Gádor Joya, pediatra y portavoz de Derecho a Vivir
Gádor Joya, pediatra y portavoz de Derecho a Vivir

Rocío Monasterio ha protagonizado junto a Gádor Joya, candidata número 12 en la lista de Vox a la Comunidad de Madrid, y Mariano Calabuig un encuentro de de este partido con familias madrileñas bajo el lema «Tu voz en Madrid», este domingo a las 18 horas en el Parque de Berlín.

La candidata de Vox a la Comunidad ha cargado contra las leyes ideológicas LGTBI que entran en los colegios «para adoctrinar a los menores y con ello, impedir que determinados grupos accedan a los centros educativos». Monasterio ha defendido su derogación en la Asamblea de Madrid.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En su intervención, Monasterio también ha recordado que, a nivel nacional, Vox luchará contra la normativa que quiere hacer creer a las mujeres que «acabar con la vida de sus hijos es un derecho», en referencia al aborto, y que si sus progenitoras no pueden o quieren tenerlos, van a fomentar su adopción porque hay muchas personas que desean ser padres.

Por su parte, Joya, quiso explicar por qué ha dado el salto a la política de la mano de Vox: «Por primera vez he visto que hay una opción, una posibilidad real de llevar a la práctica no sólo las ideas y propuestas que he defendido y llevado por los despachos de los políticos en lo referente al derecho a la vida de todos, sino muchas otras que nunca habían tenido cabida de una manera tan clara y firme como la tienen ahora. Por eso hoy he decidido dar un nuevo paso, y trabajar con el gran equipo humano que VOX ha preparado para defenderlos y protegeros en nuestras instituciones».

Propuestas para mejorar Madrid

Joya habló también del drama del aborto y de la falta de políticas eficaces de adopción, del adoctrinamiento en niños del lobby LGTBI y de la necesidad de invertir en cuidados paliativos.

Con respecto a la defensa de la vida, Joya advirtió que, con el gobierno del Partido Popular, en Madrid «cada vez nacen menos niños, se aborta más y no se salva a un sólo bebé del aborto por la adopción». Y añadió: «En Madrid a las familias numerosas se las mira de reojo y se las etiqueta de ultras, de fanáticas y, extremistas, cuando son las que de verdad están ayudando a levantar esta sociedad».
«En Madrid se pagan religiosamente todos los abortos, más de 6 millones de euros el último año, mientras hay parejas que se dejan la vida y la piel para adoptar un hijo en el extranjero. En Madrid los padres que tenemos hijos con necesidades educativas especiales nos desesperamos pidiendo que haya más especialistas para ayudarlos en los colegios, mientras que los lobbies LGTBI reciben una buena pasta por ir a contarles lo que a ellos le venga en gana», aseguró.

Comentarios

Comentarios