La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha expulsado a la secretaria general del Grupo Parlamentario VOX Macarena Olona de la Diputación Permanente que se celebraba este martes en el Congreso después de que hubiera pedido la palabra para solicitar la introducción, en el debate de la Cámara, de la grave situación que vive Cataluña.

Una vez que tras tres advertencias Batet decretó la expulsión de Olona y se cortaron los micrófonos, la diputada reiteró que el pasado 18 de octubre se presentó la solicitud para introducir la crisis catalana en el orden del día: «Está impidiendo que se hable en esta Cámara de los graves disturbios que se están produciendo en Cataluña».

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Olona ha mostrado fotos de los estragos en Cataluña, al tiempo que denunciaba que Batet «ha cercenado a esta Diputación permanente poder pronunciarse sobre la petición presentada por Vox sobre la aplicación del estado de excepción» al tiempo que realiza declaraciones en medios de comunicación «diciendo que en Cataluña la situación es de plena normalidad y que el Ejecutivo está actuando correctamente».

«Acabamos de vivir la esperpéntica situación de expulsión de un diputado de la Diputación Permanente cercenando nuestro derecho al uso de la palabra cuando intentábamos denunciar la flagrante vulneración del decoro de esta Cámara y de los señores diputados y del principio de neutralidad que la señora Meritxell Batet está imponiendo», resume Olona.

Vox denuncia que la presidenta del Congreso ha impedido que se pueda producir ese debate parlamentario, cuestión que Olona ha calificado de «grave vulneración del principio de neutralidad política» dado que Batet «sí ha hablado en nombre de la Cámara y lo ha hecho respaldando la actuación del Ejecutivo».

Olona, que ha recordado que la petición de VOX para debatir sobre la aplicación del Estado de Excepción en Cataluña se registró «en tiempo y forma con todos los plazos sin que haya habido contestación», ha denunciado las intervenciones de los presidentes de partidos en los platós de televisión: «La ciudadanía española se merece que en la Cámara que representa a la soberanía nacional se hable y se pongan las fotografías de nuestros agentes; de cómo se les da orden de no poder utilizar material antidisturbios… Sobre eso se tendría que estar debatiendo hoy, y no sobre las medidas electoralistas que está adoptando el Ejecutivo socialista con la aquiescencia de la señora presidenta como brazo ejecutor».

Cabe recordar, en este sentido, que si bien VOX registró la petición a la Mesa de la Diputación en solitario, esto habría bastado para que la presidenta hubiera, en caso de haber tenido voluntad, actuado de oficio e incluido en el orden del día el debate sobre Cataluña.

juego de sillas en la Diputación Permanente

Poco antes de esta expulsión, Batet había pedido a los diputados de VOX que ocuparan asientos diferentes a los que estaban ocupando en el Diputación, alegando que el decoro parlamentario hacía necesario el cambio, para ceder esos asientos al grupo de Ciudadanos, para quienes se había reservado con carteles.

Ante la negativa de los diputados de VOX a cambiar su ubicación -«lo que no vamos a hacer, cuando ya se nos ha aplicado el rodillo parlamentario y se nos ha enviado al gallinero cuando somos la quinta fuerza con representación nacional, es callarnos y aguantar ese rodillo cuando aquí no tienen derecho a imponerlo -ha explicado Olona-. Había unas propuestas y ¿saben dónde mandaban a VOX? Como siempre… al gallinero»-, la presidenta del Congreso ha dado comienzo a la Diputación Permanente. 

Una situación «anecdótica», recuerda Olona, en comparación con lo que ha sucedido después. «Somos diputados y representantes de la ciudadanía española y nos han expulsado impidiéndonos alzar la voz cuando tenemos derecho reglamentariamente».

Comentarios

Comentarios