En un ambiente distendido y relajado ha tenido lugar la charla organizada por la asociación Red Floridablanca, en la que ponían a debate la necesidad de un Congreso abierto en el seno del Partido Popular (PP).

El encuentro ha tenido lugar en el restaurante La Terracería, y ha estado presidido por Isabel Benjumea, José Ruiz y Jorge Martínez, fundadores y editores de Florida Blanca. La charla ha contado con numerosos militantes del PP que han debatido sobre la necesidad imperiosa de una regeneración en las filas del partido.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Pese a la urgente necesidad de establecer un Congreso abierto en las entrañas de Génova, no parece claro cuál es la respuesta a la pregunta del millón: ¿Quién va a ser el encargado de llevar esta renovación?

En declaraciones a Actuall, Isabel Benjumea ha asegurado que es difícil establecer quién puede, hoy por hoy, llevar a cabo la regeneración interna del PP, pero que un Congreso abierto da pie a que haya muchas candidaturas de gente desconocida y válida dispuesta a dar un paso adelante, tal y como pasó con David Cameron en Reino Unido, que era un extraño hasta que se presentó candidato.

«Pedir un congreso es pedir autocrítica», afirma Isabel Benjumea

Entre muchos otros temas también se ha hablado de la falta de comunicación en el interior del partido. Del escaso voz y voto que tienen los militantes. «Pedir un congreso es pedir autocrítica», afirmaba Benjumea. Se pedía la libertad para poder dialogar dentro del partido, para ser autocríticos sin que ello implique ser desleal, sin que la consecuencia de la crítica sea la expulsión del partido.

La falta de comunicación interna ha propiciado la debacle del PP

En un intento de explicar las causas y de encontrar las soluciones a la debacle que está viviendo el Partido Popular, los asistentes han estado de acuerdo con la falta de compromiso de los populares con sus propios ideales, avergonzados de defender la derecha y sus principios con tal de no ser etiquetados y perder votantes. Perdiendo la identidad propia del partido.

«Nos hemos desprendido absolutamente de todo lo que defendíamos«, aseveraba Lourdes Méndez, exdiputada del PP. «No hay una respuesta ante todas las ofensivas que se están haciendo, y si no hay una respuesta, nos ganan».

Pero al final todo volvía una y otra vez a la misma idea principal, a la necesidad de renovar el partido, de dejar que entre savia fresca, y todo eso no es posible sin utilizar la democracia dentro del partido; sin permitir que se elijan a los candidatos y a los que llevan las riendas del partido por los propios militantes.

«Es inconcebible tener un partido político no regularlo democráticamente», dice José Ruiz

«Es inconcebible tener un partido político y no regularlo democráticamente», decía José Ruiz, abogando por seguir el modelo de la política y de los partidos britanicos, donde no se considera si quiera que los miembros del partido no sean elegidos por el propio partido de manera democrática.

Se ha comparado al Partido Popular con una empresa. Éstas necesitan tener comunicación con sus clientes y su público objetivo o están condenadas a perecer. El PP no tiene comunicación alguna con los militantes ni con la gente de a pie, y ese problema, puede suponer la extinción del propio partido.

floridablanca
Cartel de la Charla de Floridablanca / Twitter

Comentarios

Comentarios