Plantón de grupos pro vida en Colombia. / Unidos por la Vida
Plantón de grupos pro vida en Colombia. / Unidos por la Vida

Cientos de personas participaron en un plantón pacífico de oración ante las sedes de la organización Profamilia en Colombia, tras el aborto de Juan Sebastián, un bebé de casi ocho meses de gestación, cuyo padre siempre luchó por salvar.

Juan Pablo Medina, padre de Juan Sebastián o Juanse, como llamó a su bebé, no pudo evitar que su novia Angie Tatiana se sometiera al aborto, un caso que conmueve a toda Colombia y que acapara los titulares de los principales medios del país.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Aunque no se sabe exactamente cuándo se realizó el aborto, Medina dijo este martes 11 de febrero a Blu Radio que se enteró el viernes 7, cuando revisó el expediente del caso por la denuncia penal que ha presentado.

https://twitter.com/WSanchezSilva/status/1227644589328281600?s=20

El plantón se realizó en distintas sedes de Profamilia en ciudades como Bogotá, Cartagena y Medellín, entre otras, para recordar a JuanSe, tras la decisión de su madre, una joven de 22 años, de someterse al aborto en contra de la voluntad del padre, Juan Pablo Medina.

Con distintos lemas como “No, no, no al aborto, sí, sí, sí a la vida” y “En honor a Juan, sí a la vida, no al aborto”, los activistas provida se reunieron en las afueras de las sedes de Profamilia portando pancartas y velas para recordar el pequeño y pedir que no haya más aborto en Colombia.

Jesús Magaña, presidente de la plataforma Unidos por la Vida, dijo a ACI Prensa que “estamos en una situación gravísima, promovida y amparada por seis magistrados de la Corte Constitucional”.

“Ya hay una disposición del pueblo colombiano a no permitir más esto y hay una gran  movilización ciudadana de indignación. No hay derecho a esta masacre. Lloramos en Colombia por la masacre de Bojayá, esto equivale a miles de masacres de Bojayá”, agregó.

Magaña hizo referencia a la masacre perpetrada por la guerrilla de las FARC el 2 de mayo de 2002 cuando lanzaron al interior del templo de Bojayá, departamento de Chocó, un balón de gas que al explotar causó la muerte de más de 100 personas y dejó una imagen del Cristo Crucificado sin brazos ni piernas, el llamado Cristo roto de Bojayá.

Magaña también dijo a ACI Prensa que “no es posible que esto siga sucediendo. Llamamos el Congreso de la República de Colombia a que tome cartas en el asunto y llamamos a la Corte Constitucional para que suspenda el activismo judicial y vuelva nuevamente a respetar la Constitución”.

“Creo que es momento de hacerlo, de lo contario estoy seguro que el pueblo de Colombia pedirá la renuncia de los magistrados porque están violando la Constitución cuando la razón de ser de esta Corte es preservarla. Ellos la están violando y eso no es posible”, continuó.

Magaña resaltó asimismo que en “Unidos por la Vida haremos todo nuestro esfuerzo para salvar las dos vidas: la de las mamás y papas de los niños por nacer; y la de los mismos niños por nacer”.

“Le pedimos a Profamilia que no sigan ejecutando  más abortos. Desde Unidos por la Vida decimos: ¡Déjalo latir!”, concluyó.

.* Publicado originalmente en ACI Prensa por Walter Sánchez Silva.

Comentarios

Comentarios