Ciudadanos es una marca electoral destinada a desaparecer
Ciudadanos es una marca electoral destinada a desaparecer

Se escucha el silencio, ese del que hablaba Albert Rivera en aquel debate electoral. Charlaba el otro día con el secretario de jóvenes de Ciudadanos en la Comunidad Valenciana y al profetizarle la desaparición de su partido agachaba la cabeza sin mostrar el mínimo atisbo de réplica. Permanecen todos callados ante lo que saben que se les viene encima: el ostracismo de la política española.

Con lo ocurrido en Granada y Luis Salvador, su alcalde defenestrado por los suyos se confirma que la formación de Inés Arrimadas se desmiembra a cada instante sin que esta pueda hacer nada. Por eso quizá su liderazgo asuma menos responsabilidades de las que debe. Es consciente de que esa tendencia poco va a alterar las circunstancias de su proyecto.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Está todo dicho, el futuro de Cs está escrito por el que fuera su secretario de Organización en la época de Rivera. Lo saben en el Partido Popular, que en sus ansias de unificar el centro derecha, y en palabras de Fernando Onega:

“Fran Hervías tiene un despacho en Génova para destruir Ciudadanos”.

Aprovechando el rencor acumulado por el hombre fuerte de la anterior etapa, -frustración controlada con un cómodo asiento en el Senado ante el miedo de que hiciera lo que está haciendo ahora: llamar a sus afines para que se revelasen contra las siglas-, han utilizado al perfil que mejor conoce los entresijos del partido para dinamitarlo.

La Bomba Hervías

Bomba en la que no se atisba ningún cable rojo que cortar para boicotear la explosión. Inés lo sabe, Edmundo lo sabe, todos son conscientes de que contra Hervías enrolado en la todopoderosa estructura del PP no hay salvación. No la hay porque muchos de los cargos públicos que tienen el carné naranja le deben lealtad al ahora dirigente Popular. Como cuando en StarWars III: La venganza de los Sids el senador Palpatine invocó la orden 66 para que el ejército de la república se revelara contra los Jedis que defendían, Hervías está tirando de agenda para llamar a todos sus afines evacuándoles para que dejen Cs, mantengan sus actas y posteriormente a medio plazo integrarse en el PP. Ahora entenderán porqué le llamaban el lobo en el argot interno de Cs.

Lobato, que quiere devorar a todo el rebaño, aunque para ello reniegue de la integridad que antes venía enarbolando. Cayendo en el peligroso planteamiento de que el fin justifica los medios, le es indiferente aplicar técnicas caciquiles para unificar la derecha. De manera desleal está consiguiendo su objetivo a un precio que desgraciadamente no va a pagar al menos a corto plazo. Más bien al contrario, he visto a gente aparentemente íntegra aplaudir la tendencia del Partido Popular de seducir a dirigentes de otro partido a cambio de cargos con el fin de afianzar su hegemonía en el lado derecho del tablero.

El sanchismo permanece sin batalla cultural

Craso error. Se equivocan porque lo importante no es echar al sanchismo sino librar la batalla cultural, guerra que tiene como una de las claves terminar con el relativismo o buenismo promulgado por la izquierda de que el fin justifica los medios. Por eso se vitorea a un filo-terrorista como Otegui o se abraza a un golpista como Oriol Junqueras. Cuando suprimes la maldad o bondad del medio utilizado para un fin digno como es la autodeterminación, conviertes a unos delincuentes en hombres de paz.

Poco ayudan Hervías y el PP a derrotar el cinismo de los falsos progresistas si para conseguir que Casado le haga la cama a Arrimadas utilizas la inmoralidad como medio. Yo era el primero que criticaba la tibieza de Cs, pero no todo vale. ¿Qué diferencia hay entre ellos y nosotros en esta batalla de las ideas si compartimos las mismas formas cainitas? Así estamos haciendo de todo menos librando la batalla cultural.

En un combate en el que está en juego tener una sociedad honesta o corrupta, no podemos pretender estar del lado de los buenos jugando con las reglas de los malos, entre otras cosas, porque como suele decir Miguel Ángel Quintana Paz, perderemos.

Estamos llamados a ser luz del mundo, no la sombra que lo oscurezca. Debemos ser la pared que pone mimbres a la ventana de Overton.

Comentarios

Comentarios