Estado Islámico recluta a ninos para sus filas

El grupo yihadista Estado Islámico ha amputado este jueves las manos a dos ninos en la localidad iraquí de Mosul por negarse a ejecutar a civiles, según fuentes oficiales citadas por la cadena de televisión local Al Sumaria.

«Miembros del grupo terrorista Estado Islámico amputaron las manos a dos ninos por negarse a ejecutar a dos civiles frente a sus familias», han indicado estas fuentes, afirmando que tenían entre diez y dos años.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Asimismo, han agregado que «líderes de Estado Islámico ordenaron entrenar en combate a un grupo de ninos en los campamentos del grupo en el barrio de Nables», según ha informado Europa Press.

Las informaciones han surgido apenas un día después de que el grupo yihadista ejecutara a cinco civiles en la localidad de Hawiya tras acusarles de espionaje y de colaboración con las autoridades.

Estado Islámico controla Mosul desde verano de 2014 y la ha convertido en su principal bastión en Irak. Las fuerzas de seguridad lanzaron una ofensiva en octubre para intentar recuperar la ciudad.

A finales de enero, el Ejército de Irak anunció la toma de todos los barrios de Mosul ubicados al este del río Tigris, si bien los yihadistas siguen controlando la zona occidental de la ciudad.

Muere un alto cargo de Estado Islámico

Por otro lado, el Gobierno de Afganistan ha anunciado la muerte de un alto cargo del grupo yihadista en un nuevo bombardeo en la provincia de Nangarhar (este).

El Ministerio de Defensa ha indicado en su comunicado que el alto cargo del grupo, identificado como Qari Munib, figura entre los doce milicianos muertos en un ataque aéreo en la localidad de Achin.

Asimismo, ha señalado que alrededor de 20 yihadistas han muerto en bombardeos llevados a cabo en Achin y otras localidades de la provincia en los últimos tres días, según ha informado la agencia afgana de noticias Jaama Press.

El miércoles, el portavoz del gobierno provincial, Ataulá Jogyani, anunció la muerte de otro alto cargo de Estado Islámico al que identificó como Shahid Umer en un bombardeo en Achin.

La provincia de Nangarhar se ha visto sacudida en los últimos meses por numerosos ataques de los talibán y el grupo yihadista, así como por enfrentamientos entre ambos grupos integristas.

El Ejército de Afganistan, junto a las fuerzas de Estados Unidos, ha puesto en marcha varias operaciones militares contra Estado Islámico en Nangarhar, en un intento de frenar la actividad de los milicianos.

El aumento de las ofensivas contra los yihadistas busca frustrar la intención de Estado Islámico, que trata de coordinar sus operaciones en Afganistan con las de sus bases en Irak y Siria, de extender su influencia en el país.

Comentarios

Comentarios