Dina Bousselham y Pablo Iglesias
Dina Bousselham y Pablo Iglesias

Tarjeta de teléfono robada, aunque luego restituida pero quemada, ‘cloacas’, equívocos y cambios de parecer, ¿dimitir? Ni se le pasa por la cabeza al vicepresidente Iglesias.

Parece casi imposible resumir el folletín, más bien embrollo monumental que implica directamente al vicepresidente segundo del Gobierno de España, Pablo Iglesias (Podemos), en torno a la tarjeta de teléfono “con información sensible” que le fue robada a su asesora personal, Dina Bousselham, en 2015. 

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

En el transcurso de esta entrega por episodios, se producen giros inesperados de un día para otro. Todo recuerda a una opereta frívola, ligera y picante, con argumento basado en la intriga y el equívoco.

La señora Bousselham (30 años), nació en Tánger (Marruecos) en el año 1990, y desde el año 2014, con tan solo 26 años, se convirtió en asesora personal de Pablo Iglesias (41 años), primero en el Parlamento Europeo y después en el equipo de la Secretaría General en Madrid. Antes había sido alumna de Iglesias en la Facultad de Ciencias Políticas. Su tarjeta de teléfono contiene, al parecer, mucha información del partido Podemos y de Pablo Iglesias, además de fotografías “íntimas” y “comprometedoras de índole personal” de Bousselham, según publicaron diferentes medios de comunicación. 

Pablo Iglesias declaró en 2019 sobre este robo cometido en 2015 y acusó a las “cloacas del Estado” de intentar destruir políticamente a Podemos. 

Algunos mensajes de Pablo Iglesias enviados en grupos de Telegram habían sido filtrados a medios de comunicación en 2016. Por ejemplo, algunas lindezas enviadas a un grupo de miembros de la dirección del partido, en esa red de mensajería, donde profería comentarios prototipo de un machista empedernido y donde se definía así mismo como un “marxista convertido en psicópata”

Para la campaña electoral del 28 de abril de 2019 Pablo Iglesias se presentó como víctima de una “trama criminal” para defenderse de las críticas, mientras en sus mítines aseguraba que cuando llegasen al Gobierno acabarían con la corrupción política.

‘Dimitir’ no es un nombre ruso

Pero he aquí qué sorpresa cuando ha salido a la luz que fue el mismo Iglesias quien restituye la tarjeta robada a su propietaria, eso sí destruida. 

La tarjeta del teléfono móvil “con información sensible” sobre Podemos y Pablo Iglesias llegó en buen estado a manos de Iglesias, quien pudo ver su contenido y la retuvo en sus poder durante meses, o quizá más de año, para luego devolverla a la propietaria quemada. A lo que Dina disculpa: “No le doy más vueltas”. Pero, el juez de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, ya le ha quitado a Iglesias la condición de perjudicado.

El vicepresidente ha reconocido que sí que se quedó él con la tarjeta, pero lo hizo por el bien de Dina, y asegura tener el apoyo del presidente Pedro Sánchez. También asevera que no va dimitir por este asunto. En España, ya sabemos, no es costumbre dimitir por nada, ni por tesis de doctorado plagiadas ni mucho menos por gestiones nefastas para España. La mayoría desconoce el significado de la palabra ‘dimitir’, – quienes como en el chiste aquel, más bien, creen que ese vocablo es un nombre propio ruso que nada tiene que ver con ellos-. Desde el partido excusan a Iglesias diciendo que si ha sido “paternalista y ha tenido actitudes machistas, será como mucha otra gente”.

Si todo eso lo hizo Iglesias en 2016 ó 2017, mucho antes de todos sus cargos en el Gobierno, ¿a que no podrá acceder ahora el líder de Podemos? En febrero de este año, recordemos fue situado por el presidente del Gobierno como miembro permanente en la Comisión Delegada de Inteligencia que controla al CNI (Centro Nacional de Inteligencia). Para convertir a Iglesias en uno de los controladores de la Inteligencia de España, Pedro Sáncez tuvo que forzar la Ley reguladora de CNI. 

Los memes en redes sociales

“Acceder al contenido de un móvil ajeno es delito”, así lo expresa la Guardia Civil en su mensaje dirigido para luchar contra la violencia machista. Una campaña que muchos internautas han recuperado ahora para mandarle el mensaje al vicepresidente segundo:

“Si tu chico te controla el móvil, cuéntalo. Hay salida a la violencia de género”

“Nadie puede controlar tu intimidad, tu pareja, tampoco. Acceder a la información de un móvil ajeno es un delito. si eres víctima o presencias un delito de #ViolenciaMachista denuncia”.

Libertad Digital, que ha tenido acceso a la denuncia policial, destaca por otra parte que no fue un móvil sino dos móviles los que fueron robados, el de Dina y el de su pareja, Ricardo Sá Ferreira, también asesor de Pablo Iglesias por aquel entonces, en 2015. Pero sin embargo, el robo del móvil de Sá Ferreira habría sido “silenciado” por el partido Podemos.

Por otro lado, Pablo Iglesias, pese a haber destrozado la tarjeta de Dina, la felicitó en Twitter por su trabajo cuando dejó sus cargos en el partido en mayo de este año para dedicarse a dirigir el medio digital La Última Hora! (LUH!). Según ha podido saber El Español, “la plataforma mediática no fue creada específicamente para Dina, sino que era parte de la estrategia de comunicación de Unidas Podemos”. “Una estrategia comunicativa para la que ponen al frente a Dina, que es súperleal” a Pablo Iglesias.

El ‘caso Villarejo’

Toda esta novela de intriga viene aderezada con conversaciones de ligoteo entre la abogada de Podemos, Marta Flor Núñez (quien defendía tanto a Pablo Iglesias como a Dina Boussselham, por ser ambos de Podemos), y uno de los fiscales anticorrupción Ignacio Stampa, el fiscal del ‘caso Villarejo’.

“Los fiscales Stampa y Serrano quieren ayudarnos en el Supremo”, así lo decía la misma Marta Flor en un mensaje en Telegram que fue filtrado.

De nuevo por medio, el ex comisario y “ex agente encubierto” José Manuel Villarejo, famoso por sus intervenciones públicas tras el 11-M, -el mayor atentado perpetrado en España, con 193 muertos, que según las investigaciones del periodista  Luis del Pino fue operado por las “cloacas de los servicios de inteligencia”-. 

El jubilado Villarejo permanece en prisión preventiva desde noviembre de 2017, investigado por liderar, presuntamente, una organización parapolicial para enriquecerse con negocios privados de espionaje aprovechándose de sus contactos en la Policía como considera el Fiscal Anticorrupción. De hecho todo el folletín del vicepresidente surge por la ‘Operación Tándem’, donde se investigan “los oscuros tejemanejes y negocios del comisario jubilado”.

El caso se ha convertido en una macrocausa con más de 20 piezas separadas y decenas de investigados. Empresarios, funcionarios corruptos y banqueros.

Pero en cuanto le afecta al Gobierno de España, ¿podría también Pablo Iglesias acabar siendo imputado? 

Cuando Iglesias fue llamado a declarar ante el juez como perjudicado (marzo de 2019), subrayó que el robo del móvil estuvo dentro de la trama de las “cloacas policiales” para perjudicar a Podemos. Pero ya todo ha cambiado. Ahora, si Dina retirase la denuncia, el vicepresidente se libraría del delito contra la intimidad, pero ¿dónde quedaría entonces su argumentario contra “las cloacas”? Y aún así, hay otro delito que la Fiscalía Anticorrupción sugiere en su informe. ¿Será imputado el vicepresidente por obstrucción a la Justicia?

De momento, el caso sobre Dina que tanto afecta a Iglesias y al Gobierno seguirá dando de qué hablar por la cantidad de implicaciones que trae consigo: este lunes ha sido cancelada una declaración ante el juez por la connivencia de los fiscales del ‘caso Villarejo’ con Podemos.

Comentarios

Comentarios