Pablo Iglesias, Alberto Garzón y Albert Rivera.
Pablo Iglesias, Alberto Garzón y Albert Rivera.

Transparencia es una de las palabras más repetidas en la política española, junto con regeneración y corrupción. Pero dime de qué presumes y te diré de qué careces. Y los partidos, como vemos por los constantes casos de corrupción, siguen pecando de poca transparencia.

Pero los resultados son peores si nos centramos en una de sus actividades menos conocidas, como son las fundaciones políticas, que en muchas ocasiones sirven para mantener a paniaguados, disimular gastos o lavar sobornos (CatDem, la fundación del partido catalanista CDC, hoy PDCat, recibió entre 2008 y 2013 más de 7 millones de euros de grandes empresas).

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Si recurriéramos a la demagogia de la extrema izquierda, nos preguntaríamos cuántos desahucios se habrían evitado con esos 10,3 millones de euros que ingresaron en 2015.

Por sexto año, la Fundación Compromiso y Transparencia ha presentado su informe dedicado a la transparencia de las webs y las fundaciones de los partidos.

Izquierda Unida, que ha realizado despidos de personal y cambios de sedes por la pérdida de ingresos, dispone de diez fundaciones

Ha estudiado 41 fundaciones con los datos del Tribunal de Cuentas. Y salen tantas porque hay partidos que tienen varias.

Por ejemplo, Izquierda Unida, que ha realizado despidos de personal y cambios de sedes por la pérdida de ingresos, dispone de diez fundaciones: Fundación por la Europa de los Ciudadanos,  Fundación L’Alternativa, Fundación de Estudios Municipales y Territoriales, Fundación Catorce de Abril, Fundación la Izquierda d’Asturies, Fundación Zabaldiak, Fundación Idi Ezquerra, Fundación de Investigaciones Marxistas, Fundación Rey Corral y Fundación Horacio Fernández Iguanzo. Más fundaciones que diputados en el Congreso, que son ocho.

El PSOE tiene las siguientes fundaciones: Fundación Alfonso Perales, Fundación Gabriel Alomar, Fundación José Barreiro, Fundación Matilde de la Torre, Fundación Pablo Iglesias, Fundación Societat i Progrés de la Comunitat Valenciana, Fundación Perspectivas de Castilla y León y Fundación Redes de Futuro para la Región de Murcia.  Es decir, ocho.

Hay 20 fundaciones políticas que no cumplen ninguno de los 15 indicadores del informe, por lo que obtienen un cero en la puntuación global de transparencia

Si le sumamos la Fundación Rafael Campalans, que depende del PSC, que tan pronto es PSOE como no lo es, subiríamos a nueve fundaciones.

Los resultados de este informe ilustran el desprecio de los políticos profesionales por los ciudadanos que pagan sus salarios y por sus propios eslóganes y compromisos.

Hay 20 fundaciones políticas que no cumplen ninguno de los 15 indicadores del informe, por lo que obtienen un cero en la puntuación global de transparencia. Y 17 de ellas tuvieron ingresos inferiores a los 20.000 euros anuales.

Las fundaciones vinculadas a partidos políticos, según su transparencia /FCyT
Las fundaciones vinculadas a partidos políticos, según su transparencia /FCyT

Estructuras vacías de personal y actividad

Como destaca Javier Martín Cavanna, director de la Fundación Compromiso y Transparencia, “la mayoría de las fundaciones políticas son simples estructuras jurídicas sin actividad alguna ni mecanismos de control, constituidas con el solo propósito de obtener subvenciones públicas de las administraciones públicas afines y, sin prácticamente ningún apoyo social”.

La evolución del grado de transparencia de las fundaciones políticas ha experimentado un descenso en todas las áreas, pese a que las analizadas han disminuido a 39 en lugar de 41 como el año pasado.

En 2016 se incluyeron la fundación FAES, que se desvinculó del Partido Popular en otoño, y la Fundación Institut d’Estudis Humanístics Miquel Coll y Allerton del desaparecido partido Unión Democrática de Cataluña (UDC).

La fundación Instituto 25 M Democracia, vinculada a Podemos, y la Fundación Tribuna Cívica, de Ciudadanos, entre las opacas

En el informe del año anterior elaborado por la Fundación Compromiso y Transparencia, la FAES, presidida por José María Aznar, apareció como la fundación política española más transparente.

Otro motivo para el empeoramiento del grado de transparencia de las fundaciones políticas es la supresión por varias de ellas de su página web. Como explica Martín Cavanna, muchas son “fundaciones de papel”, que “solo existen porque un papel lo afirma, pero que nunca contaron con los recursos monetarios y humanos para poder ser viables y eficaces”.

Y llama la atención que las fundaciones de los dos nuevos partidos que venían a regenerar la vida política, la fundación Instituto 25 M Democracia, vinculada a Podemos, y la Fundación Tribuna Cívica, de Ciudadanos, aparezcan ya entre las opacas, empatadas en malas prácticas con otras entidades tan veteranas como la Pablo Iglesias, presidida hasta ahora por el anciano Alfonso Guerra, o Galiza Sempre constituida en 1999 por el BNG.

Clasificación de partidos políticos españoles según su transparencia / FCyT
Clasificación de partidos políticos españoles según su transparencia / FCyT

La fundación de Podemos al menos obtiene cinco puntos en la clasificación realizada por la Fundación Compromiso y Transparencia. Pero Tribuna Cívica no recibe ninguno.

El total de donantes particulares de las fundaciones políticas fiscalizadas por el Tribunal de Cuentas asciende a 1.778 personas y el de donantes institucionales (personas jurídicas) a 82.

Habría que darles al menos un diploma por su confianza en la labor de estas fundaciones, ¿no le parece, amigo lector?

Comentarios

Comentarios

Compartir
Cuando me digo por las mañanas que el periodismo es lo más importante, me entra la risa. Trato de tomarme la vida con buen humor y con ironía, porque tengo motivos para estar muy agradecido. Por eso he escrito un par de libros con mucha guasa: Bokabulario para hablar con nazionalistas baskos, que provocó una interpelación en el Congreso por parte del PNV, y Diccionario para entender a Rodríguez el Progre. Mi último libro es 'Eternamente Franco' (Homo Legens).