Y el aborto, ¿qué?

    Al aborto parece que se lo ha tragado la tierra. ¿Por qué? ¿Hay miedo? ¿Descuenta en el cálculo político? ¿Vale sólo para figurar? Ya sabemos que VOX y PP están favor de la vida, del más débil, de la familia y de la natalidad. Pero queremos oír que derogarán la ley del aborto si llegan a gobernar.

    0
    Pablo Casado (PP) y Santiago Abascal (Vox), junto a la imagen de un embrión humano en desarrollo.
    Pablo Casado (PP) y Santiago Abascal (Vox), junto a la imagen de un embrión humano en desarrollo.

    Corría el año 2008 cuando Derecho a Vivir irrumpió en la sociedad española como un revulsivo para despertar tantas conciencias dormidas que convivían con más de 300 abortos diarios en España. Fue un soplo de aire fresco dentro del movimiento provida, con una nueva imagen y nuevos planteamientos, pero con un fin muy claro: defender el derecho a la vida y luchar para que la ley de Zapatero, la que aún rige hoy, no fuera aprobada.

    La historia la hemos repetido muchas veces pero no está de más que volvamos a recordar algunas cosas que parece que se quieren olvidar. El Partido Popular de entonces, con Rajoy a la cabeza, se rasgó las vestiduras ante ese proyecto de ley, presentando incluso un recurso al Tribunal Constitucional, que yo suscribo prácticamente al cien por cien.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Sus miembros fueron a nuestras marchas por la vida, nos recibieron en sus despachos, nos apoyaban en público y en privado, y procuraban congraciarse con ese grupo de españoles que seguía nuestras iniciativas allí donde las planteáramos. Incluso llegaron a comprometerse a derogar la ley cuando llegaran a gobernar.

    Lo que ocurrió después es de todos conocido: el Partido Popular ganó con mayoría absoluta y se olvidó de todo lo que había dicho y prometido. Por eso, por la ley del aborto entre otros motivos, por la traición de Rajoy a sus votantes, por la pérdida de principios que sostenía al PP, Santiago Abascal decidió dejar el partido y fundar VOX. Y lo que sigue también lo saben.

    El aborto no se nombra en los discursos, en las promesas, no se tuitea, no se difunden sus datos. Hace nada se publicaron las cifras de 2017, y el silencio político y mediático me hizo sumirme en una calma tensa de la que estoy empezando a salir

    Puedo decir sin miedo a equivocarme que vivimos un tiempo nuevo en el que hay esperanza para muchos de los que en su día nos sentimos huérfanos y traicionados por un presidente, Mariano Rajoy, que tiró por la borda la confianza de miles de españoles. Unos tendrán esa esperanza en el nuevo (o más bien seminuevo) PP de Pablo Casado, otros en Vox, y otros en los dos juntos. Pero qué duda cabe de que algo se mueve en España.

    Y me alegro de que ese movimiento vaya en el sentido en el que hemos reivindicado siempre: la defensa de las libertades y los derechos fundamentales, empezando por el derecho a la vida. Nunca nos hemos movido de ahí, y ahí seguiremos. Pero junto a esa esperanza confieso que siento cierta inquietud al ver que el tiempo pasa, y la ley del aborto, utilizada reiteradamente como ejemplo de la traición de Rajoy a sus votantes, no está ni se le espera.

    El aborto no se nombra en los discursos, en las promesas, no se tuitea, no se difunden sus datos. Hace nada se publicaron las cifras de 2017 y el silencio político y mediático me hizo sumirme en una calma tensa de la que estoy empezando a salir. Se le ha “hincado el diente” a temas tan políticamente incorrectos como la ideología de género o la inmigración, y sin embargo al aborto parece que se lo ha tragado la tierra. ¿Por qué? ¿Hay miedo? ¿Descuenta en el cálculo político? ¿Vale sólo para figurar, y a la hora de la verdad nos entra el telele con un tema que, en mi opinión, es mucho más claro y fácil de defender que otros?

    El aborto no es un derecho. ¡Ya está! Es un argumento tan claro como incontestable. Existe una vida humana que no puede ser eliminada simplemente yendo a pedir cita como el que va a tomarse la tensión. Y a partir de ahí podemos debatir. Pero no existe el derecho al aborto, y como tal no puede ser contemplado en una ley que incumple con la sentencia del Constitucional de 1985 y atenta contra el artículo 15 de nuestra Constitución. Es por esto por lo que la ley del aborto debe ser derogada, y así debería ser explicado por los que tanto han renegado de que Rajoy no lo hiciera. Porque los españoles necesitamos oírlo, necesitamos saberlo. Ya sabemos que VOX y PP están favor de la vida, del más débil, de la familia y de la natalidad. Pero queremos oír y leer que derogarán la ley del aborto si llegan a gobernar. Muchos escépticos me dicen que ya no creen en nada y que esas promesas se las lleva el viento cuando se toca poder, pero yo he vuelto a recuperar la ilusión y las ganas de luchar por conseguirlo.

    Sí, algo se mueve en España, y lo está haciendo en el sentido correcto, no hay nada más que ver cómo han reaccionado en las calles los totalitarios que no toleran al disidente. Pero es necesario que empujemos todos a una, y mucho, para que nuestros nuevos políticos se sientan apoyados y respaldados cuando tomen decisiones encaminadas a proteger el derecho a la vida.

    Derecho a Vivir consiguió, y no me alegro de ello, que el aborto llevara a una crisis de Gobierno con la dimisión de Gallardón por culpa de Rajoy. Nos toca, de nuevo, conseguir que el aborto vuelva a estar en boca de muchos, y, sobre todo, en la conciencia de todos. Ahora, más que nunca, podemos conseguirlo.

    Comentarios

    Comentarios

    Doctora en Medicina especialista en Pediatría. He trabajado en proyectos de cooperación al desarrollo en Sudamérica y África. Portavoz de Derecho a Vivir. Tengo la gran suerte de conocer una gran verdad científica: aquel que aparece en el mismo momento de la concepción es un ser vivo de la especie humana. Nuevo, diferente, único. No habrá otro igual a él sobre la faz de la Tierra. He dedicado parte de mi vida a proclamar esta verdad y a defender el derecho a la vida de cada uno de estos seres humanos.Es fácil. Me asiste la verdad y la certeza de que esta causa triunfará. Por eso estoy aquí