Autobús de HazteOir.org qu emuestra la censura a la que es sometida la asociaicónpor discrepar de lo políticamente correcto. /HO
Autobús de HazteOir.org qu emuestra la censura a la que es sometida la asociaicónpor discrepar de lo políticamente correcto. /HO

La Audiencia Nacional ratificó la retirada de la declaración de Utilidad Pública a HazteOir.org por parte del gobierno de Pedro Sánchez. La noticia, filtrada a las agencias antes incluso de que la asociación recibiera comunicación de la resolución, no ha sorprendido en la sede central de HazteOir.org en el Paseo de la Habana de Madrid por cuanto supone la guinda a una extensa nómina de ataques de los poderes públicos contra ella. 

No en vano, HazteOir.org manifestaba en el recurso desestimado su “disconformidad” con el expediente de revocación de la declaración de Utilidad Pública al entender que se estaba llevando a cabo una “utilización política de la Administración del Estado para perseguir y acallar a los que el actual gobierno considera disidentes, promoviendo su exclusión social en lo que entendemos manifestación de un comportamiento constitutivo de un delito de odio”

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Son palabras fuertes, pero que están fundamentadas en una larga experiencia de actuaciones en el plano de lo políticamente incorrecto que le han llevado a ser objeto de numerosos ataques institucionales. 

Estos ataques se recrudecieron tras las campañas desarrolladas en los años 2016 y 2017, que tenían por objeto denunciar el contenido y alcance de las llamadas leyes LGTBI aprobadas en diferentes comunidades autónomas y que, como se ha comprobado, además de constituir un privilegio en su sentido originario para un reducido grupo de organizaciones que se arrogan la representación de todas las personas LGTBI, supone una auténtica amenaza para quienes critiquen, rechacen o discutan los postulados ideológicos que  las sostienen. 

Así lo atestiguan los casos seguidos contra el director del colegio Juan Pablo II de Alcorcón, la coach Elena Lorenzo, el obispo de Alcalá de Henares Juan Antonio Reig o, más recientemente, contra el pastor evangélico Miguel Ángel Marín.

Pues bien, la campaña iniciada por HazteOir.org en defensa del derecho fundamental que asiste a los padres a elegir la educación moral de sus hijos, especialmente amenazado por esas leyes LGTBI, llevó a la izquierda social, pero muy en especial a la política, a lanzarse a un ataque furibundo (incluida violencia física y turbas dispuestas al linchamiento) contra la organización del autobús naranja. 

El famoso vehículo impactó en las calles de España -luego de medio mundo- con sus mensajes impresos: “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Lo dice la Biología. Respeto para todos, no al bullying” o “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen”. 

Aquellos mensajes estaban destinados a promocionar un libro explicativo de las controvertidas leyes titulado ‘¿Sabes lo que quieren enseñarle a tu hijo en el colegio? Las leyes de adoctrinamiento sexual’ y que en su contraportada se explicaba así: 

“Esta publicación describe una amenaza real para las libertades y los derechos fundamentales: las leyes autonómicas que obliga a introducir ‘diversidad sexual’  y promueven ‘modelos’ de comportamiento ‘lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero e intersexual’ en las aulas de los centros educativos públicos, concertados y privados para alumnos de todas las edades. […] Entregan la educación de nuestros hijos a colectivos LGTBI que revisarán materiales, impartirán charlas y desarrollarán actividades en los colegios e institutos. […] Es mucho lo que nos jugamos. […] Combatir esta nueva forma adoctrinamiento ideológico es una obligación de todos. Es el futuro de la sociedad, tus hijos, lo que está en riesgo”.

Fue demasiado para el Poder establecido. No soportó la crítica libre de HazteOir.org y la enorme repercusión mediática que alcanzó. Y comenzaron los ataques de todo tipo, desde declaraciones acusatorias de políticos hasta pronunciamientos oficiales de las cámaras legislativas, incluido el Congreso. 

Los ataques contra HazteOir.org llegan a la ONU… y se ocultan

El pasado mes de julio HazteOir.org, que ostenta la condición de ONG con estatus consultivo especial ante el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas presentó en relación con el Examen Periódico Universal de España -en el que se evalúa la preservación de los Derechos Humanos de los países miembros- un informe en el que se detallan todos estos ataques. 

A juicio de HazteOir.org los ataques descritos en el informe “limitan derechos fundamentales” como las libertades de expresión, pensamiento o asociación y se concretan en una extensa lista. Son, entre otros: 

  • Sanción de la Comunidad de Madrid por la publicación del libro ‘¿Sabes lo que quieren enseñarle a tu hijo en el colegio? Las leyes de adoctrinamiento sexual’. La Justicia obligó a la administración autonómica retirar la sanción y devolver el importe de la multa impuesta de manera injusta.
  • El gobierno de Extremadura emite una circular ¿acusando? a HazteOir.org de “tener una opinión contraria a la diversidad sexual”. 
  • Retención de un vehículo sin que medie denuncia ni resolución judicial, por parte de la Policía Municipal de Madrid.
  • Condena institucional de la Asamblea de Madrid, reclamando la supresión de la declaración de Utilidad Pública.
  • Condena del Congreso de los Diputados, con el mismo fin que la anterior. 
  • Sanción de la Generalidad de Cataluña por la circulación de un autobús que la justicia estimó ilegal, condenando a la administración regional a devolver a HazteOir.org.
  • Declaraciones de numerosos ayuntamientos contra HazteOir.org y sus campañas; amenazas de cargos públicos como alcaldes y concejales con impedir la libertad de circulación de los vehículos de HazteOir.org.
  • Incitación a la violencia contra miembros de Hazteoir.org por parte del alcald de Cádiz horas antes de que un representante de la asociación fuera en efecto agredido. 
  • Amenazas, insultos, coacciones y violencia por parte de radicales acompañados por un parlamentario regional de Podemos en Asturias. 
  • Acusaciones directas en sede parlamentarias contra HazteOir.org por ser “causa directa de los suicidios y las agresiones LGTBIfóbicas”. 
António Guterres, secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La ONU dio acuse de recibo, pero, al publicarse las contribuciones de organizaciones con estatus consultivo al examen referido a España, la presentada por HazteOir.org no estaba, pese a que se reflejaron 89. 

Hazteoir.org preguntó por esta ausencia, dando la oportunidad a la ONU de enmendar el error. Sin embargo, desde Naciones Unidas la contestación estuvo muy lejos de una enmienda y se limitaron a alegar que lo expuesto por HazteOir.org contradecía lo alegado por otras entidades que aportaron sus informes. 

Es decir que, pese a que HazteOir.org goza de estatus consultivo ante la ONU, la ONu desdeña sus informes, simplemente porque discrepan de lo aportado por “diferentes partes interesadas” tal y como se asegura de forma literal por parte de Naciones Unidas. Partes interesadas que, por supuesto, la ONU no identifica. 

El pasado 25 de feberero HazteOir.org logró entregar en mano al secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, el informe que ha sido escondido en el marco del Examen Periódico Universal sobre España.

Un informe en el que también se detalla un aspecto importante que completa el cuadro: la justicia ha respaldado hasta en cuatro ocasiones como conformes a derecho las campañas -polémicas por su naturaleza de desafiar lo políticamente correcto- de HazteOir.org. 

Y la pregunta sigue abierta: Por qué los poderes públicos -desde algunos pequeños ayuntamientos hasta la ONU, pasando por el mismo Congreso de los Diputados- son incapaces de aceptar con tolerancia la acción de HazteOir.org. 

La respuesta exigirá, probablemente, el trabajo de una tesis doctoral cuando pasen unos años. Pero parece evidente que tiene que ver con que Hazteoir.org es una asociación que nació con plena libertad e independencia y sin recibir un solo euro de dinero público. Y casi 20 años después de su fundación sigue igual: libre, independiente y sin otro patrimonio que la generosidad y el compromiso de sus socios y donantes.

Comentarios

Comentarios