HazteOir.org ha creado el Teléfono Pin Parental de apoyo a las víctimas del adoctrinamiento de género.
HazteOir.org ha creado el Teléfono Pin Parental de apoyo a las víctimas del adoctrinamiento de género.

La asociación HazteOir.org puso en marcha el pasado 29 de enero el Teléfono PIN Parental de atención a las víctimas de adoctrinamiento de género que tenía por objetivo ser una herramienta para los padres que quieran «defender a sus hijos del abuso emocional» del adoctrinamiento de género.

Menos de dos meses de después, la asociación ha recibido numerosas llamadas, mensajes de WhatsApp y grabaciones de audio en las que padres, profesores y ciudadanos en general han aportado pistas, datos y documentos de situaciones que, a juicio de los denunciantes, suponen un abuso y un adoctrinamiento LGTBI en los colegios.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

De entre las recibidas, descartadas las que sólo tuvieron por objeto colapsar el servicio para impedirlo, las que han tratado de poner a HazteOir.org sobre falsas pistas para desacreditar su labor y las que consisten en insultos o, incluso, amenazas, HazteOir.org ha recopilado decenas de casos que, reunidas las primeras pruebas, tienen solidez.

Así se investigan hechos que pueden constituir ejemplos de adoctrinamiento lo mismo sobre los alumnos que sobre los profesores, en colegios públicos o de iniciativa social, laicos y religiosos.

Actuall ha tenido acceso al documento de trabajo interno que HazteOir.org elabora con los datos obtenidos a través de su Teléfono PIN Parental. En él, se observan casos en los que, padres que se han animado a denunciar situaciones concretas y a entregar la petición de información previa (el PIN Parental), han visto sus derechos vulnerados por algunos directores de centros que les han negado, incluso su recepción.

Se denuncia la instalación de «tenderetes LGTBI» en los patios, durante los recreos, sin aviso previo a los padres ni control por parte de los colegios. O que en la función del belén viviente de Navidad pusieron a un niño de 5º de Primaria con una peluca a hacer de Virgen María.

En un centro de Santander, otro padre denuncia la realización de una encuesta con 93 preguntas en las que, a los alumnos de 11 años se les pregunta si se sentían del sexo contrario al suyo natural.

Desde una pequeña localidad de Jaén, otro padre denuncia que su hijo llegó a casa llorando después de que dos mujeres de la Fundación Triángulo (agrupación LGTBI) -que se identificaron como lesbianas- impartieran una de sus charlas sin conocimiento de los padres y en horario lectivo. El padre de este chico también denuncia que el profesor de educación física se mofó del niño frente a sus compañeros al día siguiente.

Otra madre denuncia desde Extremadura que en el colegio de su hijo, de 8 años, han impartido un taller miembros de ‘apoyo Positivo’ que han obligado a los niños a pintarse las uñas y disfrazarse con plumas de cabaret.

En otro colegio de Murcia, se denuncia el uso de libro con niños de 4 y 6 años protagonizados por pingüinos homosexuales que quieren ser padres. También se ha denunciado que en otro colegio se han leído libros con temática LGTBI recomendados para 6-8 años a niños de 3 y 4.

En San Sebastián de los Reyes, cerca de Madrid, una madre indica que, pese a que al ser informada de unas charlas LGTBI no dio permiso para que acudiera su hija, la directora del centro alegó que su cargo le permitía hacerlo. En el mismo lugar, se denuncia que quienes imparten las charlas de ideología de género además incitan a los alumnos a reclamar baños unisex.

En una localidad cercana a Sevilla se incitó a los niños a vestir con faldas después de leer un cuento de temática transsexual llamado ‘Ricitos de Oso’.

Y así un buen grupo de denuncias que recaen incluso sobre el departamento de Pastoral de un colegio religiosos en Madrid que, con motivo del día contra la homofobia obligó a los alumnos a ver vídeos de temática LGTBI y feminista.

Acoso a los profesores

La cosa no solo pasa por los padres. No son pocos los propios profesores que han acudido al teléfono PIN Parental de HazteOir.org para denunciar situaciones que, si bien no pueden denominarse de adoctrinamiento sobre los menores, sí lo son de acoso o presión para sumarse a manifiestos contrarios al derecho a la libre elección de educación para los hijos por parte de los padres.

En Burgos, por ejemplo, obligaron a los profesores a participar en una marcha feminista, plagada de ideología de género.

Esto ha llevado a algún profesor a llamar al Telefono PIN Parental de HazteOir.org para reclamar la difusión de un PIN Docente que proteja a los profesores que no quieren colaborar con los esfuerzos adoctrinadores de algunos directores y parte de sus compañeros

Comentarios

Comentarios