Este vídeo sobre ninos con síndrome de Down se considera ofensivo en Francia

Tras la visualización de este vídeo hubo varias quejas al Consejo Superior de lo Audiovisual (CSA) por lo inadecuado de su contenido, y este organismo les ha dado la razón.

0
2162

Este vídeo se publicó hace dos años en Francia, y se emitió también en varios países de todo el mundo con motivo del Día del nino con síndroma de Down. Un vídeo en el que se responde a la carta de una madre que reconoce que tiene miedo porque el médico le ha dicho que su hijo tiene síndrome de Down.

Es entonces cuando varios ninos de distintos países contestan a la madre y le tranquilizan diciendo que ellos son iguales a cualquier otro nino y que no hay de qué preocuparse. ¿Un bonito mensaje o una amenaza?

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

La pregunta no es inapropiada pues tras la visualización del anuncio hubo varias quejas al Consejo Superior de lo Audiovisual (CSA) por lo inadecuado del vídeo. Y lo más sorprendente es que el Consejo consideró que el mensaje era “susceptible de controversia”.

Siete jovenes con síndrome de Down decidieron recurrir auspiciados por la Fundacion Jérôme Lejeune

No hubo multa económica para los promotores del anuncio, pero ante el temor de que en el futuro no les permitiesen anunciar más vídeos de este tipo siete jovenes con síndrome de Down decidieron recurrir auspiciados por la Fundacion Jérôme Lejeune y por la asociación Amigos de Éléonore, según publica La Razón.

Ni con esas. Los jueces han desestimado su recurso bajo el argumento de que la felicidad que expresan los jovenes del ‘spot’, “probablemente perturbaría la conciencia de las mujeres que habían tomado diferentes opciones legítimas de su vida personal”.

Juzguen ustedes:

También te puede interesar:

Comentarios

Comentarios

Compartir
Madrileño, de familia numerosa. Comenzó a estudiar Historia aunque pronto se cambió a Periodismo. Se licenció por la Universidad Complutense de Madrid y desde entonces no ha parado. Ha trabajado para las agencias de información Colpisa y Europa Press, para el departamento de comunicación de LaSexta y ha logrado saborear la experiencia de trabajar en papel gracias al periódico La Razón.