El logo del PSOE: el puño y la rosa
El logo del PSOE: el puño y la rosa / Actuall

El Partido Socialista Obrero Español que da saltos de alegría por el reciente pacto contra la violencia de género al que se han adherido todas las fuerzas políticas del Congreso, tiene en su historia episodios en los que no solo no defendió a la mujer sino que la discriminó.

El caso más evidente fue su oposición al voto femenino durante la II República. En 1931 durante el debate sobre la concesión a las mujeres del derecho a votar en las elecciones de ese mismo año, el diputado Hilario Ayuso del Partido Republicano Federal -grupo que más tarde formaría parte del Frente Popular junto al PSOE-, propuso una enmienda por la que los varones pudieran votar desde los 23 años y las mujeres desde los 45.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

La izquierda consideraba que el voto de las mujeres era más conservador, por lo que no convenía que ellas ejercieran el derecho a voto en tanto que se decantaría por partidos de la derecha.

En ese sentido el diputado de la Federación Republicana Gallega, Roberto Novoa, llegó a decir que “la mujer es histerismo y se deja llevar por la emoción y no por la reflexión crítica” mientras que Ayuso señaló que “el histerismo impide votar a la mujer hasta la época menopáusica”.

Mujeres votando por primera vez en España en las elecciones de 1933 durante la II República.

El radicalismo de la izquierda también se manifestaba en la propuesta del diputado del Partido Republicano Democrático Federal, Eduardo Barriobero, que pedía excluir de dicho derecho a las 33.000 monjas que existían en España.

Dos socialistas como Margarita Nelken (del PSOE) y Victoria Kent (del Partido Radical Socialista) se opusieron al sufragio femenino. “Es necesario que las mujeres que sentimos el fervor democrático, liberal y republicano pidamos que se aplace el voto de la mujer”, aseguró Kent en el Congreso el 1 de octubre de 1931.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Sueño con aportar mi granito de arena para cambiar el mundo. Tal vez el periodismo no sea el mejor camino para ello pero es lo que mejor se me da.