Julio Rodríguez y Pablo Iglesias
Julio Rodríguez y Pablo Iglesias

Las decisiones de Pablo Iglesias no siempre convencen a los miembros de su partido, y por lo que se ve, lo hacen menos aún en las bases de un partido que hasta hace pocos días era su rival directo, Izquierda Unida.

Y es que para asegurar que uno de sus fichajes estrellas en las pasadas elecciones, el exJemad Julio Rodríguez, no se quede fuera del Congreso, el líder de Podemos ha pasado de situarle de número dos por Zaragoza a número uno por las lista de IU Almería. 

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Una imposición que no ha gustado mucho en la ciudad andaluza, no sólo porque sea de fuera de la ciudad, aspecto que pueden aceptar según confesó este jueves la coordinadora provincial de IU en Almería, Rosalía Martín, en la Ser, sino por tratarse de un hombre de guerra, un hombre de la OTAN.

IU Almería: «Si quieren traer al mono Amedio que lo traigan, pero esto es una provocación»

Tal era su enfado que Martín declaró que «si quieren traer al mono Amedio que lo traigan, pero esto es una provocación». Y lo hizo justo antes de reconocer que desde la formación están interviniendo para deshacer este enredo de Iglesias por meter a su más que probable ministro de Defensa en el Congreso de los diputados.

IU Almería no quiere tomar ninguna decisión ni realizar ninguna acción antes de tiempo por si desde las altas instancias de Podemos reculan y sitúan a Rodríguez en las listas de otra ciudad, aunque no está nada claro que sus protestas hagan cambiar de opinión al líder podemita.

Mientras tanto el exmilitar ya ha manifestado, en declaraciones a LaSexta, que seguro que al final IU lo entiende y hay empatía porque comparten proyecto.

Dimisiones en cadena

«Aquello en lo que puse mis esperanzas y mi esfuerzo se ha ido poco a poco desvirtuando, dejando a la luz algo totalmente diferente». Así se expresó la ya exsecretaria general de Podemos Jaén, Trinidad Ortega, después de dimitir de su puesto.

Las quejas iniciales de Ortega van dirigidas a los que fueron sus rivales directos por la secretaría general de Podemos Jaén por su actitud y acoso. Pero también culpa a su jefa, la secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, persona de confianza de Pablo Iglesias.

Los líderes de Podemos han comparecido juntos en el Congreso / EFE
Los líderes de Podemos han comparecido juntos en el Congreso / EFE

Ortega la ha acusado de colocarla en la «lista negra» y desmentir en los medios de comunicación todas sus informaciones, además de querer expulsarla del partido: «Se ha atrevido a poner sobre la mesa de la ejecutiva andaluza tomar la decisión de expulsarme del partido».

Pero la situación de descontento de Ortega no es la única que ha acabado en dimisión o destitución. La más sonada sin duda fue la del Sergio Pascual, mano derecha de Íñigo Errejon y secretario de Organización de Podemos.

El golpe en la mesa que dio Iglesias con esta decisión provocó mucho descontento y la desaparición del propio Errejon del espacio público durante varios días.

Otra de las dimisiones que provocaron un cisma en Podemos fue la de Emilio Delgado, muy crítico con Luis Alegre, secretario general de Podemos Madrid, otro de los hombres fuertes de Pablo Iglesias.

Esta dimisión resultó una bomba por dos motivos: El primero porque fue acompañada de 9 dimisiones más en Madrid. Y la segunda porque todas ellas eran favorables a Iglesias ya que se trataba de personas afines a Errejon.

Comentarios

Comentarios