Ciudadanos españoles portan mascarillas por la calle. /EFE
Ciudadanos españoles portan mascarillas por la calle. /EFE

Como quien lanza la piedra y esconde la mano, así ha agorado este martes la vicepresidente primera del Gobierno, Carmen Calvo, que el arresto domiciliario posiblemente, de ser, será el 9 de noviembre, ¡en menos de una semana!

Pero “no adelantemos fases”, ha aseverado Calvo en una entrevista en Canal Sur Radio, recogida por Europa Press. «Vamos a intentar que eso no llegue. Vamos a ser, como siempre, contundentes y prudentes al mismo tiempo», ha añadido. Nos quedamos ojipláticos con tanto alarde de prudencia por parte de este gobierno, es sin duda un buen momento para recordar el refrán ‘Dime de lo que presumes y te diré de lo qué careces’. 

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

“Como Gobierno pensamos que estamos todavía verificando cómo funcionan las medidas que hemos tomado. Demos un poco de tiempo para ver qué pasa los próximos días”, asevera.

¡Vamos!, que ya nos podemos dar por arrestados en domicilio, eso sí, con tranquilidad, será en la siguiente fase que nos tienen preparada, contemplada u orquestada. Que esto, ya sabemos, es cuestión de fases o desfase o emboscada.

En esta crónica de un nuevo confinamiento domiciliario generalizado para toda España, las fechas de noviembre ya sonaban desde primeros de mayo. Así se publicó en el diario El País, en el artículo “El Ejército llama a prepararse para las dos siguientes oleadas del coronavirus”, publicado el 9 de mayo de 2020; en el que se cita un documento, titulado Informe cualitativo [de] predicción [de la] epidemia [a] largo plazo. “El estudio incluye una gráfica que sitúa el actual brote entre el 21 de febrero y el 21 de mayo; un segundo entre el próximo 21 de noviembre y el 21 de febrero de 2021 (con la mitad de casos que el actual) y un tercero del 21 de noviembre del año que viene al 21 de febrero de 2022”. Aún así, “las medidas de confinamiento” advierte el estudio mencionado, “ayudan a quitar fuerza a la epidemia, pero no van a terminar con ella”.

Para ser un virus tan desconocido como nos han dicho hasta la saciedad, están acertando mucho en la programación de las fechas que manejaban, la verdad.

Pero una cosa está clara y comprobada, los confinamientos de los sanos y de los trabajadores no funcionan. Nos están perjudicando en comparación con los datos de contagiados y víctimas mortales de otros países, y no digamos ya en comparación con los datos económicos. España ha sido el país con más confinamiento de Europa y el peor en gestionar la crisis. Entonces, ¿por qué los políticos insisten en confinar? Si el confinamiento no es beneficioso para la sociedad ni para la salud, ¿a quién beneficia?

¿Por qué no prueban algo distinto? Quizá, ¿confinarse ellos así mismos? Eso no ha sido probado todavía, la verdad, y con toda probabilidad a España le iría mucho mejor, tanto sanitaria como económicamente. Una primera fase de confinamiento para políticos, que inaugure el camino hacia la liberación del pesado yugo del social comunismo en España. Pero no, ellos no se confinan así mismos. No les gusta.

‘Haz lo que digo y no lo que hago’

El presidente socialista y doctor ‘Cum plagio’ Pedro Sánchez no quiso confinarse aún habiendo dado positivo en prueba diagnóstica su mujer Begoña Gómez. La noticia del positivo de su mujer se publicó el 15 de marzo de 2020, habida cuenta de la muy feminista manifestación que el Gobierno no solo permitió sino que alentó y promocionó para el 8 de marzo. Pese al anunciado positivo de su mujer, Sánchez nunca se confinó, y al día siguiente, el 16 de marzo, ya estaba en acción presidiendo una reunión presencial con el Gabinete del Seguimiento del Estado de Alarma. La noticia la encontramos en la prensa de aquel día y también en la página web de La Moncloa.

Y lo mismo pasó con el vicepresidente comunista Pablo Iglesias y su camarada y madre de sus hijos, la ministra de Igualdad, Irene Montero, quien dió positivo el 11 de marzo (también estuvo en la cabecera de esa manifestación feminista) y luego después también tuvo varias veces un resultado positivo en diferentes pruebas. “Pablo Iglesias acudió por sorpresa al Consejo de Ministros del 14 de marzo, rompiendo su cuarentena, para dar batalla a Nadia Calviño”, vicepresidenta económica. La noticia la publicaba Economía Digital que titulaba “La división entre Sánchez e Iglesias retrasa la respuesta al Covid-19”. Otros muchos medios también recogieron la noticia.

El 11 de marzo Montero dio positivo en los primeros test a los que sometieron al Ejecutivo. Posteriormente, volvió a confirmar que seguía infectada el 16 de abril y no fue hasta el 21 de abril que con un mensaje en Twitter anunciaba que lo había superado: “Recuperada del Covid-19 y contenta de finalizar el aislamiento”.  

Pedro Sánchez preside la reunión de emergencia del Consejo de Ministros para declarar el estado de alarma por el coronavirus, el 14 de marzo de 2020. A su izquierda, Pablo Iglesias, pese a tener que estar en cuarentena domiciliaria. EFE/JMCJ/Moncloa. 

Otro que también es llamado ‘doctor’ aunque no lo es, pero sí que es portavoz del Gobierno y cara visible de la crisis del Covid-19, Fernando Simón, muy dado a las bromas, es también muy propenso a aconsejar a los demás con moralina lo que él no cumple. Así con más cara que espalda se fue a surfear a Portugal este verano cuando pedía lo contrario para el común de los ciudadanos. Pero, ¡¿cómo va a dimitir por esta nimiedad?!

La ministra de Educación Isabel Celaá, también fue cazada in fraganti, escapando del confinamiento de 15 días que el Gobierno español decretó el pasado 9 de octubre para la Comunidad de Madrid, en Consejo extraordinario de Ministros.

Sin Parlamento no hay democracia. Se rinde cuenta a otros

Ni el confinamiento, ni el Estado de Alarma, ni sus prescripciones parece que son para ellos. Son inmunes a sus propios decretos liberticidas. Así es la casta política privilegiada que gobierna España, al servicio de otra élite con la que se reúnen sin rendir cuentas al pueblo español. 

Y para dar menos explicaciones todavía se decretó la semana pasada el nuevo Estado de Alarma sin control parlamentario, que aprobó el Congreso de los Diputados. 

El anterior Estado de Alarma fue llevado al Tribunal Constitucional por Vox al considerar que la suspensión de libertades de entonces se encuadraban más en el estado de expeción o de sitio, pero el Constitucional, parece que está obrando igual que con la ley del aborto que tiene en un cajón desde hace 10 años: ni está ni se le espera.

Ahora nos han colocado un estado de alarma a 6 meses vista. Mucho habría que reflexionar también sobre cómo se están sucediendo las peticiones más restrictivas en distintas comunidades autónomas, mientras la población sufre confinamientos selectivos por barrios, y según pruebas PCR carentes de fiabilidad, incluso para el ministerio de Sanidad, pese a lo cual muchos son los que aguantan estar en casa confinados pese a estar sanos y haber dado negativo; pero si han estado con alguien que ha dado positivo, aunque éste tampoco tenga síntomas, todos están parando su actividad. Y mientras tanto, muchas leyes ideológicas continúan su avance. Éstas no paran.

El Gobierno aprobó el 25 de octubre de 2020 declarar el estado de alarma en todo el territorio nacional para contener la propagación de infecciones causadas por el SARSCoV-2. A los efectos del estado de alarma, la autoridad competente es el Gobierno de la Nación. En cada comunidad o ciudad autónoma, la autoridad competente delegada es quien ostente su presidencia.

El estado de alarma finalizará a las 00:00 horas del día 9 de noviembre de 2020, sin perjuicio de las prórrogas que puedan establecerse.

El Congreso autorizó el 29 de octubre de 2020 la prórroga del estado de alarma por un periodo de 6 meses hasta las 00:00 horas del 9 de mayo de 2021”, así lo podemos leer en la nota de La Moncloa sobre el Estado de Alarma.

Y ahora además, la amenaza del nuevo confinamiento que ha anunciado Calvo. ¿Casualidad? ¿O más que anunciado, es un confinamiento orquestado? Remito aquí a una gran y reciente obra, imprescindible para conocer más en profundidad todo lo que nos está pasando: ‘Pandemonium II-La Cura’, que acaba de ver la luz este octubre, y que se puede leer gratuitamente. Es la continuación de varios autores e investigadores que ya se unieron en el mes de marzo en ‘Pandemonium ¿de la pandemia al control total? -y que también se puede leer completa aquí-.

Querrán confinarnos de nuevo, pero no nos callarán, ni nos distanciarán ya más. La reflexión y la unión nos dará fuerza: ¡este desgobierno lo tendremos que parar unidos!

Comentarios

Comentarios