Millones de turcos y millones de refugiados sirven para islamizar un país como Alemania. Hasta la invasión inmigratoria favorecida por Merkel nadie parecía haberse dado cuenta de hasta qué punto la Europa teutona corre peligro.

Varios programas de televisión muestran a las mujeres alemanas convirtiéndose al islam o claudicando ante él para vivir en pareja con otros musulmanes.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En cambio, en ningún otro aparece lo contrario: el musulmán convirtiéndose al cristianismo o abandonando sus valores para convivir en el país de acogida que le ha brindado un nuevo futuro.

Uno de estos ejemplos es la serie Lindenstraße del canal Das Erste (La Primera) de la TV pública alemana, una telenovela que se emite desde 1985.

En el capítulo 1084 aparece una de las actrices principales (Sontje Peplow) explicando a su hijo que su nuevo Dios se llama Alá y que a partir de ahora son musulmanes.

La actriz reza en árabe delante del niño para que vaya aprendiendo su nueva cultura. Sin rubor alguno afirma que “todos los niños son musulmanes” y que “no hay más dios que Alá”.

Según cuentan en la página del episodio, “el interés de Lisa por el Islam crece día a día […] Incluso le gustaría acompañar a Murat a la mezquita esta noche.”

Lo peor de todo esto es que a los niños se les enseña que esto es normal

“Lisa estudia diligentemente libros sobre el Corán […] La madre de Murat está encantada con el interés de Lisa por su religión. ‘No puedo entender por qué todos siempre hablan mal del Islam. ¡Creo que es maravilloso!’”, opina Lisa.

Otro ejemplo es el canal infantil y adolescente KIKA. En noviembre, emitió un programa sobre Malvina, una alemana de 16 años, y un refugiado sirio, Diaa, de 17. Más tarde en un comunicado corrigieron la edad a 19 aunque, según las imágenes, podría tener entre 25 y 30.

Mientras tanto, la chica admite no usar vestidos cortos ni faldas y ya no come más cerdo. “No puedo aceptar que mi mujer vista de esa manera. Quiero casarme lo antes posible para que sea mía”, dice el sirio.

La paradoja es que se fomenta el comportamiento machista en programas para todos los públicos y al propio tiempo se invierten centenares de millones de euros en políticas para combatir el machismo.

Y todo esto se produce en una sociedad donde se ocultan las violaciones de alemanas por refugiados musulmanes y en la que crece la violencia por parte de éstos. A finales de añose produjo un asesinato en Kandel (Renania-Palatinado). Una adolescente de 15 años fue apuñalada hasta la muerte por un refugiado afgano.

Fue el alcalde de la ciudad el que había promocionado un encuentro entre chicas menores de edad alemanas y refugiados (algunos con 30 años).

El gobierno municipal del SPD de manos de Martin Schultz fue el encargado de patrocinar el evento dentro de la política denominada willkomenskultur (cultura de bienvenida).

 

También te puede interesar:

Alemania, sin control: se disparan los ataques de inmigrantes

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nacida en Valencia, licenciada en Comunicación y Humanidades por el CEU, he trabajado como colaboradora en radio y prensa. Mi segunda pasión es la moda. La primera contar historias de verdad (a través del periodismo) y de ficción (a través del teatro). Hice mis pinitos de actriz.