El diario ' El País' compara la corrupción del PSOE con los ERE con la del PP de la trama Gürtel.
El diario ' El País' compara la corrupción del PSOE con los ERE con la del PP de la trama Gürtel.

Yo ya no sé, de verdad, que os pasa a los fachitas, que se os da la mano y os cogéis el brazo. Andáis venga a comparar eso de los ERE con lo de Gürtel, y para nada, a ver si leéis, que bien que os lo aconsejan siempre en redes sociales y vosotros, erre que erre. O ERE que ERE, que para el caso es lo mismo.

Aquí los socialistas distraen 860 millones de euros -que no es nada, chiqui– y un juez condena a dos presidentes de la Junta del PSOE, seis consejeros del PSOE, tres viceconsejeros del PSOE, cinco directores generales del PSOE y tres secretarios generales del PSOE y os volvéis todos locos y os creéis que esto tiene algo que ver con el PSOE y -¡Dios nos libre!- lo comparáis con los sinvergüenzas de la Gürtel y ese partido que es una organización criminal, y todo sin leeros la letra pequeña.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Para empezar a hablar, no se enriquecieron. Lo dice El País, caramba, que algo sabe de esto y que ha dado la noticia con una foto del juicio de la Gürtel, con mucho tino. No se enriqueció nadie, no hay nada en esos paraísos fiscales donde atesoran sus botines los políticos de la derechona. Todo lo más, algo en putas y en cocaína, que después de los desvelos que dedicaron a mantener la paz social y a evitar que cerraran cientos de empresas, dejando en la calle a casi todos los andaluces que aún tienen un empleo no directamente controlado por la Junta, es como que qué menos.

Que no lo digo yo, eh, que yo no soy nadie. Que lo dice gente muy seria y muy bien informada, así que nada de ir por ahí llamando “robo” y cosas igual de feas a lo que nuestro diario de referencia llama, muy puesto en razón, “sistema heterodoxo de aceleración de pagos”.

Lo resume muy bien José Carlos Díaz, que es economista y hasta ha escrito libros. Que negase la última crisis cuando ya estábamos en ella no desdice de su prestigio, que ya se sabe que la economía no es una ciencia exacta. Pero voy a su comentario, en Twitter: “Hay empresas andaluzas de nombres muy conocidos que gracias a los EREs evitaron cerrar y mantener el empleo en la crisis. PP, C’s y Vox dicen que todo ha sido una estafa deberían exigirles devolver el dinero. Les obligarán a cerrar y a destruir empleo ahora”. Y ahora, ¿qué me dicen, eh?

Viviré para ver el día en que exoneren a esa escuadra de héroes que han arriesgado la libertad personal para traer la paz social a Andalucía, esa comunidad que en 35 años de gobierno del PSOE no ha bajado del 20% de paro, con ciudades con hasta un 40% de parados. Y, sí, bueno, es verdad que el dinero malversado era el del paro, pero no puede caber duda en ninguna mente honorable que quienes recibieron lo que sobró de las putas y las cocaína se lo merecían bastante más. Una medalla, como poco, si no el nombre de alguna calle.

Pero ya estoy viendo que alguno me dirá: “Pero, Candela, que les han condenado. A todos. A la cárcel que van varios. Y son jueces, jueces de verdad”. A ver, vamos por partes.

Lo primero, como dice El País en su magistral editorial, es que “mientras no haya sentencia firme incumbe a todos cumplimentar la presunción de inocencia de los condenados en primera instancia”. Todo el mundo es inocente mientras no se demuestre lo contrario (menos los denunciados por malos tratos ‘de género’, pero no nos distraigamos), ¿no? E, incluso, si se ha demostrado en primera instancia, pues se espera uno a la segunda, a la tercera y al Santo Advenimiento, si hace falta.

Y no me vale que me digan que eso lo dice El País después de haber dedicado un centenar largo de portadas a un tipo, Pepe Camps, por un asunto de unos trajes del que fue absuelto. Un tropiezo lo tiene cualquiera. O 169.

Y luego está lo otro, que a ver si no han ido los jueces contra los socialistas, que cuando uno se pone a defender a los trabajadores en este país le cae la del pulpo, que nos conocemos. Lo dice, también en Twitter, Antonio Miguel Carmona, ese tipo tan gracioso que se vestía de cosas en campaña electoral y que luego nos dio a Carmena con sus votos. Escribe: “Llaman la atención, en este error judicial mayúsculo, la derecha carroñera y el silencio y tibieza de algunos socialistas, solo algunos. El ejército que deja tirado a sus heridos, tiende a la desbandada”. Prietas las filas y a no moverse, que luego no se sale el rajao en las fotos.

Uno sabe que es peccata minuta cuando El País relega la noticia, como hace el gran Ferreras en La Sexta. ¿Iba Ferreras, ese espejo de periodistas imparciales, cuya mujer tiene hasta un ‘fact-checker’ de esos contra las ‘fake news’, a dar de lado el asunto si la cosa tuviera alguna importancia? No. Dedica el grueso del programa a cosas importantes, es decir, a la publicidad del libro de Bono, al que llama «presidente» y del que nadie es tan gañán como para preguntarle por el origen de su extraordinaria fortuna. El editor es el mismo que el dueño de La Sexta. Pues eso.

O Ana Pardo de Vera, otra adalid de los descamisados y directora del diario Público, que brama online: “Y no, no es lo mismo robar para uno que autorizar (en su caso) el clientelismo. Como no es lo mismo inventarse un máster que robar para uno que hacerlo por clientelismo. No es igual la #Gürtel”.

https://twitter.com/pardodevera/status/1197092245264056320

Porque, para que luego hablen de que los socialistas son las cigarras y las derechas son las hormigas y que si no tienen visión a largo plazo y que si esto y que si lo otro. Pues, para que vean: afanar y guardárselo en las Caimán es algo que se acaba a poco que uno haga malas jugadas o se pase de las rayas. Pero crear redes clientelares es invertir en el futuro, es, en lugar de coger el pez y comérselo, echar una red que te puede durar periodo electoral tras periodo electoral.

Así que, fachitas míos, a ver si nos informamos.

Comentarios

Comentarios