Xi Jinping, presidente de China
Xi Jinping, presidente de China

Según informa la prensa internacional, el jefe de los servicios de inteligencia de China ha entregado muchos ‘terabytes’ de información secreta a la Agencia de Inteligencia de Defensa de EE.UU.

Jennifer Van Laar de la agencia RedState fue la primera en informar que un alto funcionario del Ministerio de Seguridad del Estado de China desertó hacia Occidente. Poco después reveló que el funcionario en cuestión se llamaba Dong Jingwei, y era el jefe de contrainteligencia en ese ministerio.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

En otras palabras, era el principal reclutador de espías para el Partido Comunista Chino – PCCh. Según los registros del gobierno chino, Dong ha estado en el negocio de la inteligencia durante décadas, y ha estado a cargo de la contrainteligencia desde abril de 2018.

De confirmarse los informes de Van Laar, que a la fecha ya han sido al menos parcialmente corroborados por otros, Dong sería el desertor de más alto nivel en los 70 años de historia de la República Popular China. Y no sólo eso, sino que habría traído consigo muchos «terabytes» de información sobre prácticamente todo lo que se pueda imaginar, desde la verdadera historia de los orígenes del Virus de China, hasta los nombres de todos los espías, agentes y colaboradores chinos del PCCh en EE.UU.

Y, por supuesto, incluiría el contenido completo e intacto de la computadora portátil de Hunter Biden, que por ahora solo estaba en manos de todos los enemigos de los EE.UU.

Para aquellos que no estén familiarizados con los «terabytes», uno de estos poderosos «bytes» podría contener 340.000 copias de La novela “La Guerra y la Paz” de Tolstoy. En otras palabras, Dong habría traído una enorme cantidad de material sobre las operaciones de inteligencia en el extranjero de China y casi todo lo demás que el PCCh hubiera preferido mantener en secreto.

Accediendo a la historia original, Van Laar ha añadido su talento para ahondar en el tesoro de información secreta que Dong ha proporcionado. Y es todo lo que siempre quisimos saber sobre las inicuas acciones del PCCh:

  • Estudios patogénicos preliminares del virus conocido como SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19. Esta información detallará el por qué siempre fue apropiado llamarlo el China Virus.
  • Modelos de predicción de propagación y del daño del COVID-19 a EE.UU. y al mundo. En otras palabras, la propagación del virus no fue un accidente, sino muy esperada por el PCCh, o hasta incluso planeada.
  • Registros financieros que detallan qué organizaciones y gobiernos financiaron la investigación sobre el SARS-CoV-2 y otras investigaciones sobre guerra biológica. Estoy seguro de que el Ejército Popular de Liberación y nuestro propio establishment en virología (estúpidamente ingenuo) ocuparán un lugar destacado en la lista.
  • Nombres de los ciudadanos de EE.UU. que proporcionan información a China. Esto, por desgracia, será una larga lista.
  • Nombres de espías chinos que trabajan en EE.UU. o asisten a universidades de EE.UU. Esta será una lista aún más larga.
  • Registros financieros que muestran empresarios y funcionarios públicos de EE.UU. que han recibido dinero del gobierno chino. Esta puede ser la lista más larga de todas, pero supongo que el primer nombre de la lista será «Hunter Biden». Para el PCCh, como la mafia, el soborno es sólo «un buen negocio.»
  • Detalles de las reuniones que funcionarios del gobierno de EE.UU. tuvieron (quizás sin saberlo) con espías chinos y miembros del Servicio de Inteligencia Externa de Rusia (SVR).

Cómo el gobierno chino obtuvo acceso a un sistema de comunicaciones de la CIA, lo que llevó a la muerte de docenas de chinos que estaban trabajando con la CIA. La red de espías de EE.UU. en China fue prácticamente eliminada.

Aparte de una copia del disco duro en la laptop de Hunter Biden, se informa de que hay otra información sobre las relaciones comerciales de Hunter (y Joe) con entidades chinas. Van Laar señala, «Algunos de los archivos… que Dong ha proporcionado arrojan mucha luz sobre cómo fue aprobada la venta de Henniges Automotive (y su tecnología sigilosa) al fabricante militar chino AVIC Auto».

Me aventuro a decir que «el mayor» tuvo algo que ver con eso.

Las fuentes de Van Laar también afirman que Dong dijo a sus interrogadores que al menos un tercio de los estudiantes chinos que asisten a las universidades de EE.UU. son miembros activos del Ejército Popular de Liberación– EPL o son parte del Plan de los Mil Talentos. No es de extrañar que muchos de los estudiantes estén aquí bajo seudónimos, ya sea porque actualmente están sirviendo a oficiales del EPL directamente encargados de robar cierta tecnología militar o económicamente útil, o porque son hijos de militares de alto rango y líderes del partido.

¿A qué agencia de inteligencia de EE.UU. acudió Dong? Si crees que fue la CIA o el FBI, estarías equivocado. El principal espía de China optó por ponerse en contacto con la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA). Dado que él era quien dirigía la red de espionaje de China, debe haber sabido que las otras agencias de EE.UU. habían sido tan fuertemente comprometidas por espías chinos y que no estaría seguro en sus manos.

Es muy perturbador pensar que China ha penetrado las agencias de inteligencia del gobierno de EE.UU. a este grado. Entenderán por qué las fuentes de Van Laar le dijeron: «Este desertor tiene aterrada al resto de la comunidad de inteligencia y a la comunidad [de la Organización de Aplicación de la Ley]».

Fue muy sabia la elección de Dong por la DIA, ya que la agencia del Pentágono logró mantener en secreto su existencia durante varios meses después de su deserción ocurrida a mediados de febrero. A la DIA también le preocupaba que otras agencias de espionaje de EE.UU. hubieran sido comprometidas por China.

Según fuentes de la agencia RedState, Dong voló de Hong Kong a EE.UU. con el pretexto de visitar a su hija, Dong Yang, que asistía a una universidad en California. Después de su llegada, se puso en contacto en secreto con la DIA, diciéndoles que estaba desertando y que había traído consigo mucha información de inteligencia.

Dong se escondió «a plena vista» durante dos semanas mientras esperaba que la DIA lo llevara a un sitio seguro. Supongo que su hija también está con él, ya que el PCCh no duda en tomar como rehenes a sus familiares.

Aparentemente el nombre de Dong surgió durante la Cumbre Sino-Americana celebrada en Alaska en marzo de 2021. Hace unos días, el Dr. Han Lianchao, que desertó de China después de la Masacre de Tiananmen de 1989, tuiteó que el ministro de relaciones exteriores de China, Wang Yi, y el jefe de asuntos exteriores del Partido Comunista, Yang Jiechi, exigieron a los estadounidenses que devolvieran a Dong.

El Dr. Han, a quien conozco personalmente, señaló que el Secretario de Estado Anthony Blinken se negó, pero la verdadera historia puede ser un poco más complicada. Las fuentes de Van Laar le contaron que Blinken no sabía que Dong había desertado, y por eso le dijo a los chinos lo que él creía que era verdad, es decir, que Dong no estaba bajo custodia de EE.UU.

De hecho, hasta que Van Laar dio a conocer la historia el 4 de junio, parece que casi nadie sabía sobre el desertor fuera de la propia DIA. La DIA estaba jugando su mano de póker con las cartas muy cerca del pecho. Van Laar cuenta que lo hicieron «poniendo en reserva la información proporcionada, y confrontando a los funcionarios de Langley con lo que ya sabían sin divulgar la fuente».

Creo que la información de intervencionismo chino de larga data proporcionada por Dong es tan explosiva que, si se demuestra que es verdad, podría llevar a EE.UU. y otros países a romper sus nexos con China. Pienso no sólo en las revelaciones de espionaje masivo chino en EE.UU. y la corrupción de los miembros del establishment político de EE.UU. (quien puede olvidar la aventura del congresista demócrata Eric Swalwell con Fang Fang, el «Honey Pot» del PCCh), sino sobre la pandemia que China desató en el mundo.

¿Qué pasa si la información de Dong confirma -como todo parece indicar- lo que otro desertor chino ha afirmado hace mucho tiempo? El Dr. Yan Li-meng, sobre quien he escrito anteriormente, ha descrito extensamente sobre cómo el Virus de China fue desarrollado en el Instituto Wuhan de Virología por el EPL como un «arma biológica sin restricciones», que fue lanzado durante «ensayos comunitarios» para «optimizar» su capacidad de infección, y que luego fue sembrado deliberadamente en todo el mundo en un ataque con armas biológicas.

En otras palabras, como escribí en estas páginas hace más de un año, la pandemia es el equivalente de Pearl Harbor hecho con armas biológicas – sólo que mucho, mucho más destructivo.

Una señal clara de que la deserción de Dong es real es que su información ha sido borrada del sitio web del Ministerio de Seguridad Pública de China. Sin mencionar que Beijing parece haber entrado en pánico. Tan pronto como se publicó el primer informe de RedState, el South China Morning Post, que está controlado por el PCCh, participó en un esfuerzo de patente de control de daños. Afirmó que Dong, quien normalmente no aparece en medios, no sólo estaba todavía en China, sino que acababa de dar una charla sobre su talento especial, que es la captura de espías extranjeros. Pero el artículo no contenía detalles, ni fotos de la conferencia, ni fotos de Dong.

La información que Dong está proporcionando a los funcionarios de la DIA sobre las actividades del PCCh en EE.UU. también involucra a muchos, si no a la mayoría de los altos funcionarios del Partido. Estos funcionarios, tanto a través de sus conexiones con el Partido y sus conexiones familiares, tienen muchas inversiones en EE.UU. que ahora pueden ser reveladas y puestas en riesgo. La dirección del PCCh está furiosa.

El antiguo jefe de espionaje de China también tiene una larga asociación con el líder chino Xi Jinping, lo que puede poner al dictador chino en la mira de un funcionario chino furioso. Si Xi es culpado por la deserción de Dong, podría ser derrocado y el país se sumiría en el caos.

Una razón por la que quizás no se esté escuchando mucho sobre este asunto por otras fuentes es que mucho de lo que Dong está diciendo sobre el origen y la propagación del virus confirma que, como Trump ha dicho durante más de un año, se trata del virus de China, nacido y criado en el oscuro corazón de la China comunista.

En el último artículo de Van Laar se detalla cómo las redes sociales están distorsionando la historia que divulgó para minimizar el daño a la Administración Biden y a la comunidad de inteligencia, y no es casual que hayan negado todo crédito a Trump por tener razón todo el tiempo.

Van Laar señala que «la ex comunidad de espías… pasó de decir que el [su] reporte de RedState era completamente falso y usado para atacar al Dr. Fauci, a admitir que partes de él podrían ser verdad, y a darle crédito por el reporte”.

Su estrategia fue:

“Primero, ignorar. Luego, atacar la credibilidad de la fuente. Más adelante, filtrar información para llevar la historia en una dirección diferente. Si nada de eso funciona, ataca de nuevo la credibilidad de la fuente e intenta introducir pruebas contradictorias. Si eso no funciona, reclama la propiedad de la historia y empieza a dar forma a tu propia narrativa”.

Todo esto nos lleva a pensar que los comunistas chinos como sospechosos habituales – junto a muchos otros en EE.UU. comprometidos por el PCCh – estarán haciendo todo lo posible para enterrar la historia, y de ser posible al mismo Dong.

Oremos para que no tengan éxito en su obstinado intento de vender EE.UU a China comunista.

Comentarios

Comentarios