Distinguidos premiados. Queridos Salvador, Patricia, Francisco, Michelle, Nicolás, Agustín, Albert.

Estimados parlamentarios, diputados que nos acompañais esta noche, representantes de la soberanía nacional.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Queridos miembros de la Junta Directiva, socios, colaboradores, equipo, seguidores, voluntarios y amigos de Hazte Oír… Un saludo muy especial a Francisco Segarra, miembro de la Junta Directiva, quien no puede estar esta noche aquí porque los terroristas tienen paralizada la españolísima Cataluña y sometida a la población. Un abrazo a todos los catalanes de bien desde Madrid.

Queridos amigos que nos acompañais en esta decimosexta edición de los Premios Hazte Oír. ¡Gracias por por vuestra presencia esta noche! ¡Muy bienvenidos todos!

Me llena de alegría recibiros en este espacio de libertad y esperanza, al servicio de España y del bien común, en defensa de los valores que nos unen. Vivimos tiempos de cobardía e ignominia. Nos vemos enfrentados a profanadores de tumbas, asaltadores de templos y embaucadores de niños. 

Aquellos que viven obsesionados por el pasado pretenden condenar a la sociedad española al mismo resentimiento revanchista que pudre sus corazones. Su pesimismo existencial arrastra, año tras año, a cientos de miles de niños a la muerte en el lugar que debería ser más seguro… el seno materno. Y ahora que estamos envejeciendo algunos quieren solucionarlo condenando a los ancianos por los pecados que nunca cometieron.  

Vivimos tiempos de sinrazón en los que se llama:“presos políticos” a los golpistas, “Estado” a ese proyecto de vida en común que llamamos España y «patriotas catalanes” a los terroristas que fabrican explosivos y aterrorizan a los ciudadanos de bien.

Asistimos a una etapa difícil para los que nos atrevemos a desafiar los dogmas de lo políticamente correcto, esa especie de “religión progre” a la que nos dicen que nos debemos someter todas las instituciones y personas sin excepción. 

Sin embargo, no son tiempos para la desolación sino que son tiempos de esperanza. No es hora de lamentarse sino de arrimar el hombro. Es la hora -por qué no decirlo- de los valientes. 

Queridos premiados: esta noche representáis a los valientes, a los héroes, a los que no tenéis miedo a desafiar a los poderosos. Sois nuestros invitados de honor a los que miramos con admiración y esta noche tengo -tenemos- el privilegio de compartir mesa y mantel con vosotros.

En primer lugar, quiero saludar a un sencillo, valiente y entregado policía local de Logroño. Esta noche hemos querido reconocer a Salvador Martí con el galardón ‘Educación’. Pelear contra la maldad no es fácil. Bien lo sabes, querido Salvador. 

Por su defensa incansable de los más pequeños, Salvador Martí ha sufrido persecución y difamación por denunciar el adoctrinamiento de la ideología de género que imponen los lobbies LGTBI en las aulas.

Salvador: Ya lo sabes de sobra, pero no estás solo frente a la persecución. Nos tienes a todos nosotros. Gracias por proteger a nuestros hijos y dignificar el papel de la Policía. 

Hoy también nos fijamos en una mujer que nació y vive en los Estados Unidos y que -lo confieso- me conmovió hace cuatro años cuando nos ofreció su impresionante testimonio sobre el aborto en la sede de Hazte Oír de Madrid. 

«Los premiados de esta noche nos recuerdan que podemos ganar esta guerra cultural, que podemos cambiar el mundo»

Querida Patricia, Patricia Sandoval: admiro muchísimo tu coraje. Te has enfrentado a la industria del aborto que, en Estados Unidos y en el resto del mundo, es muy poderosa. Por este motivo hoy cuentas con nuestro apoyo y afecto con nuestro reconocimiento. ¡Enhorabuena y gracias!

Además, hemos querido reconocer con uno de nuestros premios a un juez que ha cambiado el poder judicial por el legislativo y hoy es parlamentario en Andalucía. Señoría, ilustrísimo señor, querido Francisco Serrano: Nunca tuviste pelos en la lengua: ni como jurista, ni como político. Has combatido con valentía la dictadura de lo políticamente correcto y el dogmatismo de la ideología de género y el feminismo radical. 

Como parlamentario, eres un soplo de aire fresco en España. Gracias de verdad. 

Michelle Cretella es una mujer de ciencia, doctora en Medicina. Desde su responsabilidad al frente del Colegio Americano de Pediatras ha defendido a los niños con la verdad y la ciencia como armas. Y combate sin miedo contra la mentira y la propaganda de los embaucadores que confunden a los menores indefensos para llevarlos por un camino de sufrimiento y de dolor. 
Gracias, doctora Cretella. Thank you for your courage and your testimony, dear Michelle.

El tercer americano que nos acompaña esta noche tiene nombre de zar pero no es ruso, sino argentino. Nicolás Márquez: con el Premio HO 2019 reconocemos tu defensa de la libertad de expresión y de conciencia, de la identidad masculina y femenina frente al acoso de los violentos y de los intolerantes de la Ideología de Género. Gracias, querido Nicolás, por tu valentía al enfrentar con la verdad los postulados de la izquierda y las falacias feminazis. 

Queramos o no, seamos o no conscientes, estamos inmersos en una batalla cultural.  Así lo ha percibido otro argentino, alma gemela, entrañable amigo de Nicolás Márquez.

Agustín Laje es un verdadero héroe en la batalla cultural que libra sin descanso impartiendo conferencias, escribiendo libros, incendiando las redes sociales y, sobre todo, defendiendo la libertad con convicción… con ese espíritu tan necesario para enfrentarse a los adversarios en la batalla de las ideas.

Gracias Agustín por tu coraje, por tu fina ironía y tu convicción para desenmascarar a los dogmáticos del género y del marxismo cultural. 

‘Molt honorable President’ de la joven república de Tabarnia. Querido director, actor, dramaturgo. Gracias por tu ingenio, tu valentía, tu creatividad y tu audacia. 

Albert Boadella es una persona genial que tiene la habilidad de sacar punta a absolutamente todo. Se ríe del mundo y hace reír, pero los que odian a España lo detestan profundamente. El ilustre presidente de Tabarnia denunció el desatino de los independentistas de Cataluña con un discurso satírico que hacía frente -con humor- al sinsentido nacionalista. Y no se lo perdonan.

Gracias Albert por haber aceptado el Premio HO 2019 y por haber compartido esta cena con todos nosotros. 

«En HazteOir hemos vuelto a sufrir las iras de los poderosos que nos quieren silenciar, ahogar económicamente o, directamente, hacernos desaparecer»

Los premiados de esta noche nos recuerdan que podemos ganar esta guerra cultural, que podemos cambiar el mundo. 

Porque reconocer a todos estos auténticos titanes no es solo un galardón o una palmadita en la espalda. Es consolidar una comunidad global de personas conscientes y activas que no se dejan avasallar por lo políticamente correcto. 

Este año, en HazteOir hemos vuelto a sufrir las iras de los poderosos que nos quieren silenciar, ahogar económicamente o, directamente, hacernos desaparecer. Hemos sido investigados, multados, amenazados, hackeados, coaccionados y desprovistos – por el Gobierno de Sánchez- de la Utilidad Pública.

Agradezco de corazón a todos los miembros del equipo de Hazte Oír, a los socios, a los colaboradores y a los voluntarios que dan la cara en el día a día en defensa de la vida, la familia y la libertad. 

Además, este año hemos renovado la Junta Directiva de Hazte Oír. Han salido de la Junta dos personas fundamentales para nuestra historia que esta noche nos acompañan. Muchas gracias, Gádor y Blanca, por tantos años de dedicación a este proyecto. Dios os premie vuestro entusiasmo, coraje, dedicación y sacrificio. 

Pero algunos hemos seguido… y otros se han incorporado a la Junta Directiva de nuestra asociación. Gracias Carlos, Agustín, Javier María, Francisco (hoy en Barcelona) y Luis… porque ser parte del órgano de gobierno de Hazte Oír se ha convertido, por obra y gracia de los totalitarios de lo políticamente correcto, en una misión un tanto arriesgada.

Este año podemos celebrar que un buen número de políticos provida y profamilia han entrado en el Congreso de los Diputados, en los parlamentos autonómicos y en los ayuntamientos. Políticos que van a defender en las instituciones los valores que Hazte Oír lleva proponiendo desde hace 18 años.

Me gusta la imagen del rompehielos (una imagen que tomo prestada de mi amigo y miembro de la Junta Directiva de Hazte Oír Carlos Polo). La dictadura progre, aplicando el cañón de nieve de lo políticamente correcto, había congelado buena parte del territorio español (y del resto de Europa). Un territorio que ya recordaba al Polo Norte.

Pero hete ahí que apareció el barco “rompe-hielos” de Hazte Oír… y con ciertas dosis de audacia y de creatividad, nos atrevimos a empezar a romper el hielo de lo políticamente correcto.  No fue fácil… Pero al cabo de algún tiempo, fueron otros los que siguieron la estela limpia que el rompe-hielos de Hazte Oír iba dejando. 

«El mal no se combate con discursos bonitos, ni palabras grandilocuentes»

Lo importante no es que exista Hazte Oír y haga cosas más o menos llamativas y mediáticas. Lo que de verdad constituye nuestra razón de ser es que, desde la sociedad civil y desde la independencia, sigamos tratando de influir de manera eficaz en la política… Y muy en particular en los políticos más – o menos – afines a los valores de Hazte Oír: 

  • para que se atrevan a defender nuestros valores, 
  • para que promulguen leyes que se inspiren en ellos y 
  • para que se animen a desmantelar sin complejos el proyecto ideológico de la izquierda. 

Y este es un trabajo muy difícil, muy ingrato. Un trabajo que muchos no comprenden. Es lo que algunos llaman la “vía indirecta” al poder. No ejercemos el poder, no estamos en cargos públicos… Pero queremos influir en los que toman las decisiones. Y tratamos de impactar no sólo en la época legislativa; también en la época electoral (en la que estas semanas estamos inmersos). 

Porque casi siempre a la clase política lo único que le interesa es alcanzar el poder… o mantener el poder. Y en democracia eso se consigue con los votos, en la “época electoral”.

De forma que la única forma que Hazte Oír tiene a su disposición para ser influyente en la época legislativa es producir un impacto en la época electoral. El mal no se combate con discursos bonitos, ni palabras grandilocuentes. 

No hay dinero en el mundo que pueda comprar el activismo y el sacrificio de todas las personas que colaboran de una manera u otra con nuestra organización para que podamos decir las cosas como son. Su sacrificio da voz a aquellos que no la tienen porque la clase política y los medios de comunicación se la han arrebatado. 

Pero, a día de hoy, los ciudadanos a los que hace años se silenciaba ya tienen voz: Hazte Oír y su plataforma internacional, CitizenGO, suman casi 12 millones de seguidores en el mundo. 

Por eso hoy yo tengo más esperanza que ayer. Creo que podemos ganar esta guerra cultural en España y en otros países. Gracias a Dios, no estamos solos. 

Y concluyo:

Queridos premiados, queridos amigos: De corazón, muchas gracias. Seguiremos adelante, si Dios quiere. Más y mejor. Muchas gracias y buenas noches.

Comentarios

Comentarios