Francia ha utilizado por primera vez el grupo aeronaval que encabeza el portaaviones ‘Charles de Gaulle’ para bombardear objetivos del grupo terrorista IS, al que las fuerzas francesas han atacado este lunes en Irak.

El Estado Mayor de los Ejércitos ha confirmado estos «primeros» bombardeos en su recién estrenada cuenta de Twitter. «Dos objetivos destruidos», ha informado, sin entrar en más detalles sobre estas operaciones, según han informado diversas agencias.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

El ministro de Defensa galo, Jean-Yves le Drian, ya adelantó el domingo en una entrevista que a partir de este lunes estaría operativo el grupo aeronaval desplegado en la zona este del Mediterráneo.

La coalición de Hollande empieza a tomar forma

El presidente francés, François Hollande, comenzó a modelar su coalición contra el IS en una reunión que mantuvo en el Palacio del Elíseo con el primer ministro británico, David Cameron, primera cita del maratón diplomático que le llevará a reunirse con los principales líderes del mundo.

Hollande viajará este martes a Washington para entrevistarse con Barack Obama, al día siguiente mantendrá una cena de trabajo en París con la canciller alemana, Angela Merkel, y el jueves, tras recibir al primer ministro italiano, Matteo Renzi, se trasladará a Moscú para reunirse con Vladímir Putin.

El viernes, tras presidir el homenaje nacional a las víctimas de los atentados de París en la capital francesa, Hollande participará en la Cumbre de la Commonwealth en Malta, mientras que el domingo, víspera de la apertura de la Cumbre del Clima (COP21) en París, verá al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, al primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y al presidente chino, Xi Jinping.

Todo dentro de la ofensiva diplomática que anunció ante diputados y senadores franceses la pasada semana, tras los atentados que el 13 de noviembre costaron la vida a al menos 130 personas en París.

Hollande prometió entonces «derrotar» al Estado Islámico y, además de comprometer el esfuerzo militar de Francia, aseguró que obrará para que las coaliciones que actualmente dirigen en Siria, Estados Unidos y Rusia se conviertan en una única.

Se presenta como una labor difícil, puesto que Obama mantiene sus reservas a coordinarse con Rusia y, sobre todo, con su aliado iraní, al tiempo que sigue poniendo como premisa la salida del poder en Siria del presidente Bachar al Asad, algo en lo que choca con Moscú. El presidente francés, que parece haber dejado en un segundo plano la suerte del actual líder sirio, tendrá también dificultades para convencer a las monarquías suníes del Golfo de que se sumen a una coalición en la que estén Rusia e Irán.

Entretanto, el jefe del Gobierno británico ofreció a París la posibilidad de usar su base militar de Akrotiri, en Chipre, así como «asistencia suplementaria para repostaje en vuelo». La capacidad militar de Francia para bombardear las posiciones del IS se triplicó con la llegada del portaaviones Charles de Gaulle a la región, con el «el mandato claro de golpear fuerte» a los terroristas, indicó Hollande.

Comentarios

Comentarios