Recuerdo que, cuando hacíamos las prácticas de fisiología en la facultad de Medicina, anestesiábamos previamente a las ratas con las que trabajábamos para que no sufrieran dolor y nunca me planteé que debiera ser de otra manera.

Sin embargo lo que debiera ser algo normal, se están convirtiendo en una militancia que ejercen numerosos colectivos que, paradójicamente, son partidarios del aborto a granel.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En enero de 2013, Soraya Sáenz de Santamaría, presentó un proyecto de reforma legal para proteger “la vida y el bienestar” de algunas especies animales como pulpos y calamares. Recuerdo cómo  algunos se rasgaron las vestiduras (Celia Villalobos incluso abandonó el hemiciclo) cuando Beatriz Escudero hizo referencia a este punto comparándolo con el trato que se daba al ser humano abortado.

Que no se le ocurra a nadie contradecir a todo este colectivo que considera un héroe al que se se sube a la copa de un árbol a salvar un gorila y un fanático radical al que pide que se respete la vida del hijo dentro del seno materno

En esta línea proanimalista y “antihumanista” está también el pacto que han firmado PSOE y Ciudadanos en el que ponen al mismo nivel temas como el del bienestar animal y el aborto como derecho de la mujer.

Esta es la postura progre, la moderna, la buena. La de los antitaurinos y los defensores de las focas que son capaces de tirarse al suelo desnudos y pintados de rojo para criminalizar a las señoras llevan abrigos a costa de matar focas inocentes.

Y que no se le ocurra a nadie contradecir a todo este colectivo que considera un héroe al que se se sube a la copa de un árbol para salvar a un gorila y un fanático radical al que pide que se respete la vida del hijo dentro del seno materno.

Un ser humano de 22 semanas de gestación está más indefenso ante el dolor que un recién nacido y que un adulto , y lo sufre con más intensidad aún porque tiene menos capacidad de inhibirlo

Siempre he creído que hablar del dolor fetal es fundamental para poder mostrar la humanidad del ser que vive dentro de su madre, ya que es un hecho demostrado que éste sufre dolor seguro a partir de la semana 20 y es posible que antes.

Derecho a Vivir introdujo en la sociedad española este debate en las I Jornadas Científicas DAV de la mano del doctor Reinoso, el cual, en una ponencia magistral, explicó que un ser humano de 22 semanas de gestación está más indefenso ante el dolor que un recién nacido y que un adulto, y lo sufre con más intensidad aún porque tiene menos capacidad de inhibirlo.

El discurso pseudoprogre de muchos partidarios del aborto se ve desmontado, una vez más, ante la evidencia científica, y es precisamente esta evidencia la que ha servido de base para la ley que se acaba de aprobar en el estado de Utah, por la que los fetos mayores de 20 semanas han de ser anestesiados antes de ser abortados.

Frente a la postura del maximalista que no acepta esta medida porque supone aceptar que se aborte al hijo, yo celebro esta medida porque supone un ejemplo más del itinerario provida que está iniciando Estados Unidos, después de décadas de abortos sin control.

Celebro esta medida porque supone un ejemplo más del itinerario provida que está iniciando Estados Unidos, después de décadas de abortos sin control

Una medida como esta, en primer lugar, humaniza al feto, lo convierte en un paciente al que hay que evitarle el dolor, aunque paradójicamente, sea para matarlo. En segundo lugar es una medida que puede llegar a salvar la vida del hijo ya que muchas mujeres podrán darse cuenta en ese momento lo que de verdad están a punto de hacer y decidan seguir con su embarazo.

Y, en tercer lugar, es un acto de piedad hacia un ser humano que va a morir de una manera cruel y violenta. Nadie en su sano juicio aceptaría que se aplicara la pena de muerte a un reo de una manera ni de lejos similar a como se practica un aborto en el tercer trimestre de gestación.

Es necesario apoyar e imitar medidas como esta y otras como la que Derecho a Vivir va a implementar con su unidad móvil de ecografías ofreciendo a aquellas mujeres que lo deseen que puedan escuchar el latido del corazón de su hijo. Son estos pasos los que poco a poco están marcando el verdadero camino del progreso que nos llevará de manera irrevocable a un mundo sin aborto.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Doctora en Medicina especialista en Pediatría. He trabajado en proyectos de cooperación al desarrollo en Sudamérica y África. Portavoz de Derecho a Vivir. Tengo la gran suerte de conocer una gran verdad científica: aquel que aparece en el mismo momento de la concepción es un ser vivo de la especie humana. Nuevo, diferente, único. No habrá otro igual a él sobre la faz de la Tierra. He dedicado parte de mi vida a proclamar esta verdad y a defender el derecho a la vida de cada uno de estos seres humanos.Es fácil. Me asiste la verdad y la certeza de que esta causa triunfará. Por eso estoy aquí