Cayo Lara / Flickr Izquierda Unida

El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, ha exigido al Gobierno y, en particular al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que “deje a los santos y las vírgenes en paz” porque haciéndolo evidencia su “incompetencia” para dar soluciones a los ciudadanos.

Así se ha pronunciado Lara al ser preguntado en los pasillos del Congreso por la condecoración que la Guardia Civil ha concedido a la Santísima Virgen de los Dolores de Archidona (Málaga).

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Esta petición surge cuando aún está pendiente el fallo judicial sobre la distinción que la Policía quiso otorgar el año pasado a Nuestra Señora María Santísima del Amor y que fue recurrida por dos organizaciones laicistas en la Audiencia Nacional.

Cayo Lara ha explicado que su partido no está en contra de que haya condecoraciones por “servicios prestados” o “méritos” a profesionales que se han jugado la vida ejerciendo sus funciones. Sin embargo, ha querido remarcar que los reconocimientos deben ser “laicos” y no se pueden dar “con una cierta confesionalidad”, en referencia a los homenajes de los cuerpos policiales a la Virgen o a los santos.

La “mala fe” de Cayo Lara

Tras reprochar determinadas medallas “pensionadas” que no se limitan a “una chapa de hojalata”, sino que van “acompañadas de sobres o complementos”, Lara ha criticado que ya se haya convertido en “costumbre por determinados miembros del Gobierno”, como la ministra de Trabajo, Fátima Báñez, o el responsable de Interior, “recurrir a los santos y a las vírgenes”.

Por su parte, el portavoz de Interior del PP en la Cámara Baja, Francisco Martínez de la Rubia, ha recriminado las palabras de Lara “a la ignorancia o la mala fe” y le ha exigido “respeto” a las tradiciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.
Asimismo, Márquez de la Rubia ha subrayado que las decisiones sobre estas distinciones no las toma el ministro del Interior y ha reprochado a Izquierda Unida que, “en su cruzada laicista”, no tenga inconveniente en “acabar con tradiciones”.

Comentarios

Comentarios