Mujeres tapadas en Turquía / EFE.
Mujeres tapadas en Turquía / EFE.

Valorar a la mujer como una posesión del marido ha sido la tónica general en las sociedades islámicas de antaño y de hoy. En el caso turco, no resultó ser así en el último siglo.

Ya en 1935 las mujeres pudieron votar por primera vez, diez años antes que en Europa. El laicismo de Atatürk y su occidentalización modernizaron a un país estancado en su gloria del siglo XIX cuya base social poco o nada se había desarrollado hacia mayores cuotas de igualdad.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Pero desde la llegada al poder de Erdogan, Turquía ha dado un giro hacia la islamización que fomenta el mal trato a la mujer pero le ha salido una contrincante que es capaz de hacer temblar los cimientos de la ‘nueva Turquía’ que quiere construir: Meral Aksener.

Aksener, doctora en Historia, es una vieja conocida en la política del país. Ministra de Interior en el Ejecutivo de coalición del islamista Necmettin Erbakan en 1996 con el Partido del Camino Verdadero, ha presentado sus nuevas credenciales.

El nuevo partido que ella encabeza se llama Iyi Parti. De carácter nacional-islamista a imagen y semejanza del de Erdogan, ya suena como próxima rival para la presidencia en las próximas elecciones generales de 2019.

Viene a ocupar el espacio de la derecha cuyos votantes se vieron atraídos por las propuestas del AKP del actual presidente.

La duda es saber si bastará con que sea mujer o si realmente va a empezar a cambiar las cosas en un país donde los derechos femeninos han retrocedido

La duda es si bastará con que sea mujer o si realmente va a empezar a cambiar las cosas en un país donde los derechos femeninos han retrocedido, como pasó -salvando las distancias- con el Afganistán de los taliban o el Irán de los ayatolás.

La evolución del trato de la mujer en Turquía ha sido en dientes de sierra.

Así, el 6 de febrero de 1935, las mujeres turcas votaron por primera vez en unas elecciones nacionales, y 18 de ellas fueron elegidas miembros del Parlamento; estamos hablando de una década o más antes de que algo así sucediera en países occidentales como Francia, Italia o Bélgica.

Ocho décadas después, las turcas parecen pasajeras involuntarias de la máquina del tiempo de H. G. Wells y haber retrocedido a los tiempos de sus abuelas otomanas, como explica el especialista Burak Bekdil en un análisis publicado por el Gatestone Institute.

Meral Aksener, la rival que le ha salido a Erdogan
Meral Aksener, la rival que le ha salido a Erdogan

El hombre fuerte de Turquía, presidente Recep Tayyip Erdogan, proclamó una vez con orgullo que “las mujeres deberían saber cuál es su sitio” y que “la igualdad entre los sexos va contra la naturaleza humana”.

En parte tiene razón, porque la base antropológica de hombre y mujer es la diferenciación sexual, y también psicológica y afectiva. Pero se equivoca si se refiere a los derechos. Ahí no debe existir ninguna diferencia entre varón y mujer. Lamentablemente no es así en Turquía.

No fue una sorpresa para nadie cuando el ministro de Familia y Políticas Sociales descubrió en 2016 que nada menos que el 86% de las turcas habían sufrido violencia física o psicológica a manos de sus parejas o de sus familiares.

Según descubrió el ministro, la violencia física es la forma más común de maltrato: el 70% de las turcas denunciaron haber sido agredidas físicamente.

En el pasado mes de julio 28 mujeres fueron asesinadas

Más recientemente, Kadin Cinayetlerini Durduracagiz Platformu, una organización que defiende los derechos de la mujer, denunció que sólo en el pasado mes de julio 28 mujeres habían sido asesinadas por hombres.

Ese mismo mes, otras ocho mujeres –más afortunadas– fueron agredidas por “llevar pantalones cortos o atuendos ‘indecentes’ o por fumar en público”. El informe terminaba diciendo: “El Estado sigue guardando silencio”.

El proplema es que la antaño avanzada sociedad otomana está asumiendo cada vez más los rasgos sociales y políticos del islamismo: el autoritarismo, el mayoritarismo y la intolerancia oficialmente tolerada a todo lo que los islamistas consideren no islámico.

Las mujeres suelen ser el grupo en la diana, y ni siquiera vistiendo conforme al código islámico pueden librarse siempre de la intimidación. Hayrettin Karaman, estudioso islámico y la niña de los ojos de los islamistas pro Erdogan, afirmó hace poco que fumar cigarrillos lanza un mensaje sobre la moral de la mujer. En su columna del 3 de agosto escribió:

Cuando veo una mujer que lleva velo pero fuma en público, me da la impresión de que está diciendo: “No importa el hecho de que me cubra la cabeza. No te rindas, tengo mucho más que compartir contigo”.

Recyp Erdogan durante un mitin / EFE.
Recyp Erdogan durante un mitin / EFE.

Naturalmente, muchos turcos se tomaron las palabras del clérigo como un mensaje de disponibilidad sexual de esa mujer. Este tipo de razonamiento es común entre las sociedades musulmanas conservadoras.

Las cosas no solían ser así en la Turquía laica. Es simplemente el resultado de la islamización social inducida de arriba abajo por el Gobierno. Y tiene dos elementos inquietantes: la voluntariosa implicación de quienes lo apoyan y la desigualdad ante la ley.

El violador de una chica de 14 años se convirtió en su prometido, después de llegar a un arreglo económico con la familia

En 2014, K. C., de 14 años, fue violada y apaleada por dos hombres. Presentó una denuncia en comisaría y los dos sospechosos fueron detenidos. Todo normal hasta aquí.

Uno de los sospechosos llegó a un acuerdo con la familia de K. C.: pagaría una cantidad de alrededor de 5.700 dólares a la familia y accedería a casarse con K. C. La familia arregló una falsa ceremonia de boda, sacó fotos y las presentó al tribunal para salvar al hombre. Presionada por su familia, K. C. cambió su testimonio y dijo que no la habían violado. El violador se convirtió de repente en su prometido.

Los dos sospechosos fueron puestos en libertad, se organizó una ceremonia religiosa islámica y los violadores salieron absueltos. No es ciertamente un final feliz. El marido de K. C. empezó a pegarla de forma habitual y la chica fue otra vez a la Policía y contó la verdadera historia. Su marido era su violador y había sido obligada a casarse con él.

Sin embargo, no todas las mujeres que buscan protección en las autoridades tienen tanta suerte.

Mujeres manifestándose por sus derechos.
Mujeres manifestándose por sus derechos.

El 10 de agosto dos jóvenes, Derya Kilic, de 19 años, y Seray Gurer, de 22, fueron acosadas sexualmente por dos hombres no identificados. Según sus testimonios, después pidieron ayuda a dos policías.

En un vídeo grabado por una cámara de seguridad se ve que uno de los policías empieza a pegar a una de las mujeres en plena calle. En su testimonio posterior, al presentar una denuncia contra la Policía, Kilic dijo que el agente que la golpeó trató de “justificar” el acoso sexual diciendo que iban vestidas “de forma inadecuada”. La chica declaró:

“Les pedimos ayuda porque no pudimos ver las matrículas de las motos que nos acosaron. Pero uno de los policías dijo que los acosadores tenían razón porque íbamos ‘vestidas de forma inapropiada’”.

La señora Aksener, rival de Erdogan, es más liberal que el ‘sultán’ pero también es islamista

Esto es lo que la sigilosa islamización nos ha traído. No nos esperan tiempos mejores. Y no parece la señora Aksener, la rival de Erdogan vaya a cambiar radicalmente las cosas. Es mujer y es más liberal que el ‘sultán’ pero también es islamista. Se llevará bien con Occidente, eso sí.

Pero no parece que, de momento, la liberación femenina haya llegado a Turquía.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Sueño con aportar mi granito de arena para cambiar el mundo. Tal vez el periodismo no sea el mejor camino para ello pero es lo que mejor se me da.