El ministro del interior alemán, Horst Seehofer, y presidente del CSU.
El ministro del interior alemán, Horst Seehofer, y presidente del CSU.

Las próximas elecciones en Baviera en el mes de octubre y el crecimiento que ha tenido el partido Alternativa para Alemania (AfD) está provocando que el partido de la presidenta Angela Merkel se muestra más crítica con la inmigración y que abrace las propias raíces de Alemania.

Eso es lo que ha hecho el nuevo ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, que pertenece al CSU -la marca del CDU en Baviera-, que ha manifestado en una entrevista al diario Bild, que han recogido otros medios, que «el Islam no pertenece a Alemania«. Y a continuación ha recalcado que Alemania no debe abandonar sus tradiciones y costumbres, enraizadas en el cristianismo.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

«Los musulmanes tienen que vivir con nosotros, no a nuestro lado o contra nosotros», ha afirmado Seehofer. Según los datos del Gobierno en Alemania viven actualmente entre 4,4 y 4,7 millones de musulmanes, la mayoría de ellos turcos o de origen turco, y que incluye a otro millón de inmigrantes que han llegado a Alemania desde Oriente Medio, especialmente desde que la canciller Merkel les abriera las puertas en 2015.

El Gobierno va a modificar la lista de países de origen, señalando como seguros algunos de ellos, lo que permitirá acelerar la deportación de asilados rechazados

Con estas declaraciones el ministro Seehofer ha contradicho al anterior presidente alemán, Christian Wulff, que en un debate en 2010 afirmó que el islam era parte de Alemania.

Además, en la entrevista, el ministro del Interior ha comunicado que el Gobierno está trabajando para crear un plan para «agilizar las deportaciones» y para ello van a modificar la lista de países de origen, señalando como seguros algunos de ellos, lo que permitirá acelerar la deportación de aquellos inmigrantes a los que se deniegue el asilo.

La nueva coalición de gobierno ha fijado a partir de ahora un tope de entrada a la inmigración que consistirá en 220.000 entradas anuales, además de cunas 1.000 reunificaciones familiares anuales.

También te puede interesar:

Merkel reconoce la existencia de las no-go zones en Alemania

Comentarios

Comentarios