Una mascarilla en la calle /EFE
Una mascarilla en la calle /EFE

Tras reconocer el ministro de Sanidad Salvador Illa que el manido Comité de Expertos nunca existió, el Gobierno en pleno debería dimitir; ¡sería lo lógico en cualquier país donde pillan al Gobierno mintiendo! Pero, no, en España eso va con los políticos. El Gobierno no piensa en dimitir, ni en pedir perdón a todos los españoles; es más, seguirá mintiendo.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

El 21 de marzo, el presidente del Gobierno de España, el doctor Pedro Sánchez Castejón, (quien obtuvo su título de doctor con una tesis plagiada) anunciaba que ese mismo día se ”había constituido un Comité Científico para luchar contra el Covid-19 con expertos en distintas áreas de la medicina y la ciencia en la lucha contra el virus”. 

El controvertido Fernando Simón, licenciado en medicina, diplomado en epidemiología, portavoz del Gobierno y cara visible durante el confinamiento (o aislamiento respiratorio de todos los españoles en sus casas), mencionaba y alababa a ese inexistente Comité de Expertos del que, claro, ya comprendemos que también se negara a dar sus nombres, -aunque decía que era para no “meterles más presión”– durante sus apariciones para dar a conocer qué comunidades autónomas pasaban o no de fase (la llamada ‘desescalada’). Tampoco mencionaba las fuentes o datos en los que se basaban esas decisiones. Pero aún así ese ‘Comité de Expertos’ se reunía mucho con el presidente del Gobierno, el doctor Pedro Sánchez Castejón.

Donde dije “digo”, digo “Diego”

El misterio de quiénes eran los que conformaban el tan traído y llevado ‘Comité de Expertos’, que tantas y tantas decisiones tomaba, quedó resuelto el 30 de julio: ¡el Comité de Expertos nunca existió! Vaya chasco, y vaya mentira tan gorda que nos habían colado durante tanto tiempo. Seguro que de haber existido de verdad, se habrían referido a él como “Comité de Expertas y Expertos”, por aquello de lo políticamente correcto en cuestiones de género. ¡Esa era la clave! Si nadie decía “expertas y expertos”, es que no existía.

Ministro de Sanidad, Salvador Illa: “Y luego para evaluar quien pasaba de fase, la responsabilidad última es del Ministro de Sanidad”. “No se creó un Comité al margen de la Administración Pública del Ministerio de Sanidad”. “Estas decisiones se tomaron por parte del ministro de Sanidad que las comunicaba, además, semanalmente, a la opinión pública acompañado del doctor Simón en base a criterios técnicos que me trasladaba la directora general de Salud Pública”.

El desastre económico que no se puede maquillar

Sin duda alguna, ‘La Nueva Normalidad’ es ya ‘La Mentira Supina’. Y sin duda alguna también, el producto de este Gobierno que se ha acostumbrado a mentir a diario, es la enorme crisis económica a la que nos ha abocado sin remedio. Aunque, la tratan de maquillar. 

Así nos mintió Televisión Española, con un gráfico manipulado que hacía creer visualmente que la caída, durante el segundo trimestre del año, de más de un 18,5 por ciento en el Producto Interior Bruto español era similar a la caída de un 2,6 por ciento, durante la crisis del 2009:

 

Dicho gráfico fue mostrado el viernes 31 de julio en el telediario de las 15 horas, con la presentadora Ana Blanco. El aluvión de críticas de los telespectadores fue tal, que TVE tuvo que rectificar horas después y mostrar el verdadero gráfico:

«Es un dato sin precedentes en nuestro país. Si repasamos las cifras de otros años tenemos que remontarnos a 2009, en plena crisis financiera, para encontrar la peor cifra que existía hasta ahora, un 2,6% en el primer trimestre del año. Once años después podemos ver cómo la caída de la curva es vertiginosa. Se la mostramos con la proporción correcta que por un error que lamentamos no les hemos mostrado en el Telediario de las tres», explicó Ana Roldán, presentadora del informativo de TVE de las 21 horas.

El dinero en España se ha malgastado a mansalva estos últimos meses, ya lo sabemos: en partidas defectuosas de material sanitario, compradas a través de empresas dudosas, o de nueva creación, y han salido a relucir comisiones e intereses espurios. Y a la vez, las televisiones privadas han recibido partidas millonarias por parte del Gobierno español, con el dinero de todos los españoles. El ejecutivo permite que cierren innumerables empresas y negocios y, sin embargo, protege a las televisiones públicas y privadas, con los impuestos de quienes van engrosando las listas de desempleados.

¿Cuál es la verdad de la situación epidemiológica en España?

A estas alturas, es normal que algunos nos preguntemos si es posible encontrar alguna verdad. Muchos optimistas dirían que sí, que es posible, pero habría que desterrar la idea de poder encontrarla en los grandes medios y las televisiones, por norma general. Incluso, nos podemos topar con ella si buscamos datos precisos sobre la realidad epidemiológica entre los datos que da el propio Ministerio de Sanidad.

Por ejemplo, a fecha 14 de agosto de 2020, estos son los datos oficiales del Ministerio de Sanidad, publicados en la página web oficial, donde se aprecia que la tasa de fallecidos por Covid19 es casi 0:

Se trata de una enfermedad que si no se diagnostica clínicamente, los test PCR no la pueden diagnosticar, porque no son fiables, como también lo reconoce el mismo Gobierno de España en su web:

Voy a terminar este artículo con las mismas preguntas que me hacía en el anterior (“¿Las pruebas PCR no son fiables?: lo dice la OMS y lo proclama ‘Médicos por la Verdad’“):

¿A quién beneficia instalar el miedo en la población hablando machaconamente de supuestos nuevos rebrotes sin una prueba de detección eficaz?, sin datos objetivos, en personas sanas, sólo basados en pruebas PCR no fiables. ¿A quién beneficia el desastre económico que se avecina si se sigue alentando el miedo y el confinamiento masivo, desde la política y los medios? ¿A quién beneficia todo este sinsentido? Qui prodest.

Comentarios

Comentarios