El Valle de los Caídos, objeto de deseo del PSOE.
El Valle de los Caídos, objeto de deseo del PSOE.

El nuncio apostólico en España, Renzo Fratini, se despedirá el próximo 2 de junio del cargo para retirarse a Italia tras cumplir 75 años, después de diez como representante del Papa en España en los que ha tenido que mediar en problemas que afectan a la Iglesia, algunos de los cuales tendrá que retomar su sucesor, como el de la exhumación de los restos de Francisco Franco, un proyecto del Gobierno de Pedro Sánchez que por el momento no se ha ejecutado y que, para Fratini, ha conseguido lo contrario de lo que pretendía, «resucitar a Franco».

«Sinceramente, hay tantos problemas en el mundo y en España. ¿Por qué resucitarlo? Yo digo que han resucitado a Franco. Dejarlo en paz era mejor, la mayoría de la gente, de los políticos, tiene esta idea porque han pasado 40 años de la muerte, ha hecho lo que ha hecho, Dios juzgará. No ayuda a vivir mejor recordar algo que ha provocado una guerra civil», ha señalado Renzo Fratini en una entrevista concedida a Europa Press.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El nuncio en España ha explicado que ha «intentado» mediar desde que el presidente Pedro Sánchez anunciara este proyecto, ya que la tumba de Franco se encuentra en la Abadía del Valle de los Caídos, donde viven los monjes benedictinos. «La Santa Sede ha tenido una posición neutral, es un problema más de la familia Franco y del Gobierno», ha precisado.

Para Renzo Fratini, detrás de este proyecto del Gobierno socialista subyacen «motivos, sobre todo políticos» e «ideológicos». «Está detrás una ideología de algunos que quieren de nuevo dividir a España», ha apostillado.

Además, piensa que, si lo que se pretendía era que la figura de Franco dejara de estar «enaltecida», se ha conseguido todo lo contrario. «Se ha enaltecido mucho más después de que se anunciara esto porque las visitas han aumentado, el problema ha regresado, mucha gente no sabía dónde estaba el Valle de los Caídos», ha apuntado.

En todo caso, ha dicho que el Vaticano «no se opone» pero que «hay que respetar el derecho de la familia». No obstante, si finalmente se trasladan los restos –por el momento, el Tribunal Supremo ha paralizado la exhumación–, el nuncio «no» está «en contra de la eventual decisión del Gobierno» de enterrar los restos de Franco en el cementerio del Pardo «en el respeto siempre de los derechos y de la voluntad de los familiares».

«La Catedral de la Almudena sería peor, en el sentido de que el motivo era evitar el enaltecimiento, que la gente vaya allí. No creo. El arzobispo de Madrid no era favorable, tampoco el Gobierno», ha matizado.

En cualquier caso, el nuncio pide «olvidar el mal» porque «si no, regresa la pelea, la Guerra Civil». «A Franco algunos lo llaman dictador, algunos dicen que ha liberado a España de una Guerra Civil, que ha solucionado un problema. No continuemos peleándonos sobre si tenía razón o culpa», ha pedido.

Además, ha advertido de que las personas son «facciosas» e intentan juzgar los eventos según su ideología actual. «Es peligroso juzgar la historia con nuestra mentalidad de hoy porque podemos condenar a los inocentes o podemos exaltar a los culpables», ha remarcado.

Protestas del Gobierno y la izquierda

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha anunciado que el Gobierno va a enviar a lo largo de este lunes 1 de julio una queja formal al Vaticano por la «injerencia» del Nuncio del Vaticano, Renzo Fratini, al afirmar que el Ejecutivo español pretende «resucitar a Franco» con su exhumación.

En una entrevista en la Cadena Ser, Calvo ha calificado las declaraciones del Nuncio a Europa Press de «improcedentes e inaceptables» en el «fondo y en la forma» porque, según ha explicado, un embajador de la Santa Sede «no tiene que entrar en los asuntos internos de un Estado» y en un tema «tan importante como es exhumar los restos de un dictador».

Por su parte, el diputado del PSOE en la Asamblea de Madrid y exdelegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Uribes, ha tildado de «una injerencia impropia» de un embajador las palabras del nuncio apostólico en España, Renzo Fratini, sobre la exhumación de Francisco Franco. 

«En un Estado de Derecho no se rinden cuentas ante Dios. Esto era el Ancien Régime. En un Estado de Derecho gobiernan las leyes. Y se aplican», ha indicado en su cuenta de Twitter.

Comentarios

Comentarios