Primero periodista y luego político, pero siempre independentista y beneficiado por el maná presupuestario de la Generalitat. Esta es la tarjeta de presentación de Carles Puigdemont, el sustituto de Artur Mas en la presidencia de Cataluña.

Según ha sabido Actuall, dos empresas periodísticas del convergente se beneficiaron de subvenciones de la Generalitat, por valor de 400.000 euros, entre los años 2005 y 2011.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora
Cargos de Puigdemont en Catalonia Today
Cargos de Puigdemont en Catalonia Today

Se trata de Catalonia Today, que edita un periódico en inglés, y de la que Puigdemont fue consejero delegado hasta 2011; y Doble Utopia SL, de la que era administrador.

En esos años, Puigdemont era, a la vez, diputado de CDC en el Parlamento catalán y percibió las ayudas tanto por parte de los gobiernos del PSC (Pasqual Maragall en 2005 y José Montilla desde 2006), como del gobierno de CiU (Artur Mas 2010-11).

Catalonia Today S.L. fue constituida en 2003 para editar un periódico mensual en inglés destinado a angloparlantes residentes en Cataluña. Se trataba de explicar la realidad catalana a residentes extranjeros. Es decir, un medio propagandístico al servicio de la Generalitat. Y ésta fue generosa con sus subvenciones.

Así, en 2005, la empresa de Puigdemont recibió del Govern 97.300 euros para “mejorar su situación en el mercado”.

Un año más tarde, la sociedad recibe 97.450 euros para editar los suplementos CT Review y Money and Bussines. Y, por otro lado, otros 14.550 euros para una edición por zonas geográficas de Cataluña.

En 2007 es el Departamento de Cultura y Medios de Comunicación de la Generalitat quien le otorga subvenciones por valor de 49.080 euros.

Con fecha de 23 de noviembre de 2007 el Departamento de Educación suscribió un contrato de suministro para la suscripción a la publicación Catalonia Today, con destino a 504 centros de educación secundaria y 32 escuelas oficiales de idiomas, por valor de 59.847 euros. El contrato se adjudicó siguiendo un procedimiento negociado sin publicidad por razones de exclusividad.

En 2009, el Departamento de Medios de Comunicación del Govern concedió otros 35.000 euros para la edición de un nuevo formato mensual de Catalonia Today.

Y en 2010, consta que el mismo departamento subvencionaba con otros 30.000 euros a la publicación de Puigdemont, para editar un número especial sobre el Who is who de Cataluña.

En 2014, cuando Puigdemont ya no era consejero delegado, la empresa no recibió ninguna subvención de la Generalitat

A partir de 2011, el político independentista, deja de figurar como consejero delegado en Catalonia Today, coincidiendo con su nombramiento como alcalde de Gerona.

Resulta significativo que en 2014, cuando Puigdemont ya no era consejero delegado, la empresa no recibiera ninguna subvención de la Generalitat. En ese mismo ejercicio, 2014, la sociedad tuvo unas pérdidas de 104.000 euros.

En total, la firma de Puigdemont percibió 383.227 euros en subvenciones de la Generalitat, mientras fue consejero delegado de la misma.

tabla2

Tabla1

tabla3

No fue la única sociedad del independentista que recibió maná presupuestario. Doble Utopia, S L, de la que era administrador, fue subvencionada con 16.000 euros, en 2006, concedidos por Presidencia del Govern para organizar un Encuentro de Blogueros, junto con  el  Ayuntamiento de Granollers y de la Diputación de Barcelona.

Puigdemont fue administrador de Doble Utopía desde su constitución en 2006, coincidente con su ingreso como diputado en el Parlamento de Cataluña, hasta la actualidad, donde parece no tener actividad alguna.

Otro dato revelador: el actual presidente de la Generalitat era administrador de Doble Utopía junto a Saúl Gordillo Bernáldez, jefe de contenidos digitales de El Periodico de Cataluña, otro de los medios subvencionados por los Gobiernos catalanes.

Como vemos, se trataba de un entramado periodístico pro-independentista, alimentado con el dinero público de los Ejecutivos catalanes. Significativamente, la matriz de Catalonia Today era el grupo Hermes Comunicación, propietario a su vez del periódico Punt Avui, y una de las sociedades más subvencionadas por la Generalitat.

Puigdemont trabajó varios años como periodista en Punt, del que llegó a ser redactor jefe. Posteriormente, en 2011, los diarios Punt y Avui se fusionaron con el objetivo de convertirse  en el tercero más leído en Cataluña, después de La Vanguardia y El Periodico.

Su esposa, Marcela Topor, sigue trabajando en Catalonia Today, donde actualmente figura como “editor”

La esposa de Carles Puigdemont, la rumana Marcela Topor, sigue trabajando en Catalonia Today, donde actualmente figura como directora (editor).

Marcela Topor aparece como editor en la propia web
Marcela Topor aparece como editor en la propia web

En los últimos años, Catalonia Today se integró como una publicación más del diario El Punt Avui, con redacción en Girona, ciudad donde Puigdemont y Topor viven con sus dos hijas, Magalí, de 8 años, y Maria, de 6. Cuando ‘El Punt Avui’ lanzó su canal de televisión, a partir de la adquisición de la licencia de Canal Català, Marcela se convirtió en una de las presentadoras, haciendo entrevistas en inglés en ‘El Punt Avui TV’.

Marcela Topor / Imagen TV
Marcela Topor / Imagen TV

El maná de Artur Mas

El pasado mes de septiembre Artur Mas repartió casi seis millones de euros entre la prensa afin, que simpatiza con su proceso, solo unos días antes de las elecciones. Mucho se jugaba en el envite, como se ha demostrado con el largo y accidentado paréntesis que acaba de cerrarse ahora con la investidura de Puigdemont.

En total, 5,98 millones de euros para alimentar a la prensa y la televisión afines y cebar la caldera soberanista. El medio más favorecido fue –como siempre- La Vanguardia con 810.719 euros de subvención, pero no le iba a la zaga el Punt-Avui con dos ayudas generosas, que suman 553.306 euros.

No era nada nuevo sino una vieja práctica de la Generalitat –tanto bajo mandato de CiU como del PSC-, consciente del papel estratégico que podían jugar los medios de comunicación para apoyar sus intereses.

Hace décadas que no hay prensa crítica en Cataluña ni, por lo tanto, ningún tipo de contrapeso al poder nacionalista. Convergentes y socialistas tenían comprados a los medios con la lluvia de euros.

Uno de esos empresarios de la comunicación llega ahora al poder de la Generalitat y se cierra así el bucle de clientelismo.

Comentarios

Comentarios