'Kichi', alcalde de Cádiz /EFE.
'Kichi', alcalde de Cádiz /EFE.

Perdona el tuteo y lo de compañero, pero entre colegas docentes… Te voy a ser franco desde el principio. Eres las dos cosas, “profe” Kichi: un chavista y un inane.

Chavista porque no lo niegas, ni tú ni tu partido. Para qué me voy a entretener explicándolo. La financiación, la amistad declarada, la admiración sin recato, y otras cosas más, han sido sobradamente demostradas.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En cualquier país occidental, Podemos no sería legal. Por varios motivos. Servir y ser financiado por un país extranjero sería una. Ser anticonstitucional sería otra.

Pero bueno, allá tú.  Y lo de inane porque no haces nada. Eres inútil como alcalde. Para otras cosas habrá que preguntárseo a su señoría Teresa. Por tu parte como primer edil… todo postureo. No has hecho nada por la ciudad. Más paro, más insatisfacción. Menos inversiones… Pero bueno también, allá los que te hayan votado, aunque salgamos perjudicados todos.

Pero quiero llamar tu atención, si tienes a bien, y tus muchas ocupaciones no te lo impiden, en algo que has decidido directamente y que me duele en el alma: el Premio Libertad Cortes de Cádiz 2015, concedido por el anterior gobierno municipal a los opositores venezolanos, has “declinado” celebrarlo en Cádiz. Se hizo el viernes en Madrid, en una sala del Círculo de Bellas Artes, “a escondidas y sin representación del gobierno municipal que dirige José María González”como dice tu antecesora Teófila Martinez. Intolerable.

Mira, “profe” Kichi. Eres un cobarde. No quieres desentonar de tu partido. Tienes miedo. Sabes que los opositores venezolanos son héroes

Mira, “profe” Kichi. Eres un cobarde. No quieres desentonar de tu partido. Tienes miedo. Sabes que los opositores venezolanos son héroes. Que Maduro ahora y Chávez antes, oprimen al pueblo, por más que tu amigo Pablo Iglesias no lo quiera ver. Sabes que hay hambre, necesidad, encarcelados… Y tú, rastrero, no les quieres dar el premio que el anterior gobierno municipal, muy acertadamente, les concedió.

Me dicen que provienes de ámbitos cristianos “de base”. Del sindicalismo obrero etc. Y que tu formación e intenciones primeras no eran malas… Y no lo dudo. Quizás influyeron demasiado en ti esos curas o frailes progres-socialistos que abundaban hace años.

Pero ya no te acuerdas que el cristianismo era misericordia. Amor. Y que “la verdad nos hace libres”… Y has tenido la desvergüenza de no darles el premio en Cádiz -mintiendo y maquinando- como les hubiera correspondido, y con todos los honores, a éstos héroes de nuestros días.

Ilustración de Lilian Tintori
Ilustración de Lilian Tintori

Mira, alcalde. Te propongo algo: mira el dibujo que te mando aquí. Es una esposa y madre joven. Lilian. Mujer de Leopoldo López. Encarcelado por los amigos de tus amigos. Sabes perfectamente quién es. Mírala. Mírale a la cara. Le envidias. Pero sostén la mirada a esa mujer, a ese símbolo apasionado de la libertad de un pueblo. Ella, no tu pareja de hecho, representa la libertad. Teresa, tu novia podemita, y tú mismo, representáis la opresión rastrera del comunismo más zafio y trasnochado.

No quiero hacer leña del árbol caído. Ya te dio un buen zasca en toda la boca Carlos Herrera en su programa.  Digno de escuchar. Anda, “profe”, escúchale. Tú que tienes una carrera. A ver si le entiendes.

Mira a Lili. Su belleza, su dignidad, su perseverancia… Han triunfado. Y seguirán triunfando. Compárala… con lo que te rodea. ¡Pobre!

 

La carta de Pedro Antonio Mejías fue publicada originalmente en Diario de un mosquetero

Comentarios

Comentarios