Buenos días, actualler: 

El reportaje que me presenta hoy el director de Actuall, Nicolás de Cárdenas, para que nos desayunemos juntos, como cada sábado -menos en agosto, que me iré de vacaciones con mis hijos- me trae a la cabeza aquellos desayunos de cuando era niña, con un Cola-Cao -en mi caso frío porque no me gusta la leche caliente-, además de una anécdota de esas antológicas en las que una madre desesperada acaba reaccionando con un hijo como no desea y luego se arrepiente.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

No era la hora del desayuno aún; más bien, aún faltaban varias horas para éste; noche cerrada, silencio sepulcral en el hogar familiar… ¡Un niño llora!

– Mamá, quiero un Cola-Cao, dice Álvaro a su madre.
– Hijo, son las tres de la mañana, responde amorosamente la madre.
– Ya, pero yo quiero un Cola-Cao para poder dormir.

La madre va somnolienta a la cocina y prepara con cariño -bueno, supongo que no tanto- el chocolate con leche de su hijo.

– Mamá, lo quiero caliente.

Cazo al fuego -nada de microondas ni placas de inducción-. Esperar unos minutos, pero no muchos para que no rebose y luego no haya quien friegue ese cazo. ¡Listo!

– Mamá, lo quiero con galletas María.

May va a la despensa y coge la caja de galletas María y se la acerca al ‘office’ a su ‘queridísimo’ hijo.

— Mamá, en un tazón con las galletas machacadas. 

Álvaro siempre ha gustado de desayunar su Cola-Cao con galletas María machacadas en un tazón, pero a esas horas su madre no podía imaginar que su ‘cachorrillo’ quería el desayuno completo… Aún así, May decidió complacer, entre bostezo y bostezo, a su hijo; deseaba volver a su cama cuanto antes.

Pasadas las tres de la mañana, el pequeño estaba sentado en el comedor de diario, con un gran tazón de Cola-cao calentito con galletas María pulverizadas dentro, tal y como él quería. Y en ese momento dice:

— Mamá, ya no quiero desayunar; tengo sueño. Me voy a la cama.

Esa desesperada madre, ni corta ni perezosa, decidió ponerle el tazón a su hijo de sombrero.

Si lo hubiera pensado fríamente, no era buena idea hacer esto porque ahora tocaba enderezar tuertos (ducha con pelo, recoger la cocina, lavar el pijama…), pero además habría que desfacer agravios…

Esta anécdota -que es verídica, aunque cuando la lean los protagonistas quizás le vean algo de color- viene hoy al caso porque hoy les vamos a hablar de planes en familia para convertir las vacaciones en un tiempo productivo desde el punto de vista afectivo. 

Las vacaciones familiares no han de ser entendidas como una “época de amenaza” desde el punto de vista organizativo, es decir, los padres no pueden terminar poniendo un Cola-Cao de sombrero a sus hijoscuando estos les saquen de quicio.

“Las necesidades de los niños en vacaciones no difieren demasiado de las de los adultos. Es decir, ellos también necesitan desconectar y descansar” por lo que es necesario que en las vacaciones “haya lugar para que jueguen, estén con otros niños y tengan tiempo para el descanso”, explica a Actuall el psicólogo Jesús Matos (Enequilibriomental.net). Así arranca esta pieza periodística titulada: Salvavidas y súper poderes para superar la ‘amenaza’ de las vacaciones familiares.

La planificación de  unas vacaciones familiares es esencial si lo que se busca es que sea un tiempo para compartir, crecer, estrechar lazos, superar dificultades y recargar pilas para el curso siguiente. ¿Cómo se hace?Nos ayudan a planificar este veraneo en familia los psicólogos Jesús Matos y Jaime Serrada, Psicólogo Educativo de la Fundación Gift&Task, impulsor de la web elmejorveranodenuestrasvidas.com, donde encontraremos trucospara preservar la “salud afectiva” de las familias

¿Y por qué tituto nuestro desayuno de hoy así? 

¡Nos faltan las patatas! 

Al más puro estilo español, idioma en el que hay infinidad de frases relacionadas con la cocina:

Pon toda la carne en el asador, corta el bacalao, coge la sartén por el mango y no permitas que no esté el horno para bollos estas vacaciones, tener a los niños hasta en la sopa y/o que te pongan de mala leche o de mala uva.

Ya sabes, para no mandarles a freír espárragos, prepara una lista con estos consejos, y cuando no esté el horno para bollos, que las ideas salgan siempre como churros… para no terminar comiéndote a tus hijos con patatas… o poniéndoles el Cola-Cao como sombrero. ¡Yo me lo guiso, yo me lo como! 

¡Vacaciones y familia! ¡Qué más queremos!

Feliz sábado.

Comentarios

Comentarios

Cuenta con más de 20 años de experiencia profesional en redacción de noticias, gestión de contenidos informativos, gestión de medios de comunicación, relación con periodistas y comunicación corporativa. La mayor parte de su carrera profesional la ha desarrollado en Europa Press, donde concluyó su etapa profesional como subdirectora de Sociedad. Ha sido profesora colaboradora de la Universidad San Pablo CEU y de la Villanueva. Ha sido directora adjunta de este diario. En la actualidad, colabora con la agencia EFE y las revistas Mundo Cristiano Farmanatur y Mi Herbolario. Es licenciada en Periodismo y doctora en Ciencias de la Información por la Universidad San Pablo CEU y colabora en varias empresas y asociaciones en Comunicación Corporativa.