Obama rodeado de militares en una de sus visitas.
Obama rodeado de militares en una de sus visitas.

Al-Qaeda y sus aliados talibanes en Afganistán se han hecho más fuertes en 16 años de conflicto a pesar de los esfuerzos de la ISAF (Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad, en sus siglas en inglés).

El Pentágono ha informado de 6.786 soldados muertos y 52.570 heridos –mutilados incluidos-. 21 trabajadores civiles también han sido asesinados. La mayoría de las bajas se contabilizan en el período de guerra entre el año 2003 y 2011.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Los talibanes controlan ahora más territorio que en 2001

El repliegue de tropas mandado por Obama solo sirvió para que los yihadistas de ambos grupos recuperasen territorios tanto en Afganistán como en Irak.

Ya el año pasado, el mando de las tropas estadounidenses avisaba de que los talibanes controlaban más territorios que antes del año 2001.

Explosión controlada. Imagen: Youtube.
Explosión controlada. Imagen: Youtube.

Dicho repliegue propició y favoreció el auge y dominio del Estado Islámico en esos territorios. Las consecuencias de ese hecho siguen vigentes en la actualidad.

Afganistán, santuario de terroristas

Aunque algunas fuentes de inteligencia aseguren de que es en Siria donde Al-Qaeda es más fuerte, es evidente que mantiene su presencia bajo el cobijo talibán en Afganistán, lugar desde el que puede trabajar como base de operaciones segura.

Los talibanes se aprovechan de la debilidad del Gobierno acosado por la corrupción y la ineficiencia. Lo ven como un enemigo por, entre otras causas, su respaldo a las fuerzas de ocupación extranjeras.

Talibanes durante un entrenamiento militar.
Talibanes durante un entrenamiento militar.

La situación se ha complicado tanto en los últimos años que Washington ha contactado con sus aliados para tantear la posibilidad de enviar nuevas tropas.

Terroristas subestimados

Estados Unidos nunca supo leer correctamente la situación geoestratégica de Afganistán. Un país cuasi desértico, montañoso, con una población heterogénea dividida en decenas de clanes y tribus con sus dialectos, es complicado de conquistar y controlar militarmente por una superpotencia extranjera con una cultura muy diferente y acostumbrada al uso masivo de la fuerza para doblegar a sus enemigos.

Nada en Afganistán se asemeja a otros territorios donde Estados Unidos se ha enfrentado en el pasado. Y los talibanes se lo han hecho pagar.

En 2016, los talibanes eran considerados los más mortíferos después del Estado Islámico

El Departamento de Estado norteamericano calificó a los talibanes como el grupo terrorista más activo del mundo en 2015 perpetrando más atentados en Afganistán -1.093- que el Estado Islámico en todo el mundo.

El número de julio del informe SIGAR, que se envía periódicamente al Congreso sobre la reconstrucción del país, recoge que cerca del 40 por cierto del territorio está bajo control talibán.

Milicianos talibanes.
Milicianos talibanes.

En el año 2016, los talibanes ocuparon el segundo puesto en el ranking de los grupos terroristas más mortíferos. En 848 atentados, se estima que mataron a 3.615 personas e hirieron a 3.572.

Las dos patatas calientes de Obama

La administración Trump recogió dos patatas calientes en política exterior de la época de Obama.

Una, el conflicto –por ahora diplomático- con Corea del Norte que está en el peor momento de su historia.

La segunda, la situación en Oriente Medio tras el repliegue generalizado pero no total de las tropas estadounidenses en Irak y Afganistán –lo que limitó en gran medida la disposición de tropas en la guerra de Siria-.

Obama es el presidente con más bombas lanzadas bajo su mandato en la historia de EEUU

Este repliegue se sustituyó por el uso indiscriminado de los drones militares, causando la muerte reconocida de centenares de civiles. Con cada civil afgano muerto, Estados Unidos se ganaba más enemigos y el descrédito entre la población se hizo evidente.

Obama, ganador del Premio Nobel de la Paz poco después de ser nombrado presidente de Estados Unidos, posee el dudoso honor de ser el mandatario con más bombas lanzadas durante su presidencia de la historia del país.

Dron modelo MQ-9 Reaper lanzando un misil en combate.
Dron modelo MQ-9 Reaper lanzando un misil en combate.

Donald Trump ha ordenado el envío de otros 3.500 efectivos para forzar la paz entre los talibanes y el gobierno apoyado por Estados Unidos.

El tiempo dirá si el nuevo presidente cometió los mismos errores que su predecesor en la lucha contra el terrorismo islámico en Oriente Medio.

También te puede interesar: 

Al Qaeda, a los lobos solitarios: “No matéis a negros ni homosexuales, sólo al hombre blanco”

 

Comentarios

Comentarios

Compartir
De Ciencias pero amante -y fiel- de las Letras. Licenciado en Periodismo y Comunicación Audiovisual, ambas por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Forjado en redacciones de papel, ha evolucionado al mundo digital pasando por TV. Devorador de libros, animal político y analista, cuando le dejan.