Si las elecciones americanas se hubieran llevado a cabo en España, yo habría votado a Donald Trump. Sí. Sin dudarlo.

Si hubiera tenido que elegir entre la sonriente, blanca e inmaculada Hillary Clinton, especialista en borrar correos y en financiar a la multinacional abortista más grande del mundo, y el bocazas de Donald Trump, mujeriego y proteccionista, mi papeleta hubiera sido para este último.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

¿Y por qué? Porque ha prometido elegir a jueces provida, y a llevar a cabo medidas que protejan más el derecho a la vida.

Sí, ya sé que muchos de los “nuestros”, y con ello me refiero a españoles de derechas, de misa dominical y de colegio concertado, dirán que estoy obsesionada con lo de siempre, que el aborto es importante pero no es lo único, que hay que pensar en la crisis económica, y el paro, y todas esas excusas que desde que gobierna el Partido Popular se utilizan para mirar para otro lado en lo que a principios fundamentales se refiere.

A MUCHOS AMERICANOS LES PREOCUPA QUE SIGAN MURIENDO NIÑOS POR EL ABORTO

Pero también sé que muchos americanos han votado a Trump sólo por eso, nada más y nada menos. Porque les preocupa que sigan muriendo ninos por el aborto, porque les importa mucho que se proteja el derecho a la vida en su país, y porque si alguien promete que va a luchar en contra del aborto, les parece motivo suficiente para darle su confianza.

Yo sería uno de esos ciudadanos detestables a los que la progresía de izquierdas y de derechas, televisiones católicas incluidas, miraría con desdén y llamaría irresponsable y radical. No me importa, ya me lo han llamado muchas veces.

En Estados Unidos, y en España también, aún queda gente que está harta de que se les ignore de manera sistemática, muchos están cansados de que se les ridiculice y de que los principios por los que luchan sean arrinconados por unos y otros, y por eso, cuando alguien les promete que trabajará a favor de su causa, lo votan, exactamente por la misma razón por la que muchos partidarios del lobby gay o proabortistas votarían a Clinton.

OJALÁ NO LES PASE A LOS AMERICANOS COMO A LOS ESPAÑOLES QUE VOTAMOS A RAJOY POR EL MISMO MOTIVO

Cada uno elige su causa, y los provida americanos saben que con Trump tienen una oportunidad. O al menos eso esperan, ojalá no les pase como a los españoles que votamos a Rajoy por el mismo motivo.

Muchos de ellos, por ejemplo, se alegrarán de haber votado a Trump cuando hayan leído las declaraciones de la embajadora estadounidense ante la ONU: “Cualquier cosa que pueda hacerse para evitar abortos, o para informar a las mujeres de las alternativas que tienen, lo apoyaré”.

Y no es para menos. Ojalá en España hubiera más gente que diera importancia de verdad a estas cosas. Y ojalá un presidente que, como por ahora está haciendo Trump, pasará de la teoría a las práctica después de ganar las elecciones.

ESPEREMOS QUE TRUMP CUMPLA SU PROMESA Y QUE MUCHOS OTROS DIRIGENTES LE SIGAN, AUNQUE SEA SÓLO EN ESO

Este domingo asistiré a la Marcha por la Vida en París, la misma que hace años eligió como leiv motiv a España, como el país de la esperanza en el que se derogaría por primera vez una ley abortista. Allí habrá muchos ciudadanos europeos que, como yo, celebrarán el triunfo de la causa provida en Estados Unidos.

¿Es esto una locura, una ‘ida de olla’ de unos pocos radicales, detestables, ciudadanos de la Europa profunda, ignorantes y alocados? Los que quieran creer que sí para acallar sus conciencias, allá ellos, pero yo me siento orgullosa de estar en ese grupo. Esperemos que Trump cumpla su promesa y que muchos otros dirigentes le sigan, aunque sea sólo en eso.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Doctora en Medicina especialista en Pediatría. He trabajado en proyectos de cooperación al desarrollo en Sudamérica y África. Portavoz de Derecho a Vivir. Tengo la gran suerte de conocer una gran verdad científica: aquel que aparece en el mismo momento de la concepción es un ser vivo de la especie humana. Nuevo, diferente, único. No habrá otro igual a él sobre la faz de la Tierra. He dedicado parte de mi vida a proclamar esta verdad y a defender el derecho a la vida de cada uno de estos seres humanos.Es fácil. Me asiste la verdad y la certeza de que esta causa triunfará. Por eso estoy aquí