El futuro político de Argentina se decidirá este domingo en las urnas. Los poco más de 32 millones de nacionales con derecho a voto deberán elegir entre el alcalde de Buenos Aires y opositor, Mauricio Macri, y el oficialista Daniel Scioli, miembro del partido gobernante Frente para la Victoria.

Por primera vez, el pueblo elegirá a su mandatario en una segunda vuelta, después de que ninguno de los dos candidatos obtuviera el pasado 25 de octubre el 45% más 10 puntos, necesarios para llegar a la Casa Rosada.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Las firmas encuestadoras que publicaron sus predicciones un día después del cierre final de campañas, concuerdan en que Macri será el nuevo mandatario con una diferencia de entre 7 y 9 puntos porcentuales sobre Scioli.

Así las cosas, ni el apoyo de la saliente presidente, Cristina Fernández, ni la maquinaria del partido oficialista o el desempeño del candidato en el primer debate televisivo en la historia del país, han sido suficientes para que Scioli se haga a la delantera en las encuestas.

Un país que tiembla por su economía

Los retos para Argentina, que ideológicamente están divididos, son inmensos pues se enfrenta aun delicado cuadro económico en el que no ha habido crecimiento en los últimos ocho años arrastrado por un déficit fiscal, monetario, de financiación, inversión y la mala ejecución presupuestal.

A esto se suman una inflación cercana al 25%, el litigio con los fondos especulativos por la reestructuración de la deuda y las recientes leyes que condicionan la venta de las acciones del Estado a empresas privadas.

Resultados finales a la media noche

El voto en Argentina es obligatorio para los ciudadanos entre 18 y 75 años, y optativo para los jovenes de 16 y 17 años, quienes deberán ejercer su derecho en una de las 95.000 mesas mixtas distribuidas en 13.880 centros de votación.

El país no cuenta con voto electrónico, por lo que se deben introducir papeletas en un sobre cerrado en urnas de cartón en cada mesa de votación. Luego, se hace el conteo posterior de manera manual.

Sin embargo, el director nacional electoral, Alejandro Tullio, reiteró que a partir de las 19.30 del domingo comenzarán a difundirse los primeros telegramas por pantalla e Internet. Así mismo, aseguró que hacia las 22.30 habrá un porcentaje significativo que permita hacer proyecciones sólidas y estimó que a la medianoche estará terminado el escrutinio provisorio.

Tullio añadió que por primera vez se difundirán también los datos del financiamiento de todo el proceso electoral, al que se estima se destinaron 3.910 millones de pesos (379.661.000 euros) para cubrir la realización de las elecciones, los aportes a los partidos políticos para la campaña, la seguridad electoral, el pago a las autoridades de mesa y la asistencia técnica.

Posturas similares

Mauricio Macri, de Cambiemos, no es del todo la antítesis del oficialista Daniel Scioli. En lo personal, ambos vienen del mundo de los negocios, son millonarios, amantes del fútbol, están casados con empresarias del mundo de la moda y han gobernado a nivel local.

También comparten posiciones en temas como la posibilidad de abrir el mercado a la compra y venta de dólares, aunque Scioli lo haría de manera gradual y Macri de inmediato, o la mejora de las condiciones y el número de policías para combatir la inseguridad.

Ambos apoyan el negocio agroexportador, basado en la producción de soja, y han prometido reducir los impuestos a las exportaciones. Consideran que  la megaminería y el fracking son fundamentales para explotar los yacimientos de petróleo y gas no convencional en el oeste del país.

Igualmente, esperan mejorar la relación con Estados Unidos, que se ha visto deteriorada durante el kirchnerismo. Sin embargo, Macri fue el único que abiertamente criticó a Venezuela, uno de los principales socios del actual gobierno.

Mientras que Macri está en contra del aborto y no está dispuesto a abrir el debate, Scioli considera que es fundamental que las mujeres violadas tengan acceso a este procedimiento aunque no quiere despenalizarlo.

En cuanto al tema homosexual, Macri considera que esta es una “desviación no deseada” mientras que Scioli asegura que se necesita un “nuevo marco jurídico” para regular estas relaciones.

Comentarios

Comentarios