Nicolás Maduro, ante un enorme retrato de Hugo Chávez

Un libro con decenas de testimonios revela la afición y casi obsesión que tuvo Hugo Chávez con la brujería. La utilizó “para controlar Venezuela y manipular al pueblo. Hasta tal punto que la santería importada desde Cuba transformó la manera de hacer política”. Esto lo afirma el periodista David Placer que ha escrito el libro Los brujos de Chávez: la magia como prolongación de la política.

Nicolás Maduro precisamente venera estas prácticas de Hugo Chávez, que no dudó en utilizar el Palacio presidencial de Miraflores para rituales espiritistas así como prácticas de santería o la ouija.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

“Pude entrar en el palacio presidencial. Su uso como lugar para hacer rituales espiritistas me impresionó, y también los testimonios de quienes vieron a Chávez invocar a los espíritus libertadores la patria”, cuenta el autor del libro

Y en todo esto tienen mucho que ver los Castro. “Chávez se rodeó de babalawos cubanos. La santería comenzó a llenar los ministerios, las fuerzas armadas y las altas oficinas del Gobierno. El exministro de Defensa, Rául Baduel, a quien pude entrevista en dos ocasiones en la cárcel de máxima seguridad de Ramo Verde, asegura que la penetración de la santería cubana en Venezuela fue diseñada desde Cuba”, agrega David Placer.

David Placer: “Las prácticas santeras surgen con el chavismo gracias a la influencia de Fidel Castro”

Además, el autor añade que “las prácticas santeras surgen con el chavismo gracias a la influencia de Fidel Castro, que aprovecha la superstición de Chávez para introducir a los santeros en todas las instituciones del Estado”.

Además, Forum Libertas recoge otros testimonios de este libro que muestran que el contacto de Chávez con este mundo llegaba a abarcar los amuletos, la ouijas, las apariciones de su bisabuelo ‘Maisanta’ e incluso las charlas con el espíritu de Simón Bolívar así como contactos con la masonería.

Mientras tanto, el Gobierno de Maduro venera a Chávez y todo lo que representaba y le tratan como si de un dios se tratara. De hecho, en 2014, el Ejecutivo venezolano creaba una versión chavista del Padrenuestro.

Sobre las revelaciones del libro, el número dos del chavismo, Diosdado Cabello ha asegurado que es una “patraña” que “trata de hacer daño a la memoria” de Hugo Chávez. “Ahora nos toca defender al comandante de un negocio que esconde la voluntad de hacer daño”, agregó.

Comentarios

Comentarios

Compartir