Por Jesús Manuel López*.

Los venezolanos compartimos un pasado heroico, pero hoy en día vivimos tiempos que no honran esa memoria, por culpa del Socialismo. Una ideología capaz de destruir familias, enfermar y desarraigar una sociedad enviándola a lo más bajo de la pirámide de Maslow con tal de mantener un ejercicio Tiránico del poder. Es muy duro lo que vivimos. Han causado un éxodo de dimensiones comparables a la tragedia Siria en una región sin guerra. Aunque inmensa es la indignación, habita bajo la piel de cada hijo de Venezuela, una tierra hermosa que nos vio crecer y hoy nos ve partir para sobrevivir a la peor enfermedad que nos haya devastado. Dicen que la guerra de independencia arrasó con la mitad de los habitantes (1810-1823) en poco más de una década de lucha por ser lo que quisieron ser nuestros antepasados.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Hoy todo apunta según el informe de la Organización de Estados Americanos sobre la Migración Venezolana que para 2020 la cifra de los que huyen de la miseria socialista podría llegar a los (8.000.000) ocho millones de personas, un exilio en el que muchos incluyendo quien escribe, siguen manteniendo como delirio el soñar con volver a nuestra tierra.

Venezuela vive un drama Orwelliano, bizarro y trágico donde todo pronóstico es reservado. Enfrentamos una realidad en la que sobran los obstáculos para lograr la añorada libertad, en especial desde la dirigencia opositora. Aun así, debe existir una cura. Pero ¿qué costo tiene esa solución? Puede que mucho, pero ¿cuánto nos costaría no hacer nada, o peor aún tomar la peor decisión? Enfrentamos una situación dramática y urgente, lo que hace difícil creer existan soluciones que complazcan a todos bajo un aclamado marco democrático pero inexistente.

Sin embargo, ahora mismo tenemos dos ‘Jefes de Estado’, uno usurpando, pero ejerciendo el poder férreamente y otro que lleva seis meses sin capitalizar el alto apoyo que ha recibido de parte de la primera potencia política, económica y militar (EE.UU.) a la cual se suman más de cincuenta Naciones democráticas. Hay la sensación de estar atrapados en un bucle, donde no contamos con una dirigencia a la altura del desafío que enfrentamos, sino que parecen sospechosamente torpes para hacer frente a la situación en un perenne “guabineo” donde se elige repetidamente la estrategia más torpe.  

Ejemplos de lo anterior, estamos cansados de verlos. Tenemos una Asamblea Nacional (AN) más similar a una quimera que una Institución Legítima, cuya utilidad política es prácticamente nula. Tristemente su legitimidad ha servido también para alimentar la percepción internacional de separación de poderes, la cual no existe realmente, siendo incluso declarada en desacato por otro poder que si es ilegítimo (TSJ del Chavismo) en 2016.

Desde entonces no recibe fondos públicos, pero nadie en los medios se pregunta de qué viven los Diputados en un país con una inflación escandalosa de siete cifras (según datos del FMI 10.000.000% para final de 2019). Al respecto se habló de nóminas extraoficiales cubiertas por empresarios afectos al Chavismo como Raúl Gorrín, a quien el régimen brinda protección. Es que estamos ante un juego pernicioso el cual implica complicidad en diferentes niveles entre los dirigentes de los principales partidos políticos (G4). Una asociación política que en algún momento deberá rendir cuentas sobre sus actividades en contra de nuestra libertad, pues sus acciones históricamente han significado cooperación, cohabitación y sostenimiento desde épocas de Chávez cuando se llamaban Coordinadora Democrática (UNIDAD), luego Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y sus variaciones recientes: Frente Amplio (MUD-FA), Soy Venezuela o vergonzosamente “Tamos Unidos” (TU) última coalición de actores políticos afines a la solución mediante un diálogo como una vía democrática y constitucional.

Vivimos bajo un régimen criminal, que está matando de hambre a su propia población y a la “oposición” les preocupa cumplir la Constitución

Meras falacias, en un país sin institucionalidad donde matan a políticos detenidos (Fernando Albán), matan de tortura a militares (capitán Acosta Arévalo), meten presos a escoltas de Guaidó, e incluso al vicepresidente de la Asamblea Nacional y esta autodenominada “oposición” insiste en vías pacíficas, negociadas, ‘constitucionales’.

Vivimos bajo un régimen criminal, que está matando de hambre a su propia población y a la “oposición” les preocupa cumplir la Constitución. Yo me pregunto: ¿son excelentes demócratas, ciegos o son demasiado sinvergüenzas y parte de la mafia que se apoderó de Venezuela?

Esto no es especulación sus actos les definen, veamos algunos recientes: Meses atrás la Tiranía tenía al ex-presidente de España Luis Rodríguez Zapatero como asesor y mediador para organizar diálogos de entendimiento con la oposición. De esto salió un diálogo fallido como los cuatro anteriores en República Dominicana.

Ante el hartazgo de la opinión pública un grupo dentro de la Asamblea Nacional solicita colocar en la orden del día declarar a Zapatero persona non grata, lo cual nunca ocurrió, porque oportunamente no hubo quórum y las órdenes del día subsiguientes fueron sobre temas ambientales o rutinarios como si se viviera en un país con normalidad.

El expresidente de España José Luis  Rodríguez  Zapatero y el presidente de Venezuela Nicolás Maduro /EFE.
El expresidente de España José Luis Rodríguez Zapatero y el presidente de Venezuela Nicolás Maduro/Fuente:EFE.

Para resumir esta ha sido la conducta de la “Legítimamente Electa” pero indecente Asamblea Nacional. Así han hecho fiesta con el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), han llamado al señor Almagro, Secretario General de la OEA injerencista, para eso sí hubo quórum.

Sobre la ayuda humanitaria, solo hicieron circo, luego hubo irregularidades administrativas, que nadie investigó. Sobre la necesidad de uso de la fuerza y aplicación de la Responsabilidad de Proteger R2P como vía de Intervención Humanitaria necesaria para poder hacer llegar una asistencia cada día más urgente, en torno a lo cual sigue privando la cautela política mientras la gente muere de hambre, por falta de medicinas, acceso a vacunas etc.

Nada parece serio en la política venezolana. La oposición continúa empleando la estrategia más torpe

¿Cómo lo hacen? Pues empleando mensajeros externos (influencers, periodistas, encuestadoras, artistas, etc.) para decirnos que no debemos perder la esperanza ya que se ha logrado más que nunca en tan sólo seis meses. Vivimos en un constante adormecimiento, un sistemático ataque al orgullo nacional, la dignidad y la autoestima del venezolano. En resumen, no nos es útil a los venezolanos tener una Asamblea Nacional legítima cuando no puede y tampoco parecen querer ejercer ninguna acción en socorro de nuestras necesidades y principalmente la anhelada libertad. La Asamblea Nacional termina siendo una institución que da legitimidad a Maduro.

Hechos recientes demuestran que el presidente (encargado) Guaidó, ha engañado repetidamente a la población

Estamos en el ojo del huracán, en todos lados se habla a diario sobre Venezuela y la crisis sin fin. Por otro lado, se cuenta con la determinación de la administración de Donald Trump quienes intentan cambiar el juego y corregir la maniobrabilidad que ejerce el Presidente (E) Juan Guido Márquez como hombre en el terreno, cuyos resultados son muy desalentadores. Al respecto han dicho que ponen “todas las opciones sobre la mesa”, pero nuestro ‘Presidente Legítimo’ banaliza sobre la posibilidad de asistencia militar, comparándola con ”pedir una pizza”, él mismo que ha dicho que las muertes en protestas en el país han sido “una inversión de futuro”.

Toca preguntarse si estamos bien representados. Es conocido que debido al fraude ejercido por Maduro el pasado 20 de mayo en fraudulentas elecciones presidenciales. Entonces fue a Guaidó a quien le tocó ejercer la presidencia interina, después de una ardua presión popular en las redes sociales, tomando él mismo su juramento, lo cual le valió el título de “autoproclamado”. 

Nada parece serio en la política venezolana. La oposición continúa empleando la estrategia más torpe, lo cual solo puede tener dos explicaciones: o les conviene el statu quo representado por la Tiranía y los lazos que los unen o lo hacen por torpeza voluntaria basada en el hecho de que todos son socialistas y buscan sobrevivir. El socialismo después de sesenta años ha dado muerte a nuestra República, no existe ni estado de derecho, ni independencia de poderes. La voracidad de la corrupción derivó en un narcoestado tutelado por el castrismo desde Cuba y una asociación de mafias que incluyen grupos terroristas donde se hace complicado no sospechar que estamos en manos de la corporación política más criminal de nuestra historia.

Hechos recientes demuestran que el presidente (encargado) Guaidó, ha engañado repetidamente a la población. Primero afirmó que la necesitada Ayuda Humanitaria “entraba sí o sí”. Mintió nuevamente diciendo que no había diálogos recientemente en Barbados, banalizando el asunto refiriéndose a ello como encuentros. Luego tuvo que admitir, por ser un hecho público, que eran reuniones y, por fin, negociaciones. Esas mentiras repetidas demuestran que es cada vez es menos merecedor de la confianza y el respeto. Ni que decir de su escaso talante para fungir como Comandante en Jefe.

Leopoldo López llama a mantener la movilización contra Maduro desde su casa, en arresto domiciliario. /EFE
Leopoldo López llama a mantener la movilización contra Maduro desde su casa, en arresto domiciliario. /EFE

Luego de lo que hemos vivido si queremos salir de esto necesitamos exigir. No podemos permitir que nos gobierne “lo que hay, porque es lo que toca”. No podemos seguir aceptando que nos representen personas sin idoneidad, ni la decencia mínima, porque la política debe dejar de ser un charco al cual saltar, para convertirse en un podio donde solo los dignos puedan subir. Debemos exigir que nos gobierne gente hacia la cual sintamos respeto, admiración y orgullo, no rechazo.

La política en Venezuela es un circo con personajes grotescos, un circo por el cual pagamos como sociedad un alto precio

La MUD-FA es una piedra de tranca, un obstáculo, porque no hace nada para que cese la usurpación sino lo contrario. Parece que sus negociaciones se basan en repartirse Venezuela como un pastel. Como diría Lilian Tintori, no se puede permitir que destruyan el legado de Chávez y por eso se apoyan en el Chavismo disidente “democrático”, en los SEBIN buenos y en cuanto funcionario violador de los derechos humanos salte la talanquera y se autoflagele en las redes sociales pretendiendo ser una “víctima”.

Piensan que los venezolanos son gente que olvida rápido y da perdón. Bajo esa lógica la misma señora dijo que su marido Leopoldo López (Jefe del Partido de Guaidó) perdonó a la exfiscal Chavista Luisa Ortega Díaz, quien condujera la investigación que lo condenara a prisión, de la cual escapó recientemente para asilarse en la Embajada de España. Una lógica irracional que les ha permitido vender la falsa sensación de que Maduro, “está contra las cuerdas”, “sus más cercanos quieren entregarlo”. Todo con tal de pintar la fantasía de salir de la crisis con elecciones y un acuerdo que nunca llegará porque las partes están irremediablemente comprometidas (negocios, corrupción, lazos familiares, petro bonos de la deuda pública, reestructuración de la deudas antes considerada ilegítima por la actual AN, afinidad ideológica: socialismo etc.).

La política en Venezuela es un circo con personajes grotescos, un circo por el cual pagamos como sociedad un alto precio. Aunque la entrada es gratis pues las redes sociales son una gran carpa abierta. Se puede ver un político excandidato presidencial, llamar “loca” a otra política también opositora. A ese nivel se han rebajado. Este mismo dirigente nos ha llamado “secta” a quienes somos críticos porque nuestro teclado no se calla. Se puede ver tras el efecto Bolton, cuando este que el “ir a Barbados sólo benefició a Maduro”, lo cual suscribo. Bueno, por difundir esta verdad Henrique Capriles nos ha llamado “Boltonistas”.

Son mucho más que una piedra de tranca: cómplices del chavismo. En términos absolutos lo resumiría con la siguiente ecuación: MUD-FA=PSUV

Tuvo que salir a imponer cordura el Enviado especial para Venezuela de la Casa Blanca, el señor Elliot Abrahams, a decir las cosas como son: “Maduro está allí, está en el palacio presidencial. Tiene el Ejército, a la Guardia Nacional, la inteligencia militar, la inteligencia civil. Tiene 2.500 cubanos, tiene estos llamados colectivos armados que son pandillas. ¿Vas a tener una elección libre? ¡Esto es ridículo!”. Acto seguido se aplicaron nuevas sanciones y se amenaza con un Bloqueo Naval. Entonces el Tirano Maduro anuncia que no continuará el diálogo, pero la representación de Guaidó ya estaba en la Isla. ¡Parece que allá se la pasan muy bien!

Estimados lectores, para que vean por qué los funcionarios de Trump dicen tales cosas, les dejaré la lista de los seis puntos que estaban en discusión. Luego de leerlos ustedes pensarán lo mismo que yo: ¡Oxígeno! una palabra basta. Los seis puntos con mis comentarios breves entre paréntesis (leáse sobre esta agenda):

  1. Elecciones con nuevo Comité Nacional Electoral. (Y, la limpieza de raíz al registro electoral actualmente manejado desde Cuba, anular el sistema automatizado “smartmatic” y sustituir por voto manual,etc… reformas que van más allá de sólo cambiar los Rectores).
  2. Cese de funciones de la Asamblea Nacional Constituyente. (Esto significa que ya terminaron de redactar la nueva Constitución, más cubana que la de 1999).
  3. Retorno del Chavismo a la Asamblea Nacional. (Dar legitimidad al régimen. No veo la libertad en ningún lado).
  4. Elecciones en menos de un año. (Presidenciales, generales, de la Asamblea Nacional. Ya el régimen amenazó con esta última y seguro la harán a su plazo y condiciones de conveniencia).
  5. Elecciones con o sin Maduro. (No están claro si es sin Maduro como candidato o sin Maduro en el poder. Que barbaridad, ¡que nos coma el Tigre!).
  6. Sanciones impuestas por EE.UU. (Entiéndase levantamiento de las mismas para cumplir con el acuerdo).

Leer esta agenda de puntos que poco benefician al venezolano y la insostenible situación a la que está sometido, hace que recuerde esa frase de Noel Leal: “Quiero salir del Chavismo, pero la oposición no me deja”. Mi conclusión más honesta es que, la llamada oposición (socialista) nos hace creer que intentan sacar el sistema socialista que nos oprime. Son mucho más que una piedra de tranca: cómplices del chavismo. En términos absolutos lo resumiría con la siguiente ecuación: MUD-FA=PSUV. No me de usted la razón, piense al respecto.

* Jesús Manuel López es teniente retirado de la Aviación venezolana. Estuvo secuestrado por el Servicio Bolivariano de Inteligencia SEBIN) 72 días. Vive exiliado en Francia desde 2018.

Comentarios

Comentarios