos vientres de todo a cien que tanto preocupan a los políticos y que se están convirtiendo en enésima piedra de la perenne discordia reinante entre ellos. ¿Quiénes están a favor de que se cosifique el útero de la mujer (Monedero dixit en EL MUNDO) como un contenedor de mercancías o una especie de «zona azul de aparcamiento» (Anna Grau en El Español) con parquímetros de tarifa variable?

    Pues los mismos, grosso modo, que defienden el derecho a perpetrar el crimen más abyecto de la historia –el aborto. ¿A qué otra atrocidad bendecida por las leyes podría referirme?– y claman, a la vez, contra la prostitución, sacrosanto ejercicio del derecho a hacer con tu cuerpo lo que te venga en gana y profesión (o, a veces, vocación) imposible de erradicar.

    Vayan al diccionario… Subrogación: poner a una persona o cosa en lugar de otra

    Seguro que las cromañonas y las neandertalas ya se prostituían, pero no con el propósito de convertirse en sucedáneos de madres contratadas para mitigar la frustración o satisfacer el antojo de quienes no pueden o no quieren concebir hijos. Las criaturas así nacidas tendrán padre, pero serán huérfanas de madre y antes o después, en la infancia o en la adolescencia, acusarán el trauma.

    Vayan al diccionario… Subrogación: poner a una persona o cosa en lugar de otra. Sucedáneo: imitación de peor calidad que el original. Si lo uno y lo otro no atentan a la dignidad del hijo y, si me apuran, también a la de esa descastada madre biológica capaz de arrendar su seno por unas monedas, que me lo expliquen, entre otros, Cristina Cifuentes, Esperanza Aguirre, Albert Rivera, Núñez Feijóo y Javier Maroto.

    Me cuesta trabajo creer que gentes tan honorables como las citadas -dicho sea sin ironía- avalen la legitimidad moral de un método de procreación análogo, por lo que a la ética de la libertad y la igualdad de sexos se refiere, a las monstruosas (por discriminatorias e ideologizadas) leyes de violencia de género de un solo carril vigentes ya en varias Comunidades.

    Comentarios

    Comentarios