Una persona con Síndrome de Down utiliza una tableta.
Una persona con Síndrome de Down utiliza una tableta.

Cada 21 de marzo (21-3 porque hace referencia a la triplicación del vigésimoprimer cromosoma) es el Día Internacional del síndrome de Down, una fecha designada por la Organización Mundial de la Salud (ONU) en diciembre de 2011 para recordar la dignidad de las personas con Síndrome de Down. 

El calificativo ‘Down’ fue designado por primera vez en 1866 por el doctor británico John Langdon Haydon Down. Según el citado organismo, el síndrome de Down es una alteración genética causada por la existencia de material genético extra en el cromosoma 21 que se traduce en discapacidad intelectual o una mayor incidencia de enfermedades cardiacas. A nivel mundial, una persona de cada mil nacidos tiene esta condición genética y uno de cada 1.100 recién nacidos.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Desde el año 2012 el Día Internacional del síndrome de Down se ha celebrado bajo diferentes lemas:

  • 2011: El 19 de diciembre de 2011, la ONU instituyó el 21 de marzo como Día Mundial del Síndrome de Down y desde la fecha propone recordar los derechos de las personas con trísomia 21.
  • 2013: “Síndrome de Down… ¡y qué!”
  • 2014: «Inclúyete. Porque cuando excluyes a otros, también te excluyes a ti».
  • 2015: “Mis oportunidades, mis opciones. Disfrutar de plena igualdad de derechos y el papel de las familias”.
  • 2016: “Mis amigos, mi comunidad. Los beneficios de los entornos inclusivos para los niños del presente y de los adultos del mañana”.
  • 2017: “Mi voz, mi comunidad. Habilitar a las personas con síndrome de Down para que puedan expresarse, ser escuchados e influir en la política y la acción del Gobierno, con el fin de que se integren plenamente en las comunidades”.
  • 2018: “Lo que quiero aportar a mi comunidad”.
  • 2019: “No dejar a nadie atrás”.
  • 2020: “Decidimos”.

Ahora, como no puede ser de otra manera, hablamos de la dignidad de estas personas con síndrome de Down, personas a las que, no hace tanto tiempo, designábamos con el calificativo de subnormales

Ahora, como no puede ser de otra manera, hablamos de la dignidad de estas personas con síndrome de Down, personas a las que, no hace tanto tiempo, designábamos con el calificativo de subnormales, como ves en esta imagen. Por aquellos años se estimaba la población de síndrome de Down en torno a 300.000 individuos en España y ahora, aunque no hay datos oficiales, se calcula que viven 35.000 personas con esta condición genética.

La incidencia, según recoge DownCiclopedia basándose en los datos de un estudio elaborado por el profesor Agustín Huete, del INICO (Instituto Universitario de Integración a la comunidad de la Universidad de Salamanca), ha descendido notablemente, desde los 15 nacimientos con síndrome de Down por cada 10.000 bebés nacidos en entre 1976-1980, a los 5,51 por 10.000 en el período 2011-2012. Y la tendencia sigue bajando por el descenso de nacimientos.

Estos son los datos que refiere Huete sobre el total de nacimientos de bebés con síndrome de Down en España (2012-2015):

  • 2012: 306
  • 2013: 304
  • 2014: 286
  • 2015: 269

“Sólo 150 de los 400.000 nacimientos anuales en España tienen esta condición genética. ¡El resto son abortadas a la vez que nos llenamos la boca aplaudiendo los logros de algunos de ellos!”

Entretanto, “la calidad de vida de las personas con síndrome de Down se ha visto fuertemente impulsada durante los últimos años gracias a los avances cosechados en áreas como la salud o la educación”, destaca Down España, que cuantifica que la esperanza de vida del colectivo se ha triplicado en apenas unas décadas. 

Concretamente, gracias a la investigación, a los avances médicos y sociales, la inclusión de estas personas es cada vez mayor y la esperanza de vida ha aumentado considerablemente para todos ellos: a principios del pasado siglo su esperanza de vida era de menos de diez años y actualmente el 80% tienen más de 50 años de edad. ¿Por qué? Porque los padres prefieren abortarlos.

“Los gobiernos promocionan el aborto y la mayor parte de los sanitarios del sistema público de salud inducen a las mujeres a abortar a sus bebés con síndrome de Down”

Así, la realidad es que mientras que desde la ONU insisten en que hay que “empoderar a las personas con síndrome de Down, aquellos que las apoyan y sus organizaciones representativas, para abogar por una participación efectiva y significativa”, y han designado el 21 de marzo como el Día Internacional del síndrome de Down, colectivos y asociaciones que trabajan en torno al Down estiman que, de los 400.000 nacimientos anuales en España, apenas 150 corresponden a personas con esta condición genética. ¡El resto son abortadas a la vez que nos llenamos la boca aplaudiendo los logros de algunos de ellos!

La única verdad es que pese a que los avances sociales y en el ámbito de la investigación que han conseguido mejorar la calidad de vida de las personas con el síndrome, los gobiernos promocionan el aborto y la mayor parte de los sanitarios del sistema público de salud inducen a las mujeres a abortar a sus bebés con síndrome de Down: el 90% de las mujeres cuyos fetos son diagnosticados con esta anomalía cromosómica optan por abortar, según publicó la BBC a finales del pasado año

Datos generales:

Las mujeres cada vez tienen hijos más tarde y, por tanto, aumenta la posibilidad de engendrar un hijo con síndrome de Down.

Las personas con síndrome de Down suelen presentar más problemas de salud, y, por tanto, son más costosas para el Sistema Nacional de Salud. Además, cada vez tienen una mayor esperanza de vida.

Por estadística, 1 de cada 700 nacimientos debería ser un niño Down, según Down España, que indica que estamos por debajo de 150, el índice más bajo del mundo”.

Varios estudios apuntan que, de seguir esta tendencia, para 2050 no nacerá ningún niño Down en España. 

Comentarios

Comentarios

Cuenta con más de 20 años de experiencia profesional en redacción de noticias, gestión de contenidos informativos, gestión de medios de comunicación, relación con periodistas y comunicación corporativa. La mayor parte de su carrera profesional la ha desarrollado en Europa Press, donde concluyó su etapa profesional como subdirectora de Sociedad. Ha sido profesora colaboradora de la Universidad San Pablo CEU y de la Villanueva. Ha sido directora adjunta de este diario. En la actualidad, colabora con la agencia EFE y las revistas Mundo Cristiano Farmanatur y Mi Herbolario. Es licenciada en Periodismo y doctora en Ciencias de la Información por la Universidad San Pablo CEU y colabora en varias empresas y asociaciones en Comunicación Corporativa.