Interior de un burdel.
Interior de un burdel.

Según Engadget, Newsweek “tiene en sus manos una gran cantidad de correos electrónicos enviados a burdeles y proxenetas entre 2014 y 2016 que demuestran cómo estos directivos participaron en la industria de la prostitución”.

“Entre esa documentación”, continúa, “que se obtuvo mediante una solicitud a la Fiscalía del Condado King, se enviaron 67 de cuentas de correo electrónico de empleados de Microsoft, 63 de cuentas de Amazon y docenas más de compañías como Boeing, T-Mobile, Oracle y tecnología local de Seattle”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Algunos de esos correos se recopilaron durante la investigación de un acoso sexual en 2015 que supuso el arresto de 18 personas, incluidos altos ejecutivos de Amazon y Microsoft.

Estas detenciones forzaron a ambas empresas a realizar una condena pública del tráfico sexual.

Los proxenetas de Seattle pedían a sus socios y usuarios que les enviaran correos en el primer contacto para comprobar que no eran policías

“Microsoft tiene una larga historia de cooperación con las fuerzas del orden público y otras agencias en la lucha contra el tráfico sexual y temas relacionados, y tenemos empleados que ofrecen su tiempo y dinero específicamente para combatir este problema también. La conducta personal de una pequeña fracción de nuestros 125.000 empleados no representa de ninguna manera nuestra cultura “, declaró la multinacional informática de Bill Gates.

Amazon fue un poco más allá y señaló que pagar por sexo estaba en contra de su política de empresa. Algo imposible de constatar, por otro lado.

“Cuando Amazon sospecha que un empleado ha usado fondos o recursos de la empresa para participar en una conducta delictiva, la compañía investigará de inmediato y tomará las medidas apropiadas, incluyendo el despido”. No parece que así fuera con sus altos directivos.

El que los empleados usaran sus cuentas laborales se debe, según fuentes policiales, a que los proxenetas de Seattle pedían a sus socios y usuarios que les enviaran correos en el primer contacto para comprobar que no eran policías, recoge Breitbart.

La investigación está en marcha y se espera que en los próximos meses se sepa detalladamente quiénes y en qué circunstancias participaron en el tráfico y el pago de prostitutas.

También te puede interesar: 

El Instituto Beazley denuncia que Planned Parenthood encubre a mafias de prostitución

Comentarios

Comentarios