Greta Thunberg, iniciadora de las huelgas estudiantiles contra el cambio climático.
Greta Thunberg, iniciadora de las huelgas estudiantiles contra el cambio climático.

En agosto de 2018, la niña sueca Greta Thunberg comenzó a interrumpir las clases los viernes para protestar por el cambio climático. Desde entonces, miles de adolescentes han seguido su estela en todo el mundo.

Pero no todos. Tal y como detalla la revista Det Goda Samhället, cuando una alumna se negó a participar en la protesta, la profesora la obligó a colocarse frente a la clase al tiempo que le advería: «Deberías pensar despacio tus decisiones». El resto de los alumnos, comenzaron a acosar a su compañera, acusándola de «negacionista».

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

La madre de la adolescente ‘disidente’ se enfrentó con posterioridad a la profesora, acusándola de de incitar a la clase al acoso escolar. La menor, que no tiene problemas en el colegio, simplemente defendió que la ‘huelga’ escolar no es el mejor método para combatir el cambio climático o reivindicar la preservación natural.

Cuando la protesta se elevó la dirección del centro, la situación sólo fue a peor, porque el responsable del instituto entendía que el problema se había provocado porque su hija «fue en contra del resto de la clase y rechazó participar en algo positivo». La madre considera que es «insana» una situación en la que «si no te vinculas a Greta Thunberg y por el clima, debes ser aislado y acosado».

Por si la situación no fuera suficientemente compicada para la alumna disidente, de momento no va a volver a las clases por temor a que la profesora y los alumnos mantengan su actitud acosadora.

La madre reclama que el instituto «al menos debería ser neutral y respetar aquellos que no quieren abandonar las aulas. Tiene que haber otra forma en la que nos relacionesmos con los asuntos políticos».

Entiende además que la visión del centro obliga a «entrar en pánico por las amenazas climáticas. Todo lo demás está mal», de tal forma que «no se necesita mucho para convertirse en un negacionista climático. Es una pura caza de brujas«, ha denunciado.

También te puede interesar:

Cruda realidad / Greta y la Cruzada de los Niños

 

Comentarios

Comentarios