Francisco José Alcaraz con la foto de su hermano Ángel, asesinado en el atentado de Zaragoza del 11 de diciembre de 1987/elentir.

El derecho a la verdad se invoca a menudo en el contexto de las violaciones manifiestas de los derechos humanos y las infracciones graves del derecho humanitario. Las víctimas y los parientes de víctimas de ejecuciones sumarias, desapariciones forzadas, desapariciones, secuestro de menores o torturas exigen saber qué sucedió.

El derecho a la verdad entraña tener un conocimiento pleno y completo de los actos que se produjeron, las personas que participaron en ellos y las circunstancias específicas, en particular de las violaciones perpetradas y su motivación, según se denuncia en este día internacional desde las Naciones Unidas. El 21 de diciembre de 2010, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 24 de marzo como Día Internacional del Derecho a la Verdad en relación con Violaciones Graves de los Derechos Humanos y de la Dignidad de las Víctimas.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Se eligió esa fecha en memoria de monseñor Óscar Romero, asesinado el 24 de marzo de 1980 en el altar de la capilla del hospital Divina Providencia de San Salvador, mientras celebraba misa. Monseñor Romero había denunciado violaciones de los derechos humanos en El Salvador.

Un día para las víctimas inocentes de las violaciones graves de los derechos humanos y de su dignidad y reclamar para ellas el derecho a la verdad, además, de memoria y justicia. Actuall hace un repaso por algunos de los casos que se conmemoran en esta jornada.

379 asesinatos de ETA sin resolver

¿Quién lo hizo?, ¿dónde está? Preguntas que atormentan día tras día, década, tras década a las familias de las víctimas de ETA.

A los 379 asesinatos sin culpables se suman casos cerrados, juzgados, sin condena para todos los asesinos. 650 crímenes de ETA se han cerrado con sentencias que determinaron autores materiales, con condenas sólo para colaboradores o con resoluciones de sobreseimiento que no determinan autorías.

Un guardia civil socorre a una niña herida tras el atentado de ETA en Barcelona.
Un guardia civil socorre a una niña herida tras el atentado de ETA en Barcelona.

Las asociaciones de víctimas no cejan en su petición al Gobierno para que se resuelvan los crímenes de la banda terrorista y el pasado mes de octubre llevaron su reclamación contra la impunidad de los 379 asesinatos de ETA a la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, cuyos eurodiputados acordaron pedir explicaciones a las autoridades políticas y judiciales de España.

Todas las pruebas directas del 11-M fueron hechas desaparecer lo más rápido posible, en menos de 48 horas tras la masacre

Pero estas víctimas del terrorismo nacionalista vasco no solo tienen que sufrir por no saber quienes mataron a sus seres queridos en unos crímenes que permanecen impunes, sino que también por las negociaciones con ETA, las treguas-trampa, la suelta de terroristas como Bolinaga y, además, los desprecios que llegan desde el propio Gobierno.

11-M, el mayor atentado en Europa: 193 muertos y 2.000 heridos

Catorce años después sigue habiendo muchas incógnitas. Pero lo que sí se sabe del 11-M es que todas las pruebas directas del caso fueron hechas desaparecer lo más rápido posible, en menos de 48 horas tras la masacre. Nadie ha sido declarado culpable por ello.

Se dió la orden de desguazar los vagones atacados, los escenarios del crimen, mientras desaparecían las muestras recogidas en los trenes y los informes que las acompañaban, y se iniciaba una operación de sustitución de pruebas, como una mochila bomba con metralla sin explotar que apareció en una comisaría, pese a que en ninguno de los cuerpos de las casi 200 víctimas mortales hubiese rastro alguno de metralla.

Imagen de cómo el tren después de los atnetados del 11M / EFE

La versión oficial del 11-M no resiste el más mínimo análisis racional, como siempre ha denunciado el periodista y escritor Luis del Pino. El sumario del 11-M es un conglomerado de mentiras y contradicciones que no encajan, lo cual al menos ha facilitado la tarea de demostrar la falsedad de la versión oficial. Las preguntas son las mismas: Quién contrató a esos mercenarios? ¿Quién decidió y organizó el atentado? ¿Cloacas nacionales o extranjeras? ¿Para qué se hizo el 11-M? ¿Para qué se dio aquel golpe de Estado?

Secuestro de cientos de niñas por los islamistas de Boko Haram

Los terroristas yihadistas de Nigeria incursionaron en una escuela de niñas en la localidad de Chibok donde secuestraron a 276 niñas cristianas el 14 de abril de 2014. Víctimas que han sufrido secuestro y violaciones por ser católicas. Algunas consiguieron escapar por sus propios medios y otras fueron liberadas, pero 112 estudiantes de Chibok permanecen todavía en cautiverio.

“¿Cómo es posible que 110 niños fueran trasladados en un convoy de vehículos durante más de 24 horas y cientos de kilómetros sin que los secuestradores se encontraran con un control policial?”

#BringBackOurGirls (Devolvednos a nuestras niñas) fue el clamor internacional al que se unieron celebridades y ciudadanos de todo el mundo. Pero el caso sigue sin resolverse y muchas estudiantes siguen padeciendo su secuestro y violaciones de sus derechos humanos.

El grupo de estudiantes del colegio secundario de Chibok que fueron secuestradas por Boko Haram en 2014.
El grupo de estudiantes del colegio secundario de Chibok que fueron secuestradas por Boko Haram.

El pasado 19 de febrero, otro grupo de 110 niñas fueron secuestradas por Boko Haram, esta vez en la localidad nigeriana de Dapchi. Las noticias para ellas son más esperanzadoras ya que este miércoles 76 niñas han sido liberadas y devueltas a Dapchi en 9 vehículos, de manera similar a cómo se las llevaron secuestradas. Parece ser que cinco de ellas están muertas. La liberación ha tenido lugar después de que el movimiento Bring Back Our Girls hubiese amenazado con demandar al Gobierno nigeriano por “negligencia criminal” en este secuestro.

“Vamos a pedir sanciones, porque si no se castiga la impunidad, va a haber criminalidad”, explicó el abogado de Bring Back Our Girls en declaraciones recogidas por el Daily Trust. “¿Cómo es posible que 110 niños fueran trasladados en un convoy de vehículos durante más de 24 horas y cientos de kilómetros sin que los secuestradores se encontraran con un control policial?”, denuncian.

Boko Haram está imponiendo el terror islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiano en el sur.

Más víctimas de exterminios y asesinatos de cristianos

El asesinato del cardenal Posadas: acribillado el 24 de mayo de 1993 en el Aeropuerto de Guadalajara (México) cuando iba a encontrarse con el entonces nuncio en el país, Girolamo Prigione, llevando una maleta con documentos dirigidos al Papa Juan Pablo II. Posadas fue el principal articulador del restablecimiento de la libertad religiosa en el país y de la memoria de los mártires mexicanos asesinados durante la guerra cristera.

Cientos de miles armenios fueron asesinados por los turcos

El Gobierno turco sigue negando el genocidio armenio. Un millón y medio de armenios cristianos fueron asesinados por los turcos a partir de 1915. Pudieron ser muchos más, pero afortunadamente muchos consiguieron huir a países como Líbano y Siria, en lo que se ha dado a conocer como el primer genocidio del siglo XX.

En pleno siglo XXI, los cristianos siguen siendo asesinados, torturados, encarcelados por no renegar de su fe. ‘¿Perseguidos y Olvidados?’, un informe de Ayuda a la Iglesia Necesitada que denuncia que entre 2015 y 2017 la persecución a los cristianos alcanza niveles históricos. Y muchos de esos crímenes quedan impunes y ocultos. 

Comentarios

Comentarios

Compartir
Licenciada en Ciencias de la Información, Rama de Publicidad y Relaciones Públicas, en la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Periodismo de Radio, también en la UCM. He trabajado en prensa digital, en Radio Nacional de España y en productoras de televisión. Madre de familia numerosa. Tomando conciencia de la inmensa batalla en la que estamos inmersos entre la cultura de la vida y la cultura de la muerte.