Albert Rivera (C's), Iñigo Urkullu (PNV), Mariano Rajoy (PP), Pedro Sánchez (PSOE) y Pablo Iglesias (Podemos).

Aunque no toda la culpa de la crisis económica es de los partidos políticos (existen otros muchos factores en una economía globalizada e interdependiente), sí se puede decir que en España habría menos paro y más dinero para pagar las pensiones de los jubilados si PP, PSOE, Ciudadanos y los demás no hubieran sido tan generosamente regados por dinero del contribuyente.

Según un estudio de la iniciativa ciudadana Sesión de Control, ‘Financiación de los Partidos Políticos españoles 2007-2013’, los partidos se han beneficiado de casi 2.000 millones de euros públicos en el periodo más acuciante de la crisis. 

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Con que se les hubiera ayudado con sólo 10% menos de esa cantidad, no hubiera sido necesario subir el IVA general del 16% al 18% y el tipo reducido del 7% al 8%. Y sin esa carga fiscal muchas pequeñas y medianas empresas hubieran evitado la quiebra y no hubieran dejado en el paro a muchos españoles. 

Los autores del informe se preguntan  ¿eran necesarios casi 2.000 millones de euros públicos para financiar a los partidos políticos?, cuando la crisis acuciaba a los españoles y sin embargo, lejos de disminuirse las subvenciones que recibían, los partidos las aumentaron.

¿Alguien se puede imaginar qué se hubiera podido hacer con que sólo un 10% de ese dinero (200 millones de euros) se hubiera destinado verdaderamente a los ciudadanos, que en este periodo fueron los más necesitados?

Con 200 millones de euros se podrían haber pagado la pensión de más de 220.000 jubilados.

Y añaden: Con 200 millones de euros de ahorro, más de 25.000 ninos podrían haber estudiado gratis en los colegios. Asimismo, con 200 millones de euros se podrían haber pagado la pensión de más de 220.000 jubilados.

El problema es que los partidos políticos acaparan subvenciones y llegan a elevados niveles de endeudamiento, como detalla el informe de Sesión de Control.  Así, el 80% de los ingresos de los partidos provienen de las subvenciones.

Y respecto al endeudamiento, aunque en los últimos años la deuda se ha reducido sustancialmente, sigue situada en los 205 millones de euros, cerca del 70% de los ingresos totales del conjunto de las formaciones políticas.

“Esto hace que prácticamente sea inviable el pago y que nuestros partidos sigan manteniendo un nivel de dependencia de sus financiadores, bancos, que no resulta nada positivo para la calidad de nuestra democracia”, señala Javier Santamaría, portavoz de la plataforma ‘Sesión de Control’.

Mayor transparencia en las donaciones

“Es un sistema público donde se tolera la participación privada, quizás como consecuencia de las malas experiencias pasadas”, apunta Santamaría que aboga por una mayor transparencia de las donaciones privadas para evitar las sospechas de ‘financiación condicionada’.

“La clave como casi siempre está en la transparencia. Para mí no es un problema que un lobby financie a un partido mientras todo el mundo lo sepa y los procesos de contratación sean públicos y transparentes”, señala el portavoz de Sesión de Control.

Otra de las conclusiones del informe que es que sólo el 12% de los ingresos provienen de cuotas de socios. Cerca del 90% de los militantes son morosos si comparamos los datos de afiliación facilitados por los partidos con los datos de deducción fiscal en el IRPF facilitada por Hacienda.

Los partidos deberían pelear por contar con afiliados más comprometidos y con su dinero

“Los partidos deberían de pelear más por contar con afiliados comprometidos, también con su dinero”, señala el portavoz de Sesión de Control.

Además, el informe critica el “posible agujero” de control en las fundaciones ligadas a los partidos políticos. Algunas niegan esa vinculación; otras reciben donativos, pero no en la cuenta preceptiva, tal y como señala la ley, según denuncia el Tribunal de Cuentas.

 

Comentarios

Comentarios