Niños cantan en una escuela ondeando banderas separatistas en frente de la profesora.
Niños cantan en una escuela ondeando banderas separatistas en frente de la profesora.

Hace una semana, en TVE, osé declarar que Cataluña está gobernada por la extrema derecha. La afirmación me parecía oportuna, puesto que muchos son los medios que ponen el foco de atención sobre Vox, pero pocos son los que se cuestionan, y mucho menos se escandalizan, por las políticas de nuestros gobernantes.

Mi afirmación provocó titulares y bastantes réplicas subidas de tono y cargadas de insultos por parte del sector independentista. Pero la realidad siempre se acaba imponiendo. Ni 24 horas más tarde, el Claustro de la Universidad Pompeu Fabra se encargaba de demostrarlo: aprobó una moción para prohibir el español en sus aulas. Nada nuevo. La Generalitat, con el apoyo del PSC, va a incumplir la sentencia del TSJC en favor del 25% de español en los colegios.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

La xenofobia no es sólo contra el extranjero. En Cataluña, se ha demostrado que puede ser, también, contra aquellos con los que compartes nacionalidad. Hispanofobia en todas las declaraciones, manifestaciones, actuaciones y políticas públicas. Persecución del español y voluntad clara de expulsión de todo aquél que no comparta el ideario independentista.

Ultranacionalismo, aversión al pluralismo, creencia de ser una raza superior y absoluto desdén por la democracia al considerarse por encima de las leyes y los tribunales. Reto a cualquiera a rebatirme que esto no define, a la perfección, a un movimiento populista de extrema derecha.

La equidistancia, el miedo a ser señalado o la necesidad de no romper pactos, son socios cómplices de esta extrema derecha que nos oprime. Me avergüenza que desde el Ayuntamiento de Barcelona no se ejerza un contrapeso más que necesario, sino que se haga seguidismo de esta manera de ejercer la política. Será que están cómodos con el populismo o que necesitan de ERC para seguir gobernando en Barcelona y el PSOE en Moncloa.

Debemos aspirar a más rigor y menos equidistancia. Trabajemos por un cambio.

Eva Parera, Presidenta de Valents y candidata a la alcaldía de Barcelona

Artículo originalmente publicado en el ABC

Comentarios

Comentarios