Carod-Rovira, Anna Gabriel y Arnaldo Otegi
Carod-Rovira, Anna Gabriel y Arnaldo Otegi

Fue en el año 2004 cuando ETA anunció que dejaba de matar en Cataluña, después de una reunión que llevó a la cúpula de la banda terrorista, entre ellos Josu Ternera y Mikel Antza, y al número dos de la Generalitat, Carod-Rovira (ERC), a Perpiñán.

Rovira se reunió en silencio, sin comunicárselo al entonces presidente de Cataluña, Pasqual Maragall, lo que le costó la dimisión poco después. Pero logró su objetivo, y apenas tres meses después del encuentro ETA anunció que dejaba a Cataluña en paz.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Pero la «paz» no es algo que se obtenga de forma gratuita, y el exlíder de ERC prometió apoyo logístico y una mejora de la imagen para el independentismo vasco. Y es que las relaciones entre el independentismo vasco y el catalán ya eran muy buenas.

En todo este proceso el nombre de Arnaldo Otegi no es desconocido. Como político era uno de los líderes de los proetarras. Había ejercido de portavoz de Batasuna, había sido parlamentario vasco y pertenecido a otras marcas blancas de ETA, como Herri Batasuna.

Otegi ya se vendía como un ‘hombre de paz’ por entonces, justo lo que buscaban desde ERC. No hay más que ver el discurso que pronunció en noviembre de 2004 en un acto de Batasuna en el velódromo de Anoeta donde propuso la creación de unas «mesas de diálogo» para solucionar el conflicto vasco.

El secretario general de Sortu, Arnaldo Otegi
El secretario general de Sortu, Arnaldo Otegi / EFE

De ahí que cuando el secretario general de Sortu fue condenado a prisión, se convirtiese en un héroe no sólo para los proetarras vascos, sino para muchos independentistas catalanes.

El ejemplo más evidente lo protagonizaron los miembros de la CUP, como su portavoz, Anna Gabriel, que fueron a recibirle a su salida de la cárcel de Logroño y le trataron como si fuese un preso político y no un terrorista.

Catalunya Sí Que Es Pot (Podemos) y Junts Pel Sí (ERC y la antigua CiU), además de la CUP, reciben con los brazos abiertos a Otegi

Tanto es así que ha sido la CUP, y no ERC, el partido que ha invitado a Otegi a hablar este miércoles en el Parlament, facilitando al político de Sortu una mini gira por tierras catalanas con actos en Catalunya Radio o en el Ayuntamiento de Barcelona.

Pero aunque la CUP haga de anfitriona, al hecho de que Otegi acuda al Parlament sólo se han opuesto PP, Ciudadanos y el PSC. El resto, Catalunya Sí Que Es Pot (Podemos) y Junts Pel Sí (ERC y la antigua CiU), además de la CUP, lo reciben con los brazos abiertos.

Y claro, tras la reunión que ha mantenido Otegi con los diputados Anna Gabriel, Eulàlia Reguant (CUP), Albano Dante, Joan Josep Nuet (SíQueEsPot), Ferran Civit y Marta Pascal (JxSí), el secretario general de Sortu ha mostrado su voluntad de aprender de la movilización independentista catalana para llevarla al País Vasco.

Patxi López, indignado con Otegi

Mientras tanto, el expresidente del Congreso de los Diputados Patxi López ha asegurado que no le gusta «el desfile» del exportavoz de Batasuna por las instituciones como si fuera «el gran hombre de paz del País Vasco».

Ruiz: «Cerrarás más veces los ojos y dirás y harás muchas más cosas que me helarán la sangre, llamando a las cosas por los nombres que no son»

Unas palabras que chocan con las reuniones que mantuvo López cuando era el líder del PSE con el propio Otegi como líder de la ya ilegalizada Batasuna. Lo que provocó una carta de lo más crítica contra el política socialista por parte de Pilar Ruiz Albisu, madre de Joseba Pagazaurtundua, asesinado por ETA. Reproducimos parte de esa misiva publicada en ABC en 2006:

«Porque, Patxi , ahora veo que, efectivamente, has puesto en un lado de la balanza la vida y la dignidad, y en el otro el poder y el interés del partido, y que te has reunido con EHAK (sucesora de Batasuna). Ya no me quedan dudas de que cerrarás más veces los ojos y dirás y harás muchas más cosas que me helarán la sangre, llamando a las cosas por los nombres que no son. A tus pasos los llamarán valientes. ¡Qué solos se han quedado nuestros muertos!, Patxi. ¡Qué solos estamos los que no hemos cerrado los ojos!».

Comentarios

Comentarios