Vista general de la manifestación convocada por Societat Civil Catalana hoy en Barcelona en defensa de la unidad de España bajo el lema
Vista general de la manifestación convocada por Societat Civil Catalana hoy en Barcelona en defensa de la unidad de España bajo el lema "¡Basta! Recuperemos la sensatez" y en la han participados miles de personas. /EFE

Una agulla de cap. Ni un alfiler. A reventar. Un éxito innegable, por supuesto de los organizadores de la manifestación ‘¡Basta! Recuperemos la sensatez’, Societat Civil Catalana, pero sobre todo de España, de los españoles, de su esencia y de su ser.

Éxito de dignidad y fortalecimiento de la soberanía nacional, que reside, ante todo en el pueblo de España, que desde horas antes de la convocatoria oficial de la manifestación ya ocupaba por completo la plaza Urquinaola y sus alrededores.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Cerca de un millón de personas se han congregado en las calles de la Ciudad Condal, según los propios convocantes.

Banderas rojigualdas todas, unas cuatribarradas, otras con tres franjas, dos rojas y una gualda de doble grosor. Abrazos, flores, besos y vivas a las Policía Nacional y a la Guardia Civil.

La España que ha aguantado paciente durante años el avance del nacionalismo, ha reaccionado al sentir un cierto inmovilismo por parte del Gobierno y, sobre todo, ante el órdago de la rebelión secesionista.

La manifestación apenas podía avanzar debido a la afluencia masiva de españoles venidos de todos los rincones de la nación

https://twitter.com/Daniel_Sanz_C/status/916983527215960064

“No estáis solos”, “Visca España y Viva Cataluña”, “Cataluña es España”, “Puigdemont a prisión”, “No somos fachas, somos españoles”, “Yo soy español, jo soc català”. Y así dos horas y media sin parar.

La manifestación apenas podía avanazar debido a la afluencia masiva de españoles venidos de todos los rincones de la nación para arropar a sus hermanos catalanes, cuya voz ha sido ahogada por el nacionalismo totalitario durante décadas.

Esta afluencia masiva denota dos importantes datos: Uno, que la mayoría de los presentes son de Cataluña. Por mucha gente que se haya desplazado desde el resto de España, sólo la población local puede lograr este efecto.

Pablo Iglesias sí que estuvo, pero se llevó su ración al ser recibido con pitos en la estación de Sants. No estaba para manifestarse por España y su unidad

Y segundo, que tanta gente sólo se siente unida por la idea de España, con independencia de sus filias y fobias políticas. Ningún partido político es capaz de concitar semejante grado de consenso patriótico.

Porque, ante los gritos de apoyo a España, resulta desolador comprobar cómo cada líder político se desmarca con declaraciones de miras cortas, particularismos y estrategias.

El PSOE no apoya la manifestación, pero se deja ver. El PP se vuelca hoy en Barcelona, pero criticó y boicoteó las manifestaciones de la semana pasada en los ayuntamientos o ayer en Madrid. Amaga con el 155 pero no da.

Ciudadanos exige la aplicación del 155 para que se convoquen de forma automática, sin la legalidad recuperada, elecciones autonómicas. A Podemos, por su parte, ni estaba ni se le esperaba en Barcelona.

Y eso que Pablo Iglesias sí que estuvo, pero se llevó su ración de “jarabe democrático” al ser recibido con pitos en la estación de Sants. No estaba para manifestarse por España y su unidad, sino para participar en la televisión apesebrada del régimen.

No en vano, “TV3, manipuladora” ha sido uno de los gritos más coreados durante las más de dos horas que ha tardado la cabecera en completar el recorrido de la manifestación. Los últimos cincuenta metros han sido casi agónicos.

Y al llegar, aún había gente que no había salido del punto de partida.

Vargas Llosa: “La pasion nacionalista es la que ha causado más estragos en la Historia de la Humanidad. El nacionalismo, religión laica, ha dejado un rastro de sangre en Europa y también en España”

Vargas Llosa carga contra el nacionalismo

El premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa cargado contra el nacionalismo, que ha definido como la peor pasión de todasla que ha causado más estragos en la historia“, una “religión laica”, que resulta ser “una herencia lamentable del romanticismo que ha llenado la historia de guerras, de sangre y de cadáveres”.

Vargas Llosa ha llamado a los presentes a “dar juntos a ellos la batalla por la libertad” para parar el nacionalismo y reivindicar una Cataluña que sea la locomotora industrial y la capital cultural de España.

Se necesita mucho más que una conjura golpista de los señores Puigdemont, Junqueras, y Forcadell para destruir lo que han construido 500 años de historia. No lo vamos a permitir” ha proclamado el literato ante la aprobación de los millares de ciudadanos presentes que han respondido a su alocución con gritos de “libertad, libertad, libertad”.

El Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, durante su intervención en la manifestación por la unidad de España en Barcelona, el 8 de octubre de 2017 /Efe
El Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, durante su intervención en la manifestación por la unidad de España en Barcelona, el 8 de octubre de 2017 /Efe

Borrell ‘reparte’ a propios y ajenos para llamar a la sensatez

El expresidente del Parlamento Europeo e histórico dirigente del PSOE, Josep Borrell, ha reivindicado la bandera europea como su “estelada” que tiene “las estrellas de la paz, de la convivencia y del derecho”.

Borrell no tuvo empacho en dirigirse a diferntes personas y grupos para hacer más explícito que para llegar a la situación actual “todos tenemos un poco de culpa de haber callado demasiado”. 

A la presidenta del Parlamento, Carme Forcadell se ha reprochado que señalara a los votantes de partidos no independentistas como “no catalanes” sin haber dimitido.

Borrell ha reivindicado la necesidad de que se recupere la voz de todos los catalanes por igual, para lo que se hace necesario un control democrático de los medios de comunicación públicos a los que ha tachado de “vergüenza democrática”, en clara referencia a TV3 y la radio dependiente de la Generalidad catalana.

Borrell ha cerrado su intervención recordando en español, catalán, ingles y francés que “Cataluña no es una colonia. Ni un estado ocupado por un ejército” como Argelia o Kosovo

El expresidente del Parlamento Europeo también ha reprochado que los ciudadanos reclamen a voces en las calles prisión para Puigdemont: “No gritéis como las turbas del circo romano. A la cárcel sólo van los que dicen los jueces. Os pido que extrememos el respeto. Que reconstruyamos el afecto”.

También se ha dirigido Borrell a los empresarios que en los últimos días han comenzado a cambiar las sedes sociales para reprocharles que no hubieran hablado en público antes del desafío secesionista.

Al vicepresidente del Gobierno golpista, Oriol Junqueras, le ha pedido que “deje de engañar a los catalanes” porque “si hace lo que piensa, le digo que pagaremos un precio muy alto en Europa”.

Borrel ha cerrado su intervención recordando en español, catalán, ingles y francés que “Cataluña no es una colonia. Ni un estado ocupado por un ejército” como Argelia o Kosovo y diciendo que, a su juicio, “las fronteras son las cicatrices que la historia ha dejado en la piel de la tierra a sangre y fuego”.

Los manifestantes, una vez concluido el acto, se han quedado a oir el himno nacional de España, coreado de forma atronadora.

Ecos de españolidad más allá de Barcelona

No sólo Barcelona vibró en la mañana del domingo. El eco de fervor patriótico se expandió. En Tarragona, por ejemlo, también hubo una movilización masiva. Pero también en el extranjero se han vivido manifestaciones por la unidad de España.

En Brusleas, a las puertas del Parlamento Europeo, algunas decenas de españoles se han manifestado a la misma hora que en Barcelona.

https://twitter.com/alonso_dm/status/916982663528972288

Y en la mítica plaza de Picadilly Circus en Londres se oían los gritos y las palmas al ritmo de Manolo Escobar y su universal ‘Que viva España’.

Grupos de españoles en París también se han manifestado ante la embajada de España en la capital francesa.

Españoles se manifiestan en París en defensa de la unidad de España el domingo 8 de octubre de 2017. /EfeEspañoles se manifiestan en París en defensa de la unidad de España el domingo 8 de octubre de 2017. /Efe
Españoles se manifiestan en París en defensa de la unidad de España el domingo 8 de octubre de 2017. /Efe

Y en la sede de las Naciones Unidas en Ginebra, también se han concentrado algunos españoles.

Un grupo de espñaoles a favor de la unidad conra el golpe de estado nacionalista catalán se concentra en la sede de la ONU en Ginebra (Suiza) /Víctor González
Un grupo de espñaoles a favor de la unidad conra el golpe de estado nacionalista catalán se concentra en la sede de la ONU en Ginebra (Suiza) /Víctor González

Y hasta en Dubai había sentimiento patriótico español.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".