Un bebés toca con sus labios la mano amorosa de su madre.
Un bebés toca con sus labios la mano amorosa de su madre.

El aborto químico (no quirúrgico) se ha disparado desde el 5,4% en 2010 hasta el 20,5% en 2017 según el informe ‘El Aborto en España 2019’ elaborado por el Instituto de Política Familiar (IPF).

Sin embargo, la cifra no es la definitiva ya que, como denuncia esta entidad civil «los datos oficiales del Ministerio de Sanidad son incompletos y están camuflando la realidad del aborto».

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Su presidente, Eduardo Hertfelder señala que «hay Comunidades Autónomas, entre ellas la de Madrid, que no registran los abortos químicos ni disponen de protocolos de seguimiento«, por lo que los datos que ofrecen en el informe resultan de una extrapolación de los datos de aborto químico publicados de manera individual en cada comunidad.

Más aborto que la cifra oficial

Así, el IPF arroja la cifra de 23.350 abortos químicos en 2017, lo que representa un 20,5% del total. Así, la cifra oficial de aborto en ese año ofrecida por el ministerio (94.123) habría de aumentarse hasta los 100.079.

Para Hertfelder, esta tendencia de ocultación de datos revela la pretensión de «desdramatizar» el problema del aborto y de «invisibilizarlo», por lo que ha exigido transparencia a las comunidades autónomas y que ofrezcan los datos completos de aborto en sus regiones.

El aborto, igual con PSOE y PP

Para el Instituto de Política Familiar, asociación que goza de estatus consultivo especial ante el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC), uno de los aspectos más preocupantes del aborto en España es que «no ha habido distinciones entre los partidos gobernantes, ya sea el PSOE o el PP», ya no sólo porque sumando los abortos de sus legislaturas quedarían prácticamente empatados, sino porque en materia legal el comportamiento de los partidos ha sido, explican «muy evidente: El PSOE legisla y el PP consolida». 

Este esquema político es responsable en los últimos 34 años de que se hayan realizado 2,3 millones de abortos, una cifra superior a la población conjunta de Navarra, La Rioja y Cantabria. Asímismo, cada año, la cifra de aborto supondría la desaparición de 60 colegios de tamaño medio por falta de niños, tal y como denuncia el Instituto de Politica Familiar.

Afecta más a adolescentes e inmigrantes

Según el Informe ‘El aborto en España 2019’, esta lacra «se ceba» en especial conlas jóbvenes (más de la mitad de las embarazadas abortan) y con las inmigrantes, ya que una de cada tres que quedan encinta terminan abortando.

Entre las madres adolescentes, destaca el hecho de que 8 de cada 10 menores embarazadas de 15 años terminaron en un centro de abortos. En referencia a las jóvenes, es destacable que el 53% de las que abortaron en 2017 son menores de 30 años.

Si se hubiera permitido nacer a los niños abortados en el año 2017, la tasa de fecundidad de españa subiría del 1,31 actual al 1,7 hijos por mujer

El IPF considera que el aborto en España es considerado como un método anticonceptivo más, aunque sea una contradicción manifiesta dado que lo que se aborta es un ser humano ya concebido. Así, casi el 40 % de los casos vienen precedidos de abortos anteriores. EN concreto, 13 de cada 100 lo hicieron más de dos veces y el 5% (nm´s de 4.000 mujeres) más de tres veces.

Un tercio del déficit demográfico

El informe también destaca que sólo los 94.123 abortos cosiderados por el Ministerio de Sanidad suponen un tercio del total de déficit de natalidad que tiene España. De hecho, si se hubiera permitido nacer a los niños abortados en el año 2017, la tasa de fecundidad de españa subiría del 1,31 actual al 1,7 hijos por mujer. Aunque está lejos de la tasa de reemplazo (2,1) supondría un avance importante.

En este sentido, el Instituto de Política Familiar también destaca que el aborto «es una de las causas de la inversión de la pirámide poblacional» así como de su envejecimiento. No en vano, apuntan, «el aborto es una de las causas por las que nacen menos personas de las que mueren». Si hubieran nacido todos los abortados en 2017, en vez de un de crecimiento vegetativo de más de 31.000 personas, habría un crecimiento de cerca de 70.000.

A lo largo de 35 años, los 2,3 millones se seres humanos a los que no se les dejó nacer equivalen a la población conjunta de las provincias españolas de Huesca, Teruel, Ávila, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria, Zamora, Lugo, Orense, Cuenca y Guadalajara.

Comentarios

Comentarios