La Asociación Española de Abogados Cristianos ha presentado un escrito, en la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), solicitando que cumplan las resoluciones europeas y eliminen los símbolos comunistas de la vía pública.

La organización de juristas alega que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea insta a las jurisdicciones nacionales que tengan en cuenta estas recomendaciones para asegurar su puesta en práctica. Critican que “Pedro Sánchez no ha hecho la más mínima mención a los asesinados en Paracuellos, ejecutados por profesar la fe cristiana”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Polonia Castellanos, presidenta de Abogados Cristianos, recuerda que “el comunismo ha matado a más de cien millones de personas en el mundo, mientras que en España fue especialmente violento contra los católicos”.

La resolución común a la que se refiere la entidad de juristas fue aprobada en el Parlamento Europeo el pasado 18 de septiembre y fue impulsada por europarlamentarios provenientes de naciones que sufrieron el yugo del comunismo durante décadas.

La resolución se presentó coincidiendo con la efeméride de los 80 años del inicio de la II Guerra Mundial «que provocó un sufrimiento humano sin precedentes y dio lugar a la ocupación de varios países europeos durante décadas» y recordando que nazis y comunistas se repartieron en el Pacto Molotov-Ribbentrop su influencia en diferentes naciones, de tal forma que algunas de ellas se mantuvieron bajo la bota de la URSS durante medio siglo.

En su texto, se recuerda que «los regímenes nazi y comunista cometieron asesinatos en masa, genocidios y deportaciones y fueron los causantes de una pérdida de vidas humanas y de libertad en el siglo XX a una escala hasta entonces nunca vista en la historia de la humanidad» y por ello «condena toda manifestación y propagación de ideologías totalitarias, como el nazismo y el estalinismo».

También se expresa preocupación «por el hecho de que se sigan usando símbolos de los regímenes totalitarios en la esfera pública y con fines comerciales» al tiempo que se recuerda «que varios países europeos han prohibido el uso de símbolos nazis y comunistas», por lo que se denuncia que «en algunos Estados miembros siguen existiendo en espacios públicos (parques, plazas, calles, etc.) monumentos y lugares conmemorativos que ensalzan los regímenes totalitarios, lo que facilita la distorsión de los hechos históricos sobre las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial y la propagación del sistema político totalitario».

Comentarios

Comentarios