Un grupo de congoleños se manifiesta contra el presidente Joseph Kabila el pasado 31 de diciembre de 2017 en Kinshasa. / AFP
Un grupo de congoleños se manifiesta contra el presidente Joseph Kabila el pasado 31 de diciembre de 2017 en Kinshasa. / AFP

Las protestas contra el presidente de la República Democrática del Congo, Joseph Kabila, se han saldado con ocho personas muertas y cientos de detenidos.

La policía cercó varias iglesias de Kinshasa, capital del país, después de que la los representantes de la Iglesia católica y varios activistas llamaron a protestar pacíficamente. El motivo era el aniversario del acuerdo alcanzado el pasado año para que Joseph Kabila, actual presidente desde la muerte de su padre en 2001, abandonara el cargo y convocara elecciones.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Sin embargo, tras un año, Kabila sigue en el poder, la fecha elegida para las elecciones se canceló, bajo el pretexto de que las elecciones no podían realizarse por problemas de seguridad y por motivos económicos. Además, los presos políticos siguen encarcelados pese al acuerdo.

El presidente Joseph Kabila lleva en el poder desde 2001 tras fallecer su padre y pese a anunciar su renuncia el pasado año, se niega a dejar el cargo

El domingo, la Policía entró en varias iglesias de la ciudad y dispersó a los creyentes con gases lacrimógenos, tal y como refiere The Christian Post. También en la Catedral de Nuestra Señora del Congo, en Gombe, al norte de Kinshasa, la Policía gaseó el templo al llegar el líder opositor Felix Tshisekedi.

Dos personas han muerto en el interior de una de las iglesias por los disparos de las fueras del orden y tras iniciarse la marcha de protesta, otras cinco personas han fallecido por las balas. Incluso medios militares han cargado contra los monaguillos que marchaban al frente.

Más de 100 personas han sido detenidas, entre ellas sacerdotes y monaguillos, y otra persona ha resultado muerta por la Policía en Kananga, la capital de la provincia de Kasai central.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Sueño con aportar mi granito de arena para cambiar el mundo. Tal vez el periodismo no sea el mejor camino para ello pero es lo que mejor se me da.