Dejó apartado sus estudios de Derecho para convertirse en un reportero audaz y tocanarices, que pone nerviosos a sus entrevistados.

Mezcla de actor y periodista, de comediante y sabueso, comenzó echándole mucha cara en Intereconomía TV, con sus abordajes micrófono en mano, a políticos y famosos, convertido en el Follonero de la derecha. Después pasó por Telemadrid con su famoso programa Ciudadano Cake. Y desde hace un año trabaja en OK Diario, disparando desde su “tronera” audiovisual, Ciudadano OK.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Saltó a la fama, en 2014, tras reclamar a ETA que pidiera perdón a las víctimas en medio de una rueda de prensa llena de periodistas en la que los etarras liberados pedían “amnistía” en Durango (Vizcaya). Un momento  de mucha tensión, pero Cake le echó narices, con elúnico objetivo de ser el altavoz de los ciudadanos.

Actuall ha podido hablar con él para conocer de cerca al reportero que más temen Pablo Iglesias, Monedero, ETA y la progresía en general.

¿Quién es Cake Minuesa?

Me defino como un comunicador al que le gusta que al otro lado lleguen todos los mensajes… porque a veces no llegan.

Empezó estudiando Derecho en Valencia, ¿por qué acaba como periodista en Madrid?

Yo estudiaba Derecho, pero empecé a tener interés por la comunicación. Primero trabajé en la radio ‘Top Radio’ de Valencia. Después, gané un concurso y me vine a Madrid. A partir de ahí, empecé hacer cosas relacionadas con los medios de comunicación. Hice también mucha comedia, incluídos monólogos.

¿Radio, televisión o prensa escrita?

Lo que menos prensa escrita, aunque me gusta escribir guiones. Me gusta la radio y la televisión. Y subirme a los escenarios. Y sobre todo comunicar lo que otros no comunican, ir a donde no van los demás.

¿Por ejemplo, meterse en la boca del lobo, como lo de Durango?

Y preguntar lo que otros no preguntan.

«Me gusta tratar de mostrar lo que no hacen los demás y si es de una forma creativa, mejor»

¿Lo suyo es periodismo, locura o teatro?

No es locura ni teatro. Es lo que dicen José Tomás, que está loco, pero a la vez  es un artista que lo que quiere es crear arte. Lo mío no es inconsciencia y no es locura. Me gusta tratar de mostrar lo que no hacen los demás y si es de una forma creativa, mejor. Es decir, que tenga un poco de humor. Aunque hay muchas cosas en las que no me gusta hacer humor. Por ejemplo, de muertos.

El éxito le ha traído detractores, ¿cuál es el precio que ha tenido que pagar por ello?

Claro que hay un precio. Yo por ejemplo publicaba fotos de mis hijas y ya no lo hago, porque una vez me amenazaron y tuve que encontrarme en el juicio con la abogada de Batasuna y con el imbécil que había amenazado de muerte a mi hija.

¿Es fácil ser periodista en España?

Es muy complicado. Venimos de estar en el frente con un soldado español que lucha contra el Estado Islámico. Eso si lo hubiera hecho un comunicador de una gran cadena hubiera sido un pelotazo. Al ser nosotros, es más complicado.

¿En qué otros casos ha notado que la prensa no se ha mojado?

En la rueda de prensa de Durango. Los etarras liberados pedían “amnistía”, y les inste a que pidieran perdón a las víctimas. Pero a pesar de que estaba plagado de cámaras y reporteros, sólo un periodista de telenoticias habló de este tema. Aunque a partir de ahí, actuaron en cadena y le dieron repercusión.

También le metió los dedos a  Josu Zabarte, ‘El carnicero de Molndragón’, cuando le preguntó si no se arrepentía de sus 13 asesinatos… 

Fue hace una semana en Bayona (Francia) en el paripé de entrega de armas por parte de ETA, pero los grandes medios no lo han sacado. Le pregunté y dijo que no se arrepentía de nada. No pide perdón. Pero a nadie se le ocurre preguntar eso. Es muy complicado ser periodista hoy en día porque a la gente no le gusta la verdad. Quiere una verdad masticada y que no moleste.

¿De qué reportaje se siente más orgulloso?

De muchos. De los 72 que hice en Telemadrid, los 15 de Intereconomía y los 30 de Ok Diario, porque destapar la verdad que nos quieren ocultar, es maravilloso. Cuando ves a un Otegi y le preguntas sobre cosas que no quiere y sus guardaespaldas te empujan, muestras la verdad de cómo son. O cuando te hablan de las «maravillas» de Venezuela y ningún periodista ha ido.

«He pasado miedo en casi todos los reportajes. Otra cosa es cómo te enfrentas a él»

¿Ha llegado a pasar miedo en alguno de esos reportajes?

Si. Miedo en casi todos. Otra cosa es cómo te enfrentas a ese miedo. Cuando hemos estado en el frente cerca de Estado Islámico o cuando estuvimos en Bayona que hubo un momento en el que nos tuvimos que ir, porque los guardaespaldas de Otegi nos echaban. ¿Te das cuenta? Otegi el artesano de la paz.

Le hemos visto enfrentarse a ETA, ¿tiene usted ganas de que le partan la cara?

Yo no me enfrento. Trato de preguntarles lo que otros no preguntan. El problema es que los compañeros que conviven con ellos no se atreven. No sé si es por miedo o por comodidad. En cualquier caso, yo no me enfrentó a ellos, yo les pongo un espejo ante el que se muestran como son.

«Lo ocurrido en Bayona era una auténtica fiesta, pero una fiesta en la que no podían asistir muchos invitados»

Al margen del Carnicero de Modragón ¿Había alguna muestra de arrepentimiento por parte de alguno de los otros etarras?

En Bayona decían que no se estaban rindiendo. Era una auténtica fiesta, pero una fiesta en la que no podían asistir muchos invitados. Es una fiesta que es mentira.

Sin embargo, usted volvió a reclamar perdón para las víctimas, ¿le han dicho algo éstas por defenderlas?

Las víctimas del terrorismo son muy agradecidas, porque han sufrido mucho.  Este paripé de Bayona les ha dolido especialmente. Las víctimas me han mandado en estos días palabras de aliento, de agradecimiento, su apoyo. Lo de Bayona para ellos es un volver a sufrir el dolor y el desprecio de una parte que cree que ha habido una guerra, con buenos y malos. He tenido su apoyo, pero yo salgo de esta entrevista y sigo con mi día a día y ellos siguen sufriendo.

¿Qué es más peligroso: defender a las víctimas ante ETA, ir a Gibraltar para reclamar el Peñón o viajar a Irak para conocer a los españoles que luchan contra Estado Islámico?

Lo más peligroso es quedarse en casa. Yo hoy estaría bien grabando en Venezuela, porque fuimos los primeros en ir y porque me gustaría ver lo que está ocurriendo ahora. Para mí, lo más peligroso es que te digan no vayas a grabar, no molestes…

«Mi enfrentamiento con Monedero e Iglesias empezó como una historia de amor. Nos conocimos y nos enamoramos»

¿De dónde surge su enfrentamiento con Monedero e Iglesias?

Empezó todo como una historia de amor. Nos conocimos y nos «enamoramos». Monedero era majísimo. Me dedicó su libro en la universidad y paseaba con él. Pablo Iglesias en el 15-M parecía que todo era maravilloso y que iba a cambiar el mundo.

Entonces, ¿cuándo su relación con Podemos pasa del amor al odio?

Como ellos siempre utilizan el lenguaje bélico y decían cada uno debía luchar desde su trinchera, pero yo no estaba de acuerdo porque yo no estoy en ninguna trinchera. Aunque quería escucharlos y ver cómo luchaban contra ese sistema que tanto criticaban.

Pero empezaron a odiarme cuando conté cosas que no querían que se supiera, como cuando Pablo Iglesias dice que va cobrar 5.000 euros, una cantidad que considera digna, en el Parlamento Europeo.

El reportero Cake Minuesa durante la entrevista con Actuall / TGY
El reportero Cake Minuesa durante la entrevista con Actuall / TGY

¿Ha tenido algún tipo de enfrentamiento con ellos?

Pablo Iglesias tiene un guardaespaldas que le llaman el manzana podrida. El que Errejon decía que no había acabado EGB. Es un chavalote grandote y que siempre me empuja y, con ello, está cortando la libertad de prensa. Es muy grave. Yo me lo tomo a risa, pero ha tenido que venir la Asociación de Prensa de Madrid para denunciar que estaban atacando a los periodistas. A mí también y no soy periodista.

¿Qué es lo que Cake Minuesa no ha hecho y le gustaría hacer?

Entrevistar a Marine Le Pen, a Maduro; o hacer un reportaje sobre muros como el de México.

¿Qué deberían los medios contar?

A mi me gustaría que los medios dieran la verdadera visión de lo que ocurre en Alsasua. Cuando estuve allí los periodistas me decían: ‘Es que yo llevo mucho tiempo aquí y yo he sido de los de no le des a ese el balón de fútbol, si te lo encuentras, ten cuidado que puede ser una bomba. Pero es que ahora lo mejor es no contar’. Si claro lo mejor es que la novia del Guardia Civil agredido, se vaya. O que los Guardias Civiles vivan fuera del pueblo.

Defina a…

Pablo Iglesias.

Un mago. Yo ya tengo una edad y sé que la magia es mentira que son sólo trucos.

«Rajoy es un crack. Es capaz de estar en el banquillo y levantarla Copa de Europa sin haber jugado»

Monedero.

Un farsante, un impostor, un quiero pero no puedo. Quiere ser Pablo Iglesias, pero cae mal. Eso sí, gran empresario que es capaz de cobrar 400.000 dólares por un informe que no conocemos. Un crack.

Mariano Rajoy.

Otro crack. Es capaz de estar en el banquillo y levantar la copa de Europa sin haber jugado.

Albert Rivera.

Es como Guti, la eterna promesa. Estamos ahí esperándolo. Va haciendo sus cositas.

ETA.

Unos miserables asesinos que deben desaparecer y hacerlo de forma oficial. Una banda terrorista no sólo debe desaparecer, sino también pedir perdón y deshacerse.

¿Quién ha sido el entrevistado..?

Más difícil

Hay algunos muy difíciles, pero sobre todo al principio cuando entrevistaba a cantantes. Por ejemplo, al cantautor Ismael Serrano.

El más divertido

Hay bastantes. En cada partido político, hay gente más amable con la que conectas muy bien. Por ejemplo, Albert Rivera siempre tiene tiempo y no ha cambiado. Sin embargo, con Pablo Iglesias ves que ha habido una evolución y ya no le interesas. Va subiendo escalones hasta que haga el gran truco de magia: ser el presidente populista de España.

«Otegi va de bueno, pero tiene unos guardaespaldas que van con pistola»

El más peligroso.

El etarra Kubati cuando fuimos al pueblo que vivía. Aunque a día de hoy el que me parece más peligroso es Chapote, el que mató a Miguel Ángel Blanco. O Otegi que va de bueno, pero tiene unos guardaespaldas que van con pistola. Son los que encarnar el mal de la serpiente asesina.

Como periodista, ¿qué noticia le gustaría dar?

Estamos en Venezuela y la democracia ha puesto en libertad a Leopoldo López, hay elecciones y no sé sabe si va a ganar él o Henrique Capriles. También la disolución de una banda terrorista pero pidiendo perdón por todo el mal hecho. Me gustaría, además, dar la noticia de que los Pujol van a pagar por lo que han hecho. O que unos papeles que vienen de Venezuela demuestran que se hizo cierto informe.

Comentarios

Comentarios