Jaume Roura Capellera, condenado a seis meses de cárcel por irrumpir en una misa al grito de
Jaume Roura Capellera, condenado a seis meses de cárcel por irrumpir en una misa al grito de "aborto libre y gratuito".

El Pleno del Tribunal Constitucional (TC) ha dictado este jueves una sentencia en la que, con tres votos particulares, establece que perturbar una ceremonia religiosa no está amparado por el derecho a la libertad de expresión.

La sentencia, que recoge doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), señala que «la celebración de una misa católica es un acto religioso íntimamente relacionado con la dimensión externa de la libertad religiosa, cuyos participantes tienen derecho a no ser inquietados cuando la ejercen, y el Estado tiene el deber de garantizar su pacífica celebración».

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

El Tribunal Constitucional se ha pronunciado así al desestimar un recurso de amparo presentado por Jaume Roura Capellera, que fue condenado por la Audiencia Provincial de Gerona a seis meses de prisión por irrumpir en abril de 2017 en la parroquia de San Pedro de Bañolas durante una misa arrojando pasquines al grito de «aborto libre y gratuito». Llegó hasta la zona del altar, donde exhibió una pancarta que decía: «Fuera rosarios de nuestros ovarios». Con todo ello, la ceremonia religiosa fue interrumpida unos minutos.

El Tribunal Supremo avaló el criterio adoptado en su día Audiencia de Gerona, que condenó al activista por un delito contra los sentimientos religiosos al considerar que actuó «sabiendo que con su acción podría llegar a ofender los sentimientos religiosos».

Ya en su resolución, el Tribunal supremo recordaba su propia doctrina, la del Tribunal Constitucional y la del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) relativa a que los derechos fundamentales a la libertad de expresión, reunión y manifestación «no son derechos absolutos», y pueden colisionar con otros derechos fundamentales, como el derecho a la libertad religiosa.

Así, el Supremo determinó que la Audiencia no vulneró el derecho a la libertad de expresión, reunión y manifestación del acusado, ya que el reproche penal no se fundó en su ideología, sino «en el modo, tiempo y lugar» de la manifestación.

El recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional tenía por objeto enjuiciar la vulneración de los derechos a la libertad de expresión, a la libertad ideológica y a la libertad de reunión, así como la vulneración del principio de legalidad en el marco de un proceso penal en el que el demandante fue condenado por un delito contra los sentimientos religiosos.

El fallo, que se conocerá íntegramente en los próximos días, ha contado con los votos particulares de los magistrados Juan Antonio Xiol Ríos, Cándido Conde- Pumpido Tourón y María Luisa Balaguer Callejón.

Jaume Roura Capellera no ha sido ajeno en su vida a los juzgados. Vinculado a Arran y a movimientos revolucionarios del independentismo catalán, protagonizó en 2007 la quema de fotografías del Rey por la que fue condenado a 15 meses de cárcel por la Audiencia Nacional por un delito de injurias a la Corona. Dicha pena fue sustituida por una multa de 2.700 euros que finalmente le fue devuelta después de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos considerara que se había vulnerado su derecho a la libertad de expresión.

Comentarios

Comentarios