El hermano de Íñigo Errejon, Guillermo Errejon, ha sido citado por la Justicia para declarar como testigo en el juicio contra la portavoz del ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, y Héctor Meleiro -número 86 en las listas de Podemos en la Asamblea de Madrid- el próximo 18 de febrero por el asalto a la capilla del campus de Somosaguas de la Universidad Complutense.

Guillermo Errejon fue identificado por la Policía Nacional el 7 de marzo de 2011 -tres días antes del asalto a la capilla de la Complutense- por haber realizado presuntamente varias pintadas dentro del campus universitario, según publica ABC.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

El hermano pequeño de Errejon escribió varios mensajes blasfemos contra la Iglesia junto a tres jovenes más. Estas frases eran muy parecidas a las pronunciadas por las asaltantes de la capilla: «Sacad vuestros rosarios de nuestros ovarios; menos rosarios y más bolas chinas o contra el Vaticano poder clitoriano». En el momento en el que fueron vistos por la policía, los jovenes tenían manchas de spray en las manos.

Al igual que su hermano mayor o Rita Maestre, Guillermo pertenecía a la asociación de extrema izquierda Contrapoder (Pablo Iglesias fue uno de sus impulsores) de gran influencia en la facultad de Ciencias Políticas de la Complutense. El 22 de noviembre de 2012, Guillermo Errejon moderó un coloquio «sobre el proceso político vasco» organizado por esta asociación en el que participó el diputado de Amaiur, Sabino Cuadra.

El diputado de Amaiur Sabino Cuadra y Guillermo Errejon / Contrapoder
El diputado de Amaiur Sabino Cuadra y Guillermo Errejon / Contrapoder

Rita Maestre negó los hechos

Hay que recordar que cuando Rita Maestre y otros miembros de Contrapoder fueron detenidos el 18 de marzo de 2011 en sus respectivos domicilios, negó no sólo que esta asociación estuviera relacionada con los hechos, sino que ella no participó.

El auto de la Fiscalía Provincial de Madrid sostiene que los estudiantes que realizaron esta profanación abandonaron el oratorio con frases como «vamos a quemar la conferencia episcopal«; «el Papa no nos deja comernos las almejas» o «arderéis como en el 36».

Pero cuando Maestre se convirtió en portavoz del ayuntamiento de Madrid, sí reconoció los hecho. Jamás reconoció que fuera una agresión a la libertad religiosa. «Era una performance simbólica, no un atentado contra la libertad religiosa, o por lo menos no lo será hasta que un juez así lo determine. Eran actuaciones encaminadas a reivindicar el feminismo, donde prevalecía la libertad de expresión».

El próximo 18 de febrero Maestre será juzgada por un delito contra los sentimientos religiosos previsto y penado en el artículo 524 del Código Penal, que contempla hasta un año de prisión. El juicio comenzará a las 9.30 de la mañana en el juzgado de lo Penal número 6 de Madrid.

Comentarios

Comentarios