Marcos Ana
El comunista Marcos Ana nunca tuvo reparos en reivindicar la figura de históricos asesinos como Che Guevara

Qué diferente ha sido la reacción de la extrema izquierda política y mediática ante la muerte del poeta comunista Marcos Ana apenas 24 horas después del fallecimiento de Rita Barberá. Pablo Iglesias y Alberto Garzón se negaron a guardar un minuto de silencio con el resto de las fuerzas políticas en el Congreso de los diputados.

La extrema izquierda no consideró a la ex alcaldesa de Valencia digna no ya de un homenaje, sino de el respeto de un sencillo minuto de silencio. Un día después de la repentina muerte de Barberá se produjo la del comunista Fernando Macarro Castillo, más conocido como Marcos Ana, que falleció en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

Pero, ¿quién fue el poeta comunista al que homenajean desde Pablo Iglesias o Alberto Garzón hasta periodistas como el director de Eldiario.es Ignacio Escolar? Ana, algo de lo que no informan los grandes medios, cometió tres asesinatos en julio y septiembre de 1936.

La tarde del 23 de julio 1936 asesinó a sangre fría de un disparo en la nuca al joven sacerdote Marcial Plaza Delgado. Este asesinato fue cometido en presencia de la madre y otros familiares del sacerdote. Además, mientras la víctima era atendida por su madre y uno de sus primos, Marcos Ana asesinaba también de un tiro en la nuca a José Plaza Torres, padre del sacerdote a quien había asesinado minutos antes.

Dos días antes este aclamado poeta por la extrema izquierda había asesinado a Augusto Rosado Fernández, a quien había sacado de su domicilio con el pretexto de que debía prestar una declaración sin importancia.

Tras la Guerra Civil Marcos Ana ingresó en la cárcel y se convirtió en el preso que más tiempo pasó en prisión de forma ininterrumpida (hasta 1962) durante el franquismo. Hoy los comunistas despiden orgullosos a su héroe, pero pocos conocen el verdadero rostro asesino de Fernando Macarro Castillo.

Comentarios

Comentarios